ESTRATEGIA

La moda busca crear marca argentina en el exterior, de qué sector quieren aprender

La marcas preparan un proyecto para exportar productos con diseño, moda premium. Su plan a 10 años y qué necesitan para llevarlo a cabo

Las principales marcas de indumentaria que nuclean la Federación Argentina de la Industria de la Indumentaria y Afines (FAIIA) y la Cámara Industrial Argentina de Indumentaria (CIAI) explicaron que, con políticas adecuadas, la industria podría exportar u$s 1000 millones al año y así ser la nueva industria del vino.

Así lo aseguraron los representantes de ambas entidades en un encuentro en el que dieron a conocer los planes de la moda para 2023. En el encuentro, también se presentó formalmente a Daniela Ravinovich, la nueva presidenta de la Federación y primera mujer en liderar esta asociación desde su creación a fines de la década del 30.

"Podríamos vender un 50% más": la dura situación por la que Under Armour retrasa la apertura de nuevos locales

Con una millonaria inversión, Bimbo vuelve a apostar por la Argentina, su nueva estrategia, ¿llegan los Takis?

Claudio Drescher, presidente de la Cámara explicó a El Cronista por qué este número: "La experiencia que hizo el vino y cómo logró llegar a los U$S 1000 millones de exportación fue fabricando un productos de altísima calidad. Salió del vino de bajo precio, masivo. En la moda es exactamente lo mismo".

Durante la encuentro se presentó a Daniel Ravinovich, la primera presidenta mujer de la Federación

Para comenzar a trabajar en este plan que comienza ahora pero que tiene como horizonte una década, el empresario socio de Jazmín Chebar cuenta que ya están armando reuniones con el sector vitivinícola para que les cuenten el camino que ellos ya tienen muy avanzando.

"La moda es una oportunidad, decimos. En dos aspectos: para exportar y para generar empleo", asegura Drescher.

Según números del empresario, la moda llegó a vender en el exterior u$s 100 millones, cifra récord en 2006. "Tenemos que aprovechar nuestro potencial, nuestro talento en diseño, en ingeniería textil y mostrar al mundo productos que no tienen nada que envidiar al de mercados reconocidos en el sector", señala Drescher, quien cuenta que van a presentar el plan de crecimiento a los candidatos de los diferentes partidos políticos.

Sin embargo, para crecer el líder de la Cámara pide un dólar "de un país normal". "No pedimos un dólar moda, pero con un dólar a $ 150 no podemos exportar. Pedimos un dólar con el que se pueda competir", dispara. Y suma: "Queremos incentivos como ya se hizo en Catamarca y La Rioja, donde nos dieron crédito de inversión productiva para comprar máquinas. No queremos que nos protejan, podemos competir con un dólar competitivo e incentivos".

En esas provincias argentinas, la Cámara junto al Ministerio de Industria crearon un Polo de confección de indumentaria. A fines del año pasado habían comenzado a producir en esas provincias cinco etiquetas, hoy ya son 15.

De hecho, la presidenta de la Federación que es la CEO de la empresa RA Intertrading, una firma con 30 años de trayectoria que le fabrica indumentaria a marcas internacionales como Nike, Adidas, Puma, Kappa, Converse y Champion en su fábrica de Lugano, en agosto se amplió con producción en Catamarca donde sumaron a Fila. "En 8 meses vamos a llegar a un 30% más en producción", señala.

Empresarios de la moda apuestan a crear marca Argentina en el exterior

LOS PLANES PARA CRECER

Según empresario, hay unas 20 marcas argentinas que tienen el potencial para llegar a mercados del exterior. "Estás se sumarían a las que ya están en otros países como Rapsodia, Prüne, María Cher y Jazmín Chebar", detalla.

En marzo de este año, Jazmín llegó a Colombia y México -ya estaban en Chile, Uruguay, Perú y Paraguay- con el objetivo de convertirse en una la marca de lujo accesible más fuerte de América latina. En tanto, María Cher abrió dos locales en los EE.UU. y un showroom de venta mayorista, destino que se sumó a Chile, Uruguay y Paraguay.

En cuanto a la generación de empleo, la industria emplea a 400.000 personas, pero, según aseguran que podrían crecer más de un 40%. En el polo se emplean a 1300 personas.

Para poder crecer FAIIA trabaja en cuatro centros de entrenamiento en todo el país para capacitar y formar a trabajadores en el manejo de máquinas de coser.

Tags relacionados

Las más leídas de Negocios

Las más leídas de Apertura

Destacadas de hoy

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.