ENTREVISTA EXCLUSIVA

Dueño global de Le Pain Quotidien: "Invertiría en viñedos de Argentina"

Alain Coumont es el dueño de Le Pain Quotidien. Este chef belga de visita en Buenos Aires adelantó que abrirán ocho locales más en Argentina y desde aquí se expanden a Uruguay. Lo están tentando con invertir en viñedos mendocinos

El dueño de Le Pain Quotidien analiza ampliar inversiones en la Argentina, incluso en nuevos rubros. Se trata del belga Alain Coumont, que fundó Le Pain Quotidien en 1990, una cadena de cafeterías orgánicas premium que hoy cuenta con 206 locales en el mundo. 

Coumont confía en los equipos locales que en cada país llevan adelante la operación, pero revisa personalmente que su licencia en más de 30 de las principales ciudades del mundo donde se instaló -desde Nueva York a Dubai- se cuide y respete. 

Alain Coumont, ya no es un emprendedor, ni solo un chef o un artista de la cocina; es un megaempresario gastronómico que visitó Buenos Aires durante dos días y en diálogo con El Cronista habló de la inflación argentina, de los precios que la cadena cobra aquí en relación a los que existen en el resto del mundo y de sus nuevos proyectos globales; entre ellos analiza los viñedos mendocinos.

El secreto de la panadería premium que abre locales en Argentina, Uruguay y 'kioscos' en Mercado Libre

Cómo franquiciar una marca sustentable

"Vine a Buenos Aires a hacer lo mismo que cuando visito otras ciudades como París, Hong Kong o Barcelona, donde hay locales de Le Pain Quotidien. Para ver cómo van las operaciones y el negocio además de verificar la calidad del menú y las tiendas. Estoy contento porque veo que hay un gran equipo al frente en la Argentina y el negocio prospera", explica Coumont. 

Pero también aclara que "Fast food is not fast money" (la comida rápida no es dinero rápido) por lo que hay que trabajar mucho sin esperar milagros. Sobre todo, luego del golpe que dejó la pandemia en el mercado gastronómico, muy fuerte en todo el mundo. 

"Siempre la clave es ser sólidos, mantener los valores de la compañía y ser humildes y simples. Las ganancias llegan después", dice Coumont.

"No vale la pena construir un negocio muy a la moda sin respaldo de calidad porque se cae. Nunca el Ego debe ser mayor que el Ebidta", bromea.

En la Argentina, Le Pain Quotidien es fuerte. De la mano de sus licenciatarios locales, cuatro socios encabezados por Federico Lantaron, la marca cuenta con 28 locales y llegará a 36 este año además de expandirse a Uruguay. Se trata del tercer país más fuerte dentro de la empresa después de Estados Unidos (que cuenta con 56) y de la cuna de la marca, Belgica (con 32).

Según relata Comont, Argentina es además uno de los mercados que logró, no sin esfuerzo, sobrepasar la pandemia aún con el contexto económico complejo del país.

"La salida de la pandemia tuvo diferente ritmo de reconversión en cada ciudad. En algunas fue de la mano del delivery y el take away, o en Europa se podía servir fuera (en las terrazas), pero en los casos en que los locales estaban en centros de oficinas, con el 90% de la gente trabajando desde sus casas fue problemático. Lo mismo en los grandes centros turísticos como en París o con mucha concentración de gente como en ciudades de China o Japón, donde es muy difícil", lamenta. "En Argentina el negocio es fuerte y estamos recuperándonos muy bien. Planeamos ocho aperturas este año e incluso llegaremos a Uruguay", adelantó.

Alain Coumont acaba de publicar su segundo libro

En este momento, asegura Coumont, el impacto que está dejando la guerra en Ucrania es también muy fuerte en el negocio global. 

El aumento en el costo de la electricidad en algunos países de Europa como España es de casi el doble en un año. "Se que los gobiernos como el de Francia están intentando aplacarlo. Pero en un negocio como el nuestro donde se usa también el gas con alta incidencia es un gran problema", dice.

Lo mismo sucede con el precio del trigo y la harina. "Subió un 20% pero no se puede trasladar ese aumento al pan, además de que por supuesto es una parte del costo de los productos terminados. Un insumo importante aumenta así su valor y solo se puede trasladar como mucho a un aumento del 2 o 5% en el producto terminado", indica.

De hecho, para Coumont, la inflación es un tema clave. "Se que en la Argentina saben de inflación, de la que hoy se está viendo en todo el mundo. Nosotros tenemos restaurantes en Japón donde la inflación no existió en 20 o 30 años. El dinero en los bancos baja y no se consiguen préstamos mientras las monedas se deprecian. Es el tema clave", explica. Pero aclara que "lo que tiene de positivo la industria gastronómica es que se pueden ir amoldando las recetas y los productos. El fabricante de autos eléctricos no consigue microchips porque hay demoras de China o los precios son imposibles, y no tiene tiene posibilidad de sustitución".

Un recurso natural de la Argentina atrajo inversiones por u$s 4500 millones en dos días

Toyota, Audi y hasta Porsche autorizados para traer casi 1000 autos eléctricos al país

En Le Pain Quotidien se usan productos de estación y proveedores locales que desprenden a la marca del contexto internacional. Esto genera, por ejemplo, que "en Buenos Aires hoy se paga el mismo café en una de nuestras tiendas que en Estados Unidos o Europa a la mitad de precio en dólares o euros. Incluso un tercio de lo que se paga en algunas ciudades".

"Nosotros tenemos precios un poco por encima de otras cafeterías pero con productos premium, orgánicos, cuidados. No cobramos 500 pesos más si querés un chorrito de leche de almendras", asegura Coumont.

El 50% de los clientes en Argentina van a Le Pain Quotidien más de una vez a la semana, dice el chef, y "es por el respeto que se tiene a las recetas, con ingredientes orgánicos, y la calidez de los locales con mesas comunitarias que recrean la sensación de ‘estar en casa'".

Seducción argentina

A un verdadero número uno de la cocina y de los negocios, las condiciones argentinas lo seducen. "Hoy es momento de venir a la Argentina porque está realmente barata. Europeos pero también brasileños lo están viendo. 

Por lo que en Europa pagas una copa de vino y un bife, en Argentina pagas la boda completa", ironiza Coumont.

Y cuando a vinos se refiere también este belga de 61 años tiene espalda para opinar. Entre sus nuevos proyectos, hobbies carísimos según los califica, cuenta que tiene un viñedo sencillo pero capaz de producir 25.000 botellas de un blend orgánico que se encuentra en plena prueba.

El amor al vino y haberlo probado en muchas regiones del mundo lo llevó a poner la mirada en Mendoza. Según relata, las características climáticas y de altura de la provincia son "un sueño" para el resultado final del vino.

-¿Invertiría en viñedos mendocinos?, le preguntó este diario.

- Claro -dijo-. Hay algunos amigos que me están tentando con propuestas.

En el rubro gastronómico también incursionó en una nueva marca que ya tiene cuatro locales en Nueva York: Le Botaniste, una cadena 100% orgánica, vegana y de gluten free.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.