Industria tabacalera

Por qué el 'iPhone del tabaco' que sucederá a Marlboro todavía no llega a la Argentina

Philips Morris Internacional, la principal tabacalera del mundo, lanzó en 2014 su dispositivo libre de humo. Si bien la comercialización no está prohibida en el país, todavía no desembarcó. Cuándo llegará. Cuál es el marco regulatorio necesario. En cuánto incide el cepo a las importaciones

El cigarrillo empieza a ser desplazado en el mundo. Hoy, los dispositivos libres de humo ganan terreno en busca de una menor toxicidad. Philips Morris Internacional (PMI) lanzó en 2014 Iqos, su marca insignia, que busca suplantar a Marlboro. Este dispositivo, que calienta tabaco en lugar de quemarlo, todavía no llegó a la Argentina y, si bien no existe en el país ninguna restricción para comercializarlo, todavía no tiene fecha de desembarco en el mercado local: las trabas a las importaciones y los altos costos impositivos demoran la llegada del niño mimado de PMI, el producto sobre el cual gira la reconversión mundial del gigante tabacalero.

"Sabemos que la Argentina tiene más de 7 millones de fumadores adultos, a los que tenemos la prioridad de darles una alternativa al cigarrillo convencional. El mercado argentino es una plaza interesante por las características de nuestra sociedad; tenemos una alta penetración de la tecnología, somos una sociedad hiperconectada y somos una sociedad curiosa en la que las alternativas despiertan interés", explica Matías O'Farrell, director de Asuntos Externos y vicepresidente de PMI, acerca del dispositivo, que busca convertir a fumadores en usuarios y ya está presente en más de 70 mercados, con 12 millones de consumidores que dejaron de fumar y, en reemplazo, utilizan Iqos.

El dispositivo libre de humo se fabrica en Suiza. Su uso depende, sí o sí, de los heets, una especie de filtros donde está la nicotina. En PMI, aclaran que el principal problema para su llegada al país no es importar el dispositivo, sino garantizar la comercialización de los heets.

En América latina, ya se vende en Colombia, Guatemala, México, Curazao, República Dominicana y El Salvador. En promedio, el dispositivo cuesta entre u$s 50 y u$s 100 y los filtros, que se comercializan en cajas de 20 unidades, tienen un precio similar al de un atado de cigarrillos. Ambos productos sólo se distribuyen a través de una cadena de tiendas, Iqos Store, donde el cliente queda registrado, lo que hace que cada uno reciba un servicio de posventa personalizado.

Los dispositivos libres de humo no combustionan

En la Argentina, PMI opera a través de la filial Massalin Particulares y tiene alrededor del 60% de la participación de mercado de cigarrillos, con sus principales marcas: Marlboro, Parliament, Chesterfield, L&M y Philip Morris.

Marlboro es su marca insignia en el país: representa el 28%de sus ventas. Pero el plan de PMI es que, con la llegada de los nuevos dispositivos libres de humo, la marca quede en un segundo plano.

"Marlboro es una marca muy relevante para nosotros como mercado. Entendemos que, eventualmente, cuando los productos libres de humo estén presentes en Argentina, la prioridad será poder brindar una alternativa de riesgo reducido a los 7 millones de fumadores que hay en nuestro país", dice O'Farrell.

¿Cuándo llega Iqos a la Argentina?

"PMI tiene como objetivo global construir un futuro libre de humo. En este camino, la Argentina, seguramente, sea uno de los mercados considerados por su relevancia a nivel regional. Sin embargo, hoy no tenemos precisiones de cuándo podría llegar", agrega.

Un futuro sin cigarrillos y libre de humo: en qué está trabajando la industria tabacalera

El rol de las comunicaciones en una industria en transformación

Si bien la comercialización de Iqos en la Argentina no está prohibida, en la tabacalera, reconocen que, para que el dispositivo llegue al país, será necesario un marco regulatorio claro. 

"La reducción del daño en tabaco tiene sentido y beneficia la salud pública, al brindarle una alternativa a los fumadores adultos. Para promoverla, es necesario implementar medidas fiscales y regulatorias que apoyen los productos científicamente fundamentados, que pueden lograr que los consumidores abandonen los cigarrillos mucho más rápidamente que si sólo nos focalizamos en medidas restrictivas", explica O'Farrell.

"Un marco normativo diferenciado es imprescindible para las alternativas, como Iqos, que tienen aval científico", finaliza el ejecutivo.

En lo que respecta a los aspectos fiscales, en los países en donde se comercializa el producto, la categoría "libre de humo" se diferencia de la de cigarrillos con tasas impositivas menores. 

"A modo de ejemplo, para el promedio de los países relevados, los productos de riesgo reducido tributan un 34% de lo que tributan los cigarrillos (es decir, que pagan casi un tercio de lo que pagan los cigarrillos). En términos generales, se observa un consenso generalizado entre gobiernos y especialistas sobre la necesidad de implementar categorías impositivas diferenciadas con una presión tributaria menor para los nuevos productos que otorgan nicotina sin combustión en relación con los productos de tabaco convencionales", explica O'Farrell.

Iqos, el dispositivo inteligente de PM, todavía no tiene fecha de desembarco en la Argentina

En consecuencia, para que el dispositivo libre de humo, última tecnología de la principal tabacalera del mundo, llegue al país, es necesario un acompañamiento político.

"A través de los marcos regulatorios diferenciados, se busca incentivar un proceso de sustitución de la demanda desde los productos de tabaco convencionales hacia los nuevos productos de riesgo reducido", finaliza O'Farrell.

¿Qué pasa con el cigarrillo electrónico?

Si bien el consumo de tabaco fue cayendo en muchos países durante los últimos años, hoy, la curva muestra un amesetamiento. Los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) estiman que, para 2025, habrá en el mundo más de 1000 millones de fumadores. La realidad es que, en un año, nueve de cada 10 fumadores adultos no dejan de hacerlo.

La Anmat aún no autorizó la venta del cigarrillo electrónico. Pese a que se puede conseguir muy fácilmente, es ilegal. Y los dispositivos que calientan tabaco aún no fueron lanzados en el mercado local.

En el último summit The E-Cigarette, realizado días atrás en Washington, los expertos que participaron llegaron a la conclusión que, si bien se dice que es real que la cantidad de sustancias dañinas que tiene el cigarrillo electrónico son menores a las del convencional, no hay evidencia terminante de que no produzca daños en la salud.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios