Oportunidad

Hay sobredemanda de campos argentinos: por cosecha histórica, crece 15% el interés

Inmobiliarios rurales aseguran que, tras los bajos niveles en la actividad del segundo semestre de 2023, el mercado se recuperó a causa de la que podría ser la tercer mejor cosecha de la historia

En esta noticia

De cara a la que podría ser la tercer mejor cosecha de la historia, por la que las empresas agroindustriales exportarían, según estimaciones, entre u$s 50.000 millones y u$s 55.000 millones, creció sensiblemente la demanda de campos argentinos.

A pesar de que, usualmente, los niveles de compraventa durante los primeros meses del año son bajos, por los precios accesibles, el cambio político-económico de la Argentina y la proyección de una cosecha récord, los inmobiliarios rurales aseguran que, en enero, tuvieron 15% más de las consultas para comprar y alquilar tierra agrícola y ganadera en el país, incluso con un alza en las operaciones concretas.

"Se viene una excelente cosecha. Hay zonas en las que, si bien antes no funcionaba muy bien la siembra, hoy en día están impecables", expresó José María Bauzá, presidente de la Cámara Argentina de Inmobiliarios Rurales (CAIR). A su vez, develó que las tierras para actividades agrícolas son las más buscadas.

En este sentido, el funcionario destacó que "hay quienes se están adelantando a comprar campos porque todavía los precios están bajos en comparación con el resto del mundo". 

Qué pasa con los precios

"Durante todo 2023, los precios se arrimaron a lo que pedían los propietarios, algo que no venía sucediendo. Los campos ganaderos hoy están un 20% por debajo de los valores históricos. Mientras que los agrícolas tienen valores de hasta un 10% menos del valor histórico", explicó.

De hecho, según Bauzá, dado el contexto macroeconómico local, los valores de los campos argentinos están entre 50% y 70% menos que los mismos terrenos con igual capacidad productiva, ubicados en otros países de la región. "Los campos uruguayos que cuentan con las mismas aptitudes que los argentinos, valen casi el doble", expuso.

En la actualidad, una hectárea en 'el triángulo de oro' -así le llaman a la zona más cara y productiva del país, conformada por las localidades bonaerenses de Rojas, Salto y Pergamino- ronda entre los u$s 15.000 y los u$s 17.000 la hectárea. Los precios descienden a medida que se alejan de esta locación.

Otros núcleos grandes se hallan en el centro y sur de Córdoba, en los alrededores de Río Cuarto, al sureste de la Provincia de Buenos Aires (Necochea, Mar del Plata y Tres Arroyos) y en la zona de Venado Tuerto.

"Una vez que se acomode la macroeconomía local, una hectárea en el Triángulo del Oro podría valer entre u$s 20.000 y u$s 25.000", develó Federico Nordheimer, director de la Inmobiliaria Rural Nordheimer. Explicó que, la mejora de la política económica, así como también "la eliminación de las trabas para hacer cualquier tipo de actividad productiva, harán que los precios suban".

Expuso, además, que hay varias razones por las que el sector se mantiene dinámico. Una de ellas es el exceso de pesos: "Los productores argentinos tienen pesos de sobra y, para evitar perder contra la inflación, optan por invertir en activos".

A su vez, Nordheimer expuso que, con la compra de un campo argentino, "el productor accede a uno de los mejores activos a nivel mundial". Además, de su productividad, explicó que los terrenos se alquilan y que, en la actualidad, hay cero vacancia.

"No hay campo que no esté siendo explotado por sus dueños, o en ocasiones, alquilado", explicó. Los alquileres están ligados al dólar. De hecho, se pagan por kilos de productos. Entonces, si es un campo agrícola, se paga por kilos de soja producidos, mientras que, si es un campo ganadero, el precio del alquiler se determina por kilos de carne.

En la Argentina, el 70% de los campos son administrados por sus dueños, mientras que el restante 30% se alquilan a productores externos.

Las exportaciones, en la mira

Según un informe de la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA), las exportaciones agroindustriales cayeron 35,8% en 2023 a raíz de la sequía y la baja de precios internacionales, de manera que las cadenas agroindustriales (CAI) generaron u$s 38.835 millones, u$s 20.680 millones menos que en 2022.

"De los 11 rubros exportadores, solamente tres ingresan más dólares de los que consumen, que son transporte, minería y las CAI", explicó Nicolle Pisani Claro, economista de FADA.

En este contexto, afirmó que se puede esperar un 2024 con mayor nivel de exportaciones respecto a 2023, generado por la tracción de los granos, aunque con menor valor que el año pasado a causa de los precios internacionales.

"Con estas perspectivas, se podrían estimar exportaciones de las CAI alcancen un valor entre u$s 50.000 millones y u$s 55.000 millones en 2024, unos u$s 15.000 millones por encima del nivel de 2023", analizó.

A su vez, FADA destacó que las CAI llevan sus productos a más de 155 países, el equivalente al 80% de los países del mundo. Entre los principales compradores se destacan Brasil, China, Estados Unidos y Vietnam.
Asimismo, se subrayó que la Argentina es primera exportadora mundial de porotos, aceite y jugo de limón, maní y aceite de soja; y segunda en harina de soja y yerba mate y terceros en leche en polvo, maíz y porotos de soja.

Temas relacionados
Más noticias de Real Estate

Las más leídas de Negocios

Las más leídas de Apertura

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.