En exclusiva

Viaje al corazón de la minería de criptomonedas: cómo es una mega granja en Río Cuarto

Bitfarms, ex unicornio, fue la primera empresa argentina de minería de criptomoneda y, con una valuación de 400 millones de dólares, abrió este año una mega granja en Río Cuarto (Córdoba) que la coloca en lo más alto del mapa global del rubro.

En esta noticia

En el comienzo, Nicolás Bonta y Emiliano Grodzki eran dos entrepreneurs del sector hotelero y la gastronomía, y Bitfarms fue la consumación de una oportunidad de negocio inmejorable. Nicolás empezó a minar bitcoin desde su hotel, y comprobó que la rentabilidad era alta. Emiliano, que lo conocía por mandar a sus hijos al mismo colegio, le dijo que lo tenían que escalar. En sus cinco años de historia, Bitfarms logró extenderse a cuatro países (Canadá, Estados Unidos, Paraguay y la Argentina), y dispone de once granjas mineras, cotizando en la bolsa Nasdaq de los Estados Unidos, y en la TSX, de Canadá.

"Minar" significa que cualquier persona o empresa que ponga su computadora a disposición del sistema para validar transacciones con criptomonedas recibe lo que el sector llama: "una recompensa". 55 mil máquinas; siete mil sólo en la Argentina: con ese potencial, Bitfarms obtiene hoy doce bitcoin por día. Hoy un bitcoin vale 29 mil dólares. Haber dejado de ser unicornio -entre fines de 2021 y principios de 2022- afectó a los cuatro unicornios que hacían minería de criptomoneda. La cotización de las acciones de Bitfarms pasó de más de nueve dólares a menos de un dólar.

-O sea que Estados Unidos empezó a subir las tasas y los inversores salieron de lo que consideraban de mayor riesgo...

DP:- No sólo afectó a las empresas de minería sino a las empresas tecnológicas grandes, que llegaron a perder un 50 por ciento de su valor. Los inversores van al dólar. El mundo sigue pensando que el dólar es lo más seguro. Huyen porque buscan activos menos volátiles en su percepción. En el mundo, hay industrias consolidadas, cuyo valor no varía.

Cómo reservar valor

Damián Polla hizo toda su carrera en bancos de la Argentina y Nueva York. Fue de los primeros inversores que se atrevió a Bitfarms, y hoy es el gerente general para Latinoamérica y amigo personal de Emiliano y Nicolás, que mantienen un puesto en el directorio pero están retirados del management (el día a día de la compañía). Emiliano está dedicado a un proyecto de autos Shelby Cobra, asociado con los empresarios Federico Álvarez Castillo y Rodrigo Benadón: la producción se realiza con un equipo de 20 artesanos en Pilará Cars, el barrio privado para coleccionistas de autos que Álvarez Castillo tiene junto a ese country. Nicolás volvió de lleno a manejar su cadena de hoteles.

"En su ADN está ser emprendedores -explica Polla, el paso al costado de los dos founders de Bitfarms-, no empleados de una mega corporación. En un punto, esto se puede convertir en algo más monótono; por eso buscaron quedarse en el directorio, con una posición estratégica para guiar al management hacia dónde ir".

Hoy la empresa tiene un valor de 400 millones de dólares. Hubo un momento en que fueron unicornio (mil millones), cuando hubo gran apetito de inversores en la industria cripto. Vieron oportunidades en todo su recorrido: a los dos años de estar operando en Canadá, compraron una empresa que brinda servicios en media y baja tensión, lo que les permite optimizarse. "El mayor riesgo de esta industria es la regulación en países que subsidian o castigan a industrias que no quieren entender o desarrollar", sigue Damián Polla.

Nicolás Vilches, ingeniero industrial y gerente de operaciones en la granja de Río Cuarto (Córdoba), dice que "lo que hacemos a través de la minería es verificar operaciones entre usuarios, lo cual hace que obtengamos una recompensa. Una vez que la operación está verificada y el nuevo bloque de información está ok, recibimos la recompensa".

-¿Cómo ocurre la rentabilidad dentro del rubro de la minería?

NV:- Cuando contribuís a un nuevo bloque se te paga. Cada nuevo bloque se agrega de manera secuencial y requiere de mucho cómputo. Eso significa minar: darle bloques a la block chain para que se pueda seguir escribiendo el registro de las transacciones realizadas.

Números onerosos

"Para tener una idea del consumo: en plena producción esta empresa puede llegar a 210 mega watts; y el pico de consumo de Córdoba Capital en épocas de calor es de 890 mw. Utiliza un cuarto de toda la energía que consume la ciudad", explicó Nicolás Wolovick, doctor en Ciencias de la Computación (UNC). Por ello, la granja de Bitfarms ha desarrollado una subestación de energía propia

Según la revista digital Coindesk: "Un aumento en la dificultad significa que existe una caída en la rentabilidad para los mineros, ya que sus chances de obtener un solo bloque y generar ganancia se reducen". Marathon Digital Holdings, uno de los mineros más importantes, señaló que su minado mensual de bitcoin había perdido valor.

Sin embargo, este año se concretó la apertura de la megagranja de minería de bitcoin, de Bitfarms, en Córdoba, y desde allí -con 10 mw de potencia- cerca de 7600 equipos mineros -homólogos de una CPU, pero diseñada para minar bitcoin- están conectados a una red que cuenta con un programa de visualización que permite detectar qué máquinas están funcionales y cuáles tiene algún problema, en un galpón con lugar para 14.500 máquinas.

Quiénes y cuánto ganan

Nicolás Vilches, viniendo de la industria automotriz, fue detectado como perfil de liderazgo con capacidad para aprender y adaptarse que Bitfarms le valoró desde el primer día. Explica, de modo cada vez más simplificado, el ABC de la operatoria: "Un bloque es un balance de todos los poseedores de bitcoin en un momento dado. Cada diez minutos se crea un nuevo balance informático de todas las computadoras conectadas a la red, y de cuántos bitcoin posee cada una de ellas".

Damián Polla cree que "el suceso de bitcoin no ha sido como moneda de intercambio. El dinero digital, a medida que crecen las fintech, se hizo muy fácil de usar. No lo veo como transaccional, sino como reserva de valor. Hoy de todas las cripto que hay en el mundo, un 48 por ciento es representado sólo por bitcoin, y el 19 por ciento restante por Ethereum; es el 70 por ciento de todas las monedas cripto que hay en el mundo".

Su cambio de valor varía en función de la demanda. La industria crece, y se hace menos rentable tener una máquina de minería enchufada a una pared. "La rentabilidad del negocio tiende a bajar en la medida que más gente entra. En todo nuevo negocio, cuando sos el primero en llegar (first mover) otros buscarán esa rentabilidad excelente; entra gente, y la rentabilidad tiende a bajar".

Todavía en los albores de la industria cripto, se necesitan estas granjas monumentales con muchos equipos pequeños conectados; cuantos más haya, más sostenibilidad se le da al sistema. Esas máquinas realizan millones de cálculos por segundo; fueron exclusivamente diseñadas para minar bitcoin. Están calificadas para resolver problemas matemáticos con un software único. En cada corte temporal, dictaminan: éstas fueron las transacciones que se hicieron; ni una más ni una menos. Eso ocurre cada diez minutos.

Transiciones

Allí adentro se asegura que dejar de ser unicornio no cambió en nada la dinámica de la compañía. Siguen operando de la misma manera. Aumentaron la producción en un 40 por ciento. "Volver a ser unicornio no depende de nosotros", sigue el gerente general; "el plan es seguir creciendo en eficiencia pero la rentabilidad de la industria bajó un 80 por ciento durante los últimos dos años".

Cotizar en la bolsa de los Estados Unidos les permitió adaptar la compañía a mejores estándares con mayores controles que se requieren para estar apto: cambia el modo de manejar RR.HH., finanzas, marketing; se exige adecuar la empresa para que resulte elegible. Pero más allá de la vida administrativa, el corazón de Bitfarms está, allá lejos, en la granja.

Cada día, un grupo de técnicos arregla las máquinas; otros atienden el ambiente y la limpieza, en horario corrido de 7 a 16, con un centro de monitores con cuatro turnos rotativos que están permanentemente atentos y, ante una falla -generalmente un problema eléctrico- dan aviso a los técnicos de diagnóstico para que vayan a resolver ese equipo que dejó de estar conectado a la red y lo pongan de nuevo a funcionar lo más rápido posible.

El móvil declarado de Nicolás Vilches, estando en territorio, es proteger al personal. "La gente tiene equipamiento de protección adecuado para clima y los ruidos. Cada máquina, individualmente, no es ruidosa, pero al tener una CPU al lado de la otra, con casi tres mil máquinas en un galpón, del tamaño de un garaje para seis autos, ahí sí hay que cuidarlos".

Temas relacionados
Más noticias de bitfarms

Las más leídas de Negocios

Las más leídas de Apertura

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.