Packaging sustentable

Danone lanza la primera botella 100% reciclable con la marca Villavicencio

Es el primer desarrollo de estas características en el segmento de bebidas nacional. Ya está a la venta. Dónde se consigue y a qué precio

Danone empezó a vender en el país la primera botella de Villavicencio, su marca insignia, realizada íntegramente con plástico reciclado (RPET) de otras botellas. Aunque existen otras iniciativas de envases sustentables de compañías de consumo masivo, es el primer desarrollo de estas características en el mercado nacional de bebidas.

El proyecto arrancó hace más de dos años, de la mano del equipo de Investigación y Desarrollo de la multinacional de origen francés. Fue realizado junto con la Fundación Avina, a través del programa de reciclaje inclusivo que tiene la compañía desde 2011, con el objetivo de recuperar para 2023 el 100% del plástico de todo el portafolio de la marca, eliminando el packaging innecesario e innovando para que el esencial sea reutilizado, reciclado o compostado.

"Este lanzamiento es un hito para el negocio de aguas de Danone, que está certificado como Empresa B y da marco a nuestra meta fijada para 2023. Refuerza el compromiso con el triple impacto y consolida el camino que viene recorriendo la empresa para abastecer de productos cada vez más saludables a la comunidad, cuidando también el planeta", explica Diego Páramos, director de Marketing de Aguas Danone Argentina.

Salario emocional: las empresas apuestan a beneficios asociados al bienestar para recompensar a empleados

La botella empezó a fabricarse en diciembre y el ritmo de producción dependerá de la demanda por parte de los consumidores y la disponibilidad de materiales, adelanta el ejecutivo. La proyección para este año es producir más de 2 millones de botellas hechas de plástico reciclado.

Ya se encuentra a la venta. Se ofrece al mismo precio que la presentación de 1,5 litros de la marca, con un precio sugerido de $ 114,15. Por el momento, el nuevo formato se consigue únicamente en los locales de Carrefour. 

La intención es que en los próximos días llegue a todas las sucursales de la cadena a nivel nacional. Eventualmente, la idea es ampliar su alcance a todas las bocas de expendio de la Argentina y que se convierta en la botella emblemática de la empresa.

La nueva botella

En otros países donde opera la multinacional francesa ya se realizaron otros proyectos similares. Por ejemplo, se lanzó una botella de este tipo en Uruguay, con la marca Salus, y en varios países de Europa, con la etiqueta Evian.

En la Argentina, las cooperativas de Fundación Avina se encargan de recuperar el PET. Luego, dos firmas proveedoras tienen a cargo la desintegración de este material. Por último, Danone recibe la 'preforma' para fabricar el envase de la botella final en su planta de Mendoza.

El costo del plástico RPET por tonelada tiene una diferencia del 15% respecto del PET tradicional. "El desafío es contar con un packaging sustentable sin que impacte significativamente en la estructura de costos. Para ello, Danone trabaja con su cadena de abastecimiento para que ese impacto sea el menor posible y permita la sostenibilidad del propósito en el largo plazo. Ayudamos a formalizar el trabajo de los recuperadores urbanos e incrementar las tasas de reciclado. Así, la empresa se asegura parte del material RPET que necesita", comenta el ejecutivo.

"Villavicencio tiene como propósito preservar el medioambiente. Por eso, trabajamos desde hace más de 10 años promoviendo iniciativas ambientales y sociales que garanticen este objetivo. La circularidad de nuestros empaques es una de ellas, con el desarrollo de envases sustentables, gracias al recupero de plástico (PET) que realiza la Fundación Avina. Así, el material permanece en la economía y no se convierte en residuos", afirma Páramos.

A mediados de 2020 -con el aporte de fondos de la compañía en la Argentina, el fondo de inversión Danone Ecosystem y la Fundación Interamericana como aliada-, se anunció la tercera etapa del programa de reciclaje, con el objetivo de potenciar su impacto: llegar a 4500 recuperadores urbanos y 40 cooperativas de reciclaje, y recolectar 300 toneladas de PET por mes, lo que contribuirá a que Villavicencio alcance su meta establecida para 2023.

El circuito de reciclaje

Villavicencio es un agua natural de manantial que se distingue por los 23 minerales naturales que posee desde su nacimiento (es decir, no son añadidos durante el proceso). Con más de 100 años de presencia en la Argentina, tiene un nivel de pureza 11 veces mayor que los estándares indicados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), según la empresa.

Para garantizar la calidad desde la fuente hasta la botella, se realizan por año más de 6500 controles de proceso, más de 8500 chequeos del producto terminado y más de 30 pruebas en laboratorios externos.

Tags relacionados
Noticias del día