Management

Hay menos mujeres en puestos directivos en Argentina que en el promedio de la región

El porcentaje de mujeres en cargos directivos en la Argentina es cinco puntos menor al promedio en Latinoamérica, según el Reporte Women in Business 2024. El sondeo aporta políticas públicas y corporativas para la diversidad de género en la alta gerencia de las empresas.

El porcentaje de mujeres en cargos de altos mandos en la Argentina es cinco puntos porcentuales menor al promedio en Latinoamérica (31% vs 36%), e incluso se ubica dos puntos por debajo del promedio global (33%), de acuerdo al Reporte Women in Business 2024.

De acuerdo a este índice que publica desde hace dos décadas la consultora Grant Thornton, los resultados del sondeo buscan arrojar luz sobre cuestiones relacionadas con la diversidad de género en la alta dirección de las empresas del mercado medio, en todo el mundo, exponiendo barreras e identificando acciones para el cambio.

Bajo el lema "En vías hacia la paridad", el informe 2024 analiza la situación en diferentes países, y en particular para la Argentina, expone que si bien el índice de mujeres en puestos directivos se incrementó en las últimas décadas, continúa siendo menor al promedio de la región.

Si se toma la evolución en los últimos 10 años, las tendencias en todos los índices han ido en ascenso, a pesar de las fluctuaciones presentadas de un año a otro. Esta tendencia de crecimiento y decrecimiento sucesivo produce una progresión lenta e incierta, que solo puede fortalecerse a través de políticas corporativas.

Una segunda consideración posible es que, para el mercado medio, Argentina se encuentra en los extremos de dos índices

Por un lado, cuenta con más empresas que el promedio regional y global en las cuales no hay mujeres en puestos directivos (19%). Por otro lado, en comparación con el promedio regional y global, existen también más empresas en esta franja del mercado, donde hay una mujer en puestos directivos (23%).

El mismo reporte describe que compuesto por empresas familiares y corporaciones nacionales, así como sucursales de multinacionales, el mercado medio local se presenta diverso.

 Así, es posible considerar como positiva la tendencia -en ascenso progresivo- del porcentaje de organizaciones donde hay al menos una mujer en puestos directivos y la potencialidad de esto en los próximos años.
Sin embargo, el índice de empresas sin mujeres directivas también denota un crecimiento sostenido.

Con la intención de comprender en qué áreas la paridad de género aún no se ha alcanzado, el WIB 2024 compara la presencia de hombres y mujeres en puestos directivos por área

El reporte concluye que, con excepción de Finanzas, TIC, RRHH, Marketing y Diversidad, en Argentina hay menos presencia de mujeres que hombres en todas las áreas claves de las organizaciones.

"Debe existir una verdadera intención por parte de los líderes de las empresas para que surjan más mujeres líderes. Sin políticas claras y apoyadas por todos los tomadores de decisiones, resultará difícil que las mujeres adquieran mayor protagonismo", remarca Julia Adano, Socia líder de Impuestos y referente de Agronegocios de Grant Thornton Argentina.

En Argentina hay mayor presencia de mujeres en Finanzas, TIC, RRHH, Marketing y Diversidad.

El Reporte Women in Business 2024, analiza también cómo la modalidad de trabajo afecta el logro de la paridad de género en posiciones directivas. En Argentina, al igual que en el resto del mundo, el trabajo presencial aumentó desde el 2023. Otras alternativas como el trabajo flexible, híbrido o remoto tuvieron leves variaciones desde el año pasado.

Este índice es importante ya que, como analizó en el WIB23, para la búsqueda de la paridad, la presencia de directoras mujeres aumenta en las empresas en las que se ofrece la flexibilidad como una característica permanente de la modalidad de trabajo.

Tres claves para lograr la paridad

El informe también busca identificar las acciones de cambio que se deben llevar a cabo para alcanzar la consonancia de géneros y ofrecer medidas prácticas que las empresas puedan adoptar en su organización interna. 

En este sentido, desde Grant Thornton señalan la importancia de trabajar en tres ejes fundamentales:

1. Un encargado de la estrategia de diversidad, equidad e inclusión (DE&I) en una empresa es fundamental. Los mejores resultados se logran cuando una mujer es responsable de DE&I y cuenta con el apoyo del líder de la organización, sea hombre o mujer.

2. Hay que establecer una estrategia clara. Las empresas deben contar con objetivos específicos de diversidad, equidad e inclusión, y medir periódicamente el éxito alcanzado.

3. Ofrecer trabajo flexible. La forma en la que trabajamos produce un impacto real. El informe revela que las empresas que brindan mayor ductilidad muestran un porcentaje más alto de mujeres en altos cargos directivos.

Como resultado de la evolución del índice, se denota mayor efectividad para alcanzar la paridad de género, en empresas cuentan con políticas de gobierno corporativo y enfocadas sobre factores ambientales y sociales (ESG) así como las de Diversidad, Equidad e Inclusión (DE&I). 

A nivel global existen más empresas implementando políticas de DE&I y de ESG, que empresas con programas de DE&I que no cuentan con programas de ESG establecidos. Sin embargo, la diferencia entre ambos grupos es menor en Argentina (13,3%), que en Latinoamérica (24,9%) y a nivel global (35,2%).

Al analizar la efectividad percibida de las políticas de ESG y DE&I, se observa que en el país los números son menos optimistas que a nivel regional y global. Tan solo un 16% de los encuestados reconocen que las políticas implementadas son muy y extremadamente efectivas, mientras, en Latinoamérica ese número asciende a un 44% y a nivel global a 48%.


Temas relacionados
Más noticias de management
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.