La otra sequía

No se venden campos en la Argentina pese a los precios competitivos y hay preocupación en las inmobiliarias rurales

La actividad inmobiliaria cayó en octubre. La sequía se suma a la coyuntura y desde el sector reclaman estabilidad económica para atraer a los inversores extranjeros

La fuerte sequía que afectó al campo en el segundo semestre del año con más de 140 millones de hectáreas involucradas generó un derrumbe en la actividad inmobiliaria rural.

Según datos de relevados por la Mesa Nacional de Monitoreo de Sequías, comandada la secretaría de Agricultura, la condición de la sequía es severa en 53 departamentos del centro del país, más precisamente en la zona núcleo la más productiva de la Argentina. 

Es el barrio más exclusivo de Buenos Aires pero no puede seguir creciendo, ¿por qué?

Resurge la calle Florida: desembarcan nuevas marcas que apuestan al turismo

El impacto también se siente en el mercado inmobiliario, que lentamente empezaba a recuperar su ritmo, tras el paso de la pandemia. El último informe elaborado por la Cámara Argentina de Inmobiliarias Rurales (CAIR) muestra un desplome en la actividad del sector del 23% en octubre comparado a septiembre.

"Las condiciones externas se mantuvieron estables, pero la sequía en gran parte del país, afectó el ánimo de los inversores y productores", explicaron desde la cámara que agrupa al sector. A este escenario se suma además la incertidumbre política y económica con un año electoral en camino.

La sequía afectó los ánimos de los inversores

"Otro factor determinante es la falta de inversores extranjeros. Hoy la Argentina está barata. Tiene la tierra más competitiva de la región, sin embargo hay una ley que no permite que capitales extranjeros compren más de 1000 hectáreas en la zona núcleo. Eso es un limitante", agregó por su parte José María Bauza, presidente de CAIR.

Hoy el principal problema se ve en los campos ganaderos. "No logran recuperarse. La situación es distinta en las tierras agrícolas, es una buena oportunidad porque si bien los precios se recuperaron siguen siendo baratos", agregó el empresario inmobiliario.

Durante el primer semestre del año se registró una leve recuperación. "Aumentaron las consultas, observándose mayor cantidad de pedidos concretos proveniente de inversores", explicaron. Pero, el nuevo escenario afecta el ánimo de los inversores y genera un derrumbe en la actividad.

Qué pasa con los precios

Como todo mercado, los campos se manejan por oferta y demanda. Al no haber prácticamente operaciones, los valores se mantienen estables.

Los precios de los campos se recuperan y llegan a valores pre-pandemia

"En los últimos 10 años los precios se desaceleraron al igual que la demanda. En pandemia continuaron bajando pero no al ritmo de los inmuebles residenciales", explicó Bauza.

Desde el sector, sostuvieron que en la zona núcleo la baja de los precios fue de entre el 15% y el 20% en dólares durante la cuarentena, mientras que en las regiones intermedias ese valor ascendió a mermas de hasta el 30% en divisa estadounidense. Hoy esos valores se recuperaron alcanzando números cercanos a los de pre-pandemia.

En las zonas top, es decir que el suelo tiene muy buenas condiciones para la agricultura, tienen un piso de entre u$s 12.000.000 y u$s 13.000.000 "en campos con muy buenas condiciones no se consiguen por menos de ese valor", finalizó

Los precios, a pesar de la sequía, no se acomodan hoy a la baja. "La sequía seguramente vaya a afectar al mercado de los alquileres que se da entre abril y junio, porque son contratos anuales", concluyó .

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.