El Rey de la Carne

Samid de nuevo en Tribunales: concursado, le echa la culpa a 'la AFIP de Macri'

Alberto Samid, el "Rey de la Carne", pidió su concurso preventivo al no poder cubrir las deudas de la empresa que explotaba su frigorífico y de la que es garante. Qué bienes declaró. Quiénes son sus misteriosos acreedores. Este mes, cumplió su condena por asociación ilícita y evasión tributaria

En esta noticia

"Matancero peronista. Hincha de Gardel. Hincha de Boca. Hincha de Ford. Y le tengo bronca a Mauro Viale". Eso se leyó durante años -al menos, hasta el fallecimiento del periodista, en abril de 2021- en la tarjeta personal con la que solía presentarse Alberto Samid.

Ahora, el autoproclamado "Rey de la Carne", condenado en 2019 a cuatro años de prisión por asociación ilícita y evasión tributaria, puede sumar un nuevo título: concursado. Y, siguiendo su línea personal, "por culpa de la AFIP".

Por estos días, avanza en la Justicia Comercial el concurso preventivo de José Alberto Samid, tal cual su nombre completo. A fines de diciembre, Horacio Robledo, titular del Juzgado Nacional 25, Secretaría 49, decretó la apertura de la convocatoria de acreedores, que Samid había pedido en noviembre. Desde entonces, el concurso avanzó, con la requisitoria de información, designación del síndico y la presentación de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) como acreedor. En el medio, Samid ya cambió de abogado.

La conexión Werthein: DirecTV quiere dar Internet satelital en la Argentina y la región

Vicentin defendió su plan de pago y acusó al Banco Nación de no haber presentado una propuesta alternativa

Según se lee en el expediente, el "Rey de la Carne" se declaró en cesación de pagos al no poder afrontar las deudas de una empresa de la que era garante. La firma es El Fuego y el Agua, sociedad anónima que, también, abrió su concurso a fines de 2022 y, durante la última década, operó el frigorífico de Samid en Cañuelas.

Samid dice que, por la paralización que sufrió la empresa durante el gobierno de Mauricio Macri, después de una inspección de la AFIP a mediados de 2017 que derivó en la causa penal por la que se lo condenó, la firma obtuvo de "prestamistas privados" (sic) el dinero que, en ese momento, permitió evitar los procesamientos y la prisión preventiva de los imputados

Los financistas exigieron como condición de sus créditos el aval o garantía personal de los socios y directivos de la sociedad. Como entonces integrante del directorio, Samid declaró haber sido fiador de los créditos que, a inicios de 2021, dieron Américo Antonio Fresca ($ 3 millones) y Natalio Ernesto Tropea (u$s 20.000); en ambos casos, utilizados "para el pago de deudas impositivas y previsionales de El Fuego y el Agua". 

Estos acreedores coinciden sus domicilios Necochea 2895, Lomas del Mirador. En esa dirección, hay una tienda de despacho de bebidas. Para la deuda con Fresca, se pactó una devolución en 12 cuotas, con un interés del 5% mensual. Para la acreencia con Tropea, en dólares, se acordaron ocho pagos, al 12% anual.

"La empresa no produce y, en consecuencia, no genera ingresos que le permitan pagar la deuda", consignó Samid ante la Justicia Comercial. Denunció el "abuso al cual estoy siendo sometido por parte de los acreedores, frente al estado de crisis financiera en la que se encuentra la deudora El Fuego y el Agua, y a la falta de cumplimiento de sus compromisos".

Agotadas, indicó, todas las gestiones, "la imposibilidad manifiesta de no poder hacer frente a las obligaciones garantizadas, con la amenaza latente de promoverse nuevas demandas judiciales en mi contra, la amenaza de pedidos de quiebra, la inminencia del desapoderamiento de mis bienes personales, el nuevo procesamiento del que soy víctima en la Justicia Federal por deudas de El Fuego y el Agua, y ante la inexistencia de resultados positivos que reviertan la situación en forma inmediata, fueron suficientes elementos de convicción para que encontrara como única solución de este angustioso problema la apertura del procedimiento concursal", aseguró.

Samid, autoproclamado "El Rey de la Carne", es dueño de las cadenas La Lonja y Mac Rey.

Se declaró en "imposibilidad absoluta" de asumir las deudas garantizadas de la sociedad. Al 31 de diciembre de 2022, informó, su patrimonio neto era de $ 3,24 millones. Sus bienes suman $ 9,9 millones. Su pasivo, $ 6,66 millones, entre $ 6,6 millones adeudados a acreedores privados y $ 457.280 a la AFIP, con la que -además- reconoció tener una decena de causas abiertas

Este lunes, la sindicatura acreditó en el expediente que ya no es director de El Fuego y el Agua, sino de otra sociedad, La Manea S.A., tarea por la que recibe una remuneración mensual de $ 150.000, además de su jubilación. Semanas antes, ARBA, la agencia recaudatoria de la Provincia de Buenos Aires, informó que le reclama a Samid más de $ 93,6 millones: $ 93,3 millones por Ingresos Brutos ($ 28,1 millones de capital y $ 65,2 millones de intereses) y $ 588.377 por el Impuesto Automotor ($ 109.117 de capital).

Qué le reclamó la AFIP a Samid

A mediados de 2017, la AFIP le había reclamado a El Fuego y el Agua cerca de $ 18 millones en impuestos y extendió la demanda penal a su presidente y directores -entre ellos, Samid- como responsables solidarios.

El Fuego y el Agua se constituyó a fines de 2014 para alquilar la planta frigorífica de Cañuelas, inactiva desde hacía años, según reseñó la empresa en la demanda de inicio de su concurso preventivo. "Estaba muy deteriorada, por lo que hubo que hacerle considerables reparaciones", enfatizó sobre el inmueble, cuya capacidad de faena, tras esos desembolsos, escaló a más de 8000 cabezas anuales.

El proyecto era tener un frigorífico "prestigioso" (sic), con fuerte perfil exportador. Ese sueño se empezó a frustrar tras una inspección de la AFIP. Según la empresa, el ente hizo un relevamiento en la planta, "en cuyo comedor se encontraban muchas personas que no eran empleados de la empresa, sino de otras fábricas vecinas -que, habitualmente, venían a almorzar allí- y, sin embargo, la AFIP las contabilizó como personal no registrado del frigorífico".

La compañía impugnó la inspección. No obstante, dijo, la AFIP avanzó con un reclamo de más de $ 7,1 millones que, sumado a otras inconsistencias que había detectado entre los ingresos de la empresa y lo que declaraba, elevaron el monto a $ 17,9 millones. Esto motivó la denuncia penal "y un importante incremento al ya llamativo número de ejecuciones fiscales, todas la cuales se encuentran actualmente discutidas en los juzgados federales de San Martín", aseguró la demandada.

La determinación de oficio de deuda previsional de la AFIP motivó la salida de El Fuego y el Agua del Registro Único de Operadores de la Cadena Agroindustrial (RUCA). En octubre de 2017, el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación dispuso la clausura del frigorífico. "Por razones poco claras (políticas)", alegó la empresa, en línea con el hostigamiento que Samid denunció haber sufrido por parte del gobierno de Macri.

La empresa, que intentó sobrevivir criando cerdos, nunca pudo levantar la inhabilitación. Ni siquiera, después de diciembre de 2019, con la llegada de un gobierno peronista. Fue, explicó, lo que la forzó a despedir a todo su personal (62 personas).

"La compañía inició todo tipo de reclamos ante la AFIP, con la esperanza de que se disponga el levantamiento de la inhabilitación que pesa sobre El Fuego y el Agua para trabajar como matarife y comercializador de carne bovina", indicó.

La empresa faenaba vacas compradas en el Mercado de Liniers (primero) y Cañuelas (después) y en estancias, para la elaboración de carne, suero, sebo, huesos, menudencias y otros subproductos que se comercializaban en el mercado interno. Abastecía a curtiembres, supermercados y comercios minoristas de la Ciudad de Buenos Aires, el conurbano y el interior del país. Al momento de su inhabilitación, precisó, su producción mensual alcanzó las 700 cabezas, en turnos de ocho horas diarias. Trabajaba de lunes a sábado.

En enero de 2002, Alberto Samid protagonizó una histórica pelea en vivo con Mauro Viale.

"La actitud de la AFIP", alegó, "determinó el cierre del frigorífico, el despido del personal y tener que soportar las dificultades financieras de la compañía que le aparecieron de inmediato (...) impidiendo el normal cumplimiento de nuestras obligaciones financieras e impositivas". Al momento de su presentación en concurso, El Fuego y el Agua declaró un activo de $ 13 millones (principalmente, sus inmuebles) y un pasivo de más de $ 6 millones.

En tanto, en la demanda de inicio de su convocatoria de acreedores personal, Samid también hace alusión a esa inspección de la AFIP como la madre de todos sus males.

Aseguró que, una vez informado de las inconsistencias entre la facturación de la empresa y las declaraciones presentadas por quienes eran sus contadores, los reemplazó por nuevos profesionales.

"Mi voluntad fue la de dar estricto cumplimiento con las obligaciones tributarias de la empresa, lo que, al parecer, no habrían hecho los que me precedieron", manifestó. "Esta situación fue la que obligó, sin dudas, al directorio y su ratificación por la asamblea de accionistas a la presentación de El Fuego y el Agua en concurso preventivo", refirió.

El Cronista contactó a Samid, quien no respondió la consulta. Tampoco lo hizo el primero de sus abogados.

Quién es Alberto Samid, el "Rey de la Carne"

De 75 años, Samid se presentó a la Justicia Comercial como alguien cuya vida laboral y comercial "estuvo siempre estrechamente ligada a la actividad ganadera y matarife". Hijo de inmigrantes sirios, se inició en el oficio transportando reses con un camión por las calles de tierra de La Matanza de los '60. Además de su negocio frigorífico, hoy es dueño de las cadenas La Lonja (carnicerías) y Mac Rey (hamburguesas).

Sin embargo, se hizo conocido gracias a la política. Diputado provincial bonaerense entre 1987 y 1981, fue asesor presidencial de Carlos Menem. Se distanció temprano de su paisano, en desacuerdo sobre el envío de tropas argentinas a la Guerra del Golfo.

Ex presidente del Deportivo Morón (2000-2001), fue en la década siguiente animador de las tertulias de Daniel Scioli en La Ñata. De 2014 a 2016, Samid fue vicepresidente del Mercado Central, designado por el entonces gobernador, su amigo y rival en largas partidas de ajedrez.

Peronista de toda la vida, hoy Samid continúa militando en su terruño, La Matanza. A mediados del año pasado, anticipó su intención de lanzar su precandidatura presidencial en las PASO de este año porque "la Argentina necesita patriotismo y coraje".

Célebre también por su participación en la edición 2015 de "Bailando por un Sueño", la vida de Samid tuvo un antes y después de 2019. En abril de ese año, la Justicia lo condenó a cuatro años de prisión por asociación ilícita y evasión fiscal. Recibió la condena en prisión preventiva, decretada luego de reiteradas ausencias en las audiencias del juicio oral, debido a que en marzo había volado a Paraguay e Interpol lo detuvo semanas después del caribeño Belice. "Si sigo encerrado, me corto las venas", había dicho él, trasladado al hospital del penal de Ezeiza luego de su extradición.

Desde entonces, estuvo en prisión domiciliaria en su casa de Ramos Mejía, con algunas violaciones que, más allá de portar tobillera -sobre la que solía ironizar-, tomaron estado público. Hace un año, por orden de la Cámara de Casación, el Tribunal Oral en lo Penal Económico Número 1 de la Ciudad de Buenos Aires, el mismo que lo había sentenciado, ordenó su libertad, bajo la condición de un que se presente mensualmente al juzgado. Su condena venció el 5 de abril de este año.

"A mis compañeros y amigos: les cuento que a partir de hoy quedé en libertad", escribió Samid el 13 de abril del año pasado en su cuenta de Twitter, red social en la que estuvo particularmente activo en los últimos tiempos. "Como siempre, cuenten conmigo", agregó. "VIVA PERÓN", remató.

Semanas atrás, Samid sorteó un asado para 10 personas entre quienes acertaran cuándo llegaría a los 75.000 seguidores en Twitter. Ya entregó dos. Ahora, promete regalar carne para 20 personas entre quienes adivinen hora y día en el que llegará a los 100.000. Al 24 de abril, iba por 73.700. Según el informe que este lunes presentó la sindicatura en el juzgado, no tiene cuentas bancarias a su nombre y, a inicios de mes, sólo disponía de los $ 150.000 correspondientes a sus honorarios como director.

Temas relacionados
Más noticias de Alberto Samid

Las más leídas de Negocios

Las más leídas de Apertura

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.
  • AJC

    Alfredo José Chahin

    25/04/23

    Que nombres tan originales para su empresa: El fuego y el Agua......

    0
    0
    Responder