Palabra de CEO

Qué necesita McDonald's para seguir creando empleo en la Argentina

Eduardo Lopardo, director general de Arcos Dorados, quiere terminar de ejecutar en 2024 el plan de inversiones más ambicioso de McDonald's en sus locales de la Argentina. Qué espera de un próximo gobierno y cómo gestiona el impacto de la inflación

Eduardo Lopardo se toma una pausa. Aprovecha un break para alejarse del bullicio y, sentado un par de niveles por encima de en el que se desarrolla el Coloquio de IDEA, reflexiona sobre todo lo que escuchó, tanto en el salón como en los pasillos del Sheraton de Mar del Plata.

"¿Lo que viene...?", se pregunta. "Creo que el nuevo gobierno que venga, cualquiera sea el ganador, tiene claridad en cuanto al objetivo de estabilizar la macro -diagnostica-. En lo que respecta a nuestro negocio, ordenándose la macro, bajando fuertemente la inflación y con un orden fiscal que promueva estabilidad en la economía, con claridad en las reglas de juego, vamos a poder capturar los planes que tenemos".

Lopardo, ex PwC y Molinos -donde trabajó 13 años-, cumplió en marzo dos años como director general de Arcos Dorados, la operadora de la franquicia McDonald's en la Argentina. De 48 años, desarrolla lo que, arriesga, es "el plan más ambicioso para actualizar y renovar nuestros locales", cuyo hito más notorio fue hace un mes, con la inauguración del restaurante número 224 de la cadena en el país. Ubicado en el Hipódromo de Rosario, es el décimo en esa ciudad y, además, una tienda insignia de la propuesta de innovación, sustentabilidad y tecnología de la franquicia.

A ejecutar en el trienio 2022-2024, el objetivo, apunta el ejecutivo, es llegar a 2025 con el 100% de los restaurantes "eotf", sigla de "experience of the future". "Eso exigió una ejecución tremenda en 2022 y 2023 y lo que será en 2024", describe, en su charla con El Cronista.

¿Cuántas aperturas nuevas programa?

El plan está bastante más enfocado en remodelaciones que en expansión. Aunque es cada una casi como hacer un local nuevo. El nivel de inversiones de estos tres años fue el más alto de los últimos 15.

¿El cepo afectó el ritmo de ejecución? ¿Cómo?

Por todos esos procesos y dificultades con las importaciones, nacionalizamos muchos insumos para la construcción de restaurantes. Por ejemplo, los paquetes decorativos, los asientos, el mobiliario, las paredes... Son globales, parten de China para todo el mundo. Pero logramos homologar y certificar con McDonald's Corporation a un proveedor local. Trabajamos durante 18 meses con ellos para lograr los niveles de calidad y las certificaciones. Es un caso excepcional, salvo por Brasil, que es el único país que, por escala, tiene algo de producción local. Ya todas las aperturas que hicimos en 2023 fueron con estos nuevos paquetes decorativos nacionales. Eso nos dio mucho aire en términos de SIRA.

¿Qué es lo que resta por ejecutar en 2024?

En términos de reconversión, de cara a 2025, nos quedan pocos restaurantes. Todas estas remodelaciones apuntan no sólo a que se sienta moderno el local. También, a que se incorpore tecnología vinculada con experiencia del usuario, para que funcione todo bien con la aplicación: pedir, pagar, que mandes a preparar a la cocina y te lo envíen a la mesa, el la autoconsulta... Y todo el tema de sustentabilidad: cada apertura, no sólo de la Argentina sino de la región, tiene que cumplir con 25 puntos de sustentabilidad.

"Por las dificultades con las importaciones, nacionalizamos muchos insumos para la construcción de restaurantes. Por ejemplo, los paquetes decorativos, los asientos, el mobiliario, las paredes... Son globales, parten de China para todo el mundo. Pero logramos homologar y certificar con McDonald's Corporation a un proveedor local. (...) Ya todas las aperturas que hicimos en 2023 fueron con estos nuevos paquetes decorativos nacionales".

¿El foco en remodelaciones implica que no habrá más aperturas?

Seguimos pensando en expansiones. Tuvimos cinco aperturas en los últimos 18 meses. Las últimas fueron en Terminal Mendoza, en Tigre, la ciudad de Santa Fe y el flagship de Rosario, que duplicó la inversión de un local normal y es la mejor expresión de todo lo que es sustentabilidad y tecnología. Por supuesto, cuando tenés 224 restaurantes, el sistema para encontrar locaciones se ralentiza, no es lo mismo que cuando tenés 100. Lo que no quiere decir que la Argentina no tenga mucho potencial todavía. Hay provincias y ciudades donde todavía no estamos.

¿Dónde?

Tenemos un plan de expansión todavía muy importante, con decenas de locales por abrir. Todavía no puedo anticipar dónde. Pero están relacionados con el liderazgo de la marca y con lo que podemos ofrecer.

¿En este tipo de planes también se aprovecha para remapear la cadena, salir de zonas e irse a otras o aprovechar oportunidades con locales mejor ubicados en el mismo área?

Eso siempre está. No es parte del plan de remodelación en sí, sino algo más de mediano y largo plazo. McDonald's sigue los cambios demográficos. Por ahí, una zona que, históricamente, era altamente densa, con un tráfico de clientes muy significativos, como el Microcentro, hoy está en proceso de reconversión. Ahora, en cambio, hay otras, con muchos mayores niveles de expansión, donde, geográficamente, se van dando estos cambios demográficos: el corredor norte, el sur, el oeste. Eso, por hablar sólo en el AMBA. Ocurre también en muchísimas ciudades del país. En cada capital de provincia hay cambios demográficos. Nosotros vamos atendiendo el plan, viendo esos cambios y anticipándolos, para planear con tiempo la incursión y entrada de la marca en la zona.

¿Qué síntomas percibe la cadena de la retracción del consumo?

La inflación es algo que nos afecta muchísimo. Inflación por la situación macroeconómica y, también, en los últimos dos años, hubo una suba de commodities, que son alimentos. Eso impacta en nuestras estructuras de costos. En estos momentos, hay impactos en la ecuación de negocios. Nuestras decisiones de precio no están desacopladas de eso. Por otro lado, también tenemos una propuesta con una visión muy clara: estar cerca del consumidor. Eso termina afectando nuestros márgenes de rentabilidad. Pero, también, entendemos que tiene que ver con acompañar los ciclos. Sabemos eso. Tenemos claro que la máxima prioridad es estar lo más cerca posible del bolsillo de los consumidores. Más adelante, habrá tiempo, también, para que, con estabilización macro, cambiaria y de inflación, estemos afectados de menor manera. Pero nuestro foco es que la propuesta con el consumidor sea afectada de la menor manera posible.

"La inflación es algo que nos afecta muchísimo. Nuestras decisiones de precio no están desacopladas de eso. Por otro lado, también tenemos una propuesta con una visión muy clara: estar cerca del consumidor. Eso termina afectando nuestros márgenes de rentabilidad. Pero nuestro foco es que la propuesta con el consumidor sea afectada de la menor manera posible".

¿Qué espera que pase después de diciembre?

Creo que el próximo gobierno que venga, cualquiera, tendrá claridad en cuanto al objetivo de estabilizar la macro. En lo que respecta a nuestro negocio, ordenándose la macro, bajando fuertemente la inflación y con un orden fiscal que promueva estabilidad en la economía, con claridad en las reglas de juego, vamos a poder capturar estos planes que tenemos. Sobre todo, en relación con el empleo. El año pasado, contratamos a 5000 jóvenes en un contexto desafiante. Mil de ellos fueron a través de los planes de primer empleo, en los que hay una articulación entre el sector público, la empresa y, en muchos casos, del sindicato.

Se habla de iniciativas que apuntan a flexibilizar el mercado laboral. McDonald's es creador de empleos y, además, del primer trabajo para muchos jóvenes. ¿Ayudarían para que la cadena cumpla sus objetivos de contrataciones?

A nivel micro, de nuestro sector, lo que necesitamos es un orden en la economía que permita que baje la inflación. Que se deje de deteriorar el poder adquisitivo de la gente para poder tener más certidumbre y que eso genere decisiones de inversión y de consumo de la gente más previsibles. Ahí podrá haber una recuperación en el consumo que permita capturar estos planes de expansión. Cada restaurante son entre 80 y 150 puestos de trabajo. En Rosario, fueron 150. Vamos a seguir con nuestro plan. Si hay orden económico, hay más consumo. En esa combinación, vamos a poder seguir generando empleo.

Es decir que, al menos para McDonald's, no sería tan importante una reforma laboral como una corrección de la macro.

Sí, definitivamente. Nuestro sector requiere estabilidad macroeconómica. Tenemos un convenio con el que trabajamos hace muchísimos años con la Federación (N.d.R.: la de Trabajadores Pasteleros, Servicios Rápidos, Confiteros, Heladeros, Pizzeros y Alfajoreros, al que están afiliados los empleados de las cadenas de fast food). Es un marco que nos permite crear empleo formal, genuino, para los jóvenes de manera estructural. Y sin ningún tipo de inconveniente.

Temas relacionados
Más noticias de Palabra de CEO

Las más leídas de Negocios

Las más leídas de Apertura

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.