Plan de supervivencia

La solución del Palacio Barolo para sortear los piquetes y el éxodo del Microcentro

Ubicado en plena Avenida de Mayo, el Palacio Barolo sufre las consecuencias de los piquetes, que en julio alcanzaron un nuevo récord. A pesar de la crisis del sector de oficinas, la demanda es alta. Qué planes tiene para tentar clientes y visitantes. Cuáles son los precios

El palacio Barolo, ubicado en la Avenida de Mayo al 1300, a pocas cuadras del Congreso Nacional, vive su propia burbuja inmobiliaria. A pesar de los piquetes que, semana a semana, se agolpan a metros de la mítica galería y de la crisis de oficinas en el Microcentro, como consecuencia de la pandemia, hoy, prácticamente, no hay disponibilidad para nuevos inquilinos.

El edificio, que fue inaugurado en julio de 1923, fue un pedido expreso de Luis Barolo, un empresario textil italiano, que buscaba recrear la Divina Comedia de Dante Alighieri en un imponente palacio.

La construcción, a cargo del arquitecto italiano Mario Palanti, demoró un total de cinco años. Desde su creación, fue pensado como un edificio 100% de oficinas. En su inauguración, contaba con 400 espacios de trabajo de 16 metros cuadrados (m2). Hoy, se reconvirtió en 290 oficinas, aunque todas comparten baños.

 "Tenemos, en promedio, una ocupación superior al 90%. A pesar de la zona, que últimamente está invadida de piqueteros, y de que las oficinas son antiguas, la demanda es muy alta", explica Miqueas Tharigen, socio de la empresa privada que se encarga de los tours turísticos y de la concesión del rooftop donde funciona el restaurante Salón 1923.

Redireccion para Entregas de vacunas Sputnik V al Gobierno nacional impulsan los ingresos de su fabricante local

Alquiler por dueño directo: se duplicaron las operaciones para hacer más flexibles los contratos

Los piquetes no son un dato menor. Según la consultora Diagnóstico Político, en julio, se registraron 966, un nuevo récord desde enero de 2019, cuando el número había sido de 929.

Por qué hay una alta demanda

La pandemia cambió las formas de trabajar y los espacios. Hoy, las empresas buscan unidades amplias, con buena ventilación e iluminación. El Palacio Barolo no parece responder a estos nuevos pedidos pospandemia. Pero tiene un plus.

El Palacio Barolo tiene una de las vistas más imponentes de la Ciudad

"La principal contra, para los tiempos de hoy, es que los baños son compartidos y los despachos son pequeños. Pero hay un factor que pocos edificios de oficinas tienen: el patrimonio histórico y el valor del edificio", remarca Tharigen.

El palacio, a poco de cumplir 100 años, logró superar la pandemia y el deterioro de los años de la mano del turismo y de un plan de reconversión. "En 2004, comenzamos con el proceso de poner en valor el palacio. Arrancamos con las visitas turísticas y, en 2019, abrimos el Salón 1923, que se alquila para eventos, festividades o como un espacio para ir a comer", cuenta.

El edificio funciona con un consorcio. La empresa que organiza los tours turísticos le brinda un canon a la fundación para preservar el edificio.

"Son muchos dueños. Hay algunos que tienen sus propias oficinas y otros las alquilan a terceros. Los valores varían según el piso y la vista, aunque todas son luminosas", remarca Tharigen.

Precios en el Barolo

La típica oficina de 16 m2 tiene un precio promedio de alquiler de $ 14.000 y se pagan $ 2000 de expensas.

"Nosotros hoy comercializamos la mitad de una oficina que tiene solo 10 m2 a un valor de $ 18.000 y poco más de $ 2000 de expensas. Hay muchísimas consultas por este espacio por el valor histórico que tiene", cuentan desde la inmobiliaria Pérez Compel, que comercializan la unidad

Una oficina, de las pocas que están en venta, ampliada con 58 m2, tiene un precio de u$s 135.000. Se trata de una unidad refaccionada a nuevo.

La terraza del Salón 1923 es uno de los espacios usados

"En noviembre del año pasado, nosotros le alquilamos una de las más grandes dentro del Barolo, con 200 m2, a una empresa de logística que hoy está pagando $ 250.000", explicó Adrián Mercado, titular del grupo inmobiliario homónimo.

Su relación con la Divina Comedia

El palacio se emplaza en un terreno de 1365 m2. Tiene en total 100 metros de altura, 22 pisos y dos subsuelos. Supo ser el edificio más pomposo de América latina, con un gran faro giratorio de 300.000 bujías que lo hacía visible desde el Uruguay.

El arquitecto italiano Palanti era un estudioso de la Divina Comedia y llenó el Palacio con referencias a ella.

La planta del edificio está construida en base a la sección áurea y al número de oro. La división general del palacio y de la Divina Comedia es en tres partes: Infierno, Purgatorio y Cielo. 

Las nueve bóvedas de acceso representan los nueve pasos de iniciación y las nueve jerarquías infernales. El faro representaba los nueve coros angelicales. Sobre el faro, está la constelación de la Cruz del Sur, que se ve alineada con el eje de Barolo en los primeros días de junio a las 19:45 horas.

La altura del edificio es de 100 metros y 100 son los cantos de la obra de Dante. Tiene 22 pisos, tantos como estrofas los versos de la Divina Comedia.

Los detalles cuidados caracterizan este proyecto: desde las citas personales en latín sobre la obra del Dante en el edificio, hasta la apertura del mismo, llevada a cabo en la fecha del aniversario del poeta.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios