Real Estate

Astor San Telmo: la ex TGLT y el GCBA reciben el rechazo definitivo de la Justicia porteña

El Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad rechazó las apelaciones que habían presentado el Gobierno porteño y la ex desarrolladora inmobiliaria TGLT para poder completar el proyecto Astor San Telmo con su altura original. GCDI -hombre actual de la constructora- evalúa cómo continuará

El Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de Buenos Aires rechazó la última apelación que presentaron el Gobierno porteño y la constructora GCDI -actual nombre de la desarrolladora inmobiliaria TGLT- y dio un nuevo revés a Astor San Telmo, el proyecto residencial que la empresa lanzó en 2016 en en el barrio homónimo y que fue judicializado por asociaciones vecinales.

GCDI y el Gobierno de la Ciudad habían recurrido a esta corte a fines de 2020, luego de fallos adversos de primera y segunda instancia, que impidieron continuar con el proyecto en sus términos originales -una altura de más 29 metros-, ya que, según definieron los jueces, viola los límites que fija el código de edificación de esa zona.

"El día 29 de junio de 2022, la sociedad fue notificada de la sentencia dictada por el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de Buenos Aires en los autos caratulados "GCBA s/ Queja por Recurso de Inconstitucionalidad Denegado en Asociación Civil Basta de Demoler contra GCBA y Otros, Sobre Amparo-Suspensión de Obras- Expte N° QTS 18353/2018-4", informó GCDI -todavía TGLT, en términos legales- a la Comisión Nacional de Valores (CNV). Agregó que "está evaluando el fallo y estudiando junto a sus abogados qué medidas tomar".

El proyecto se anunció en 2016 en el barrio de San Telmo

 Agregó que el Tribunal Superior resolvió rechazar los recursos de queja que habían presentado la empresa y el Ejecutivo porteño "en un fallo dividido".

El edificio, lanzado en 2016 por el equivalente a u$s 60 millones, estaba previsto en 29,3 metros de altura. Pero el Código de Planeamiento Urbano permite 22 sobre uno de sus frentes (la avenida Caseros) y 13 sobre el otro (la calle Perú).

"Si nos permiten, construiremos todo y habrá más unidades para vender. Si no, terminaremos en lo que está previsto ahora", había anticipado hace una semana Alejandro Belio, gerente general de TGLT, en diálogo con El Cronista.

Ya con el fallo sobre su escritorio, fuentes de la empresa aseguran que la obra avanza pero a paso lento, por las dificultades para tomar algunas decisiones. "Al no saber la altura final que tendrá el edificio, no podemos avanzar con ciertas definiciones: por ejemplo, el sistema de ascensores", ejemplifican.

En su último balance trimestral disponible, al 31 de marzo, la empresa aseguró que "el proyecto Astor San Telmo fue aprobado por la autoridad con competencia técnica en materia urbanística, cumpliendo debidamente con las normas del código de Planeamiento Urbano y, por ende, al apartarse la sentencia recurrida sin argumento técnico suple, la voluntad de la administración invadiendo una esfera de poder ajena a la vez que vulnera el derecho de propiedad de TGLT". 

El edificio apunta a un consumidor ABC1

TGLT había nacido en 2005. Entre proyectos desarrollados o en cartera, suma 12 grandes emprendimientos, que consolidan cerca de 400.000 metros cuadrados (m2) en la Argentina y el Uruguay. A inicios de 2018, compró Caputo, una de las principales constructoras del país.

El proyecto de San Telmo

El emprendimiento de San Telmo forma parte de un plan bajo la marca Astor, que apunta a un consumidor ABC1, que van desde los 10.000 a los 30.000 metros cuadrados (m2), como son los casos de  Palermo y Núñez. Pero ya desde la empresa constructora aseguraron que de no poder avanzar, el desarrollo quedará solo de ocho pisos.

Ubicado en media manzana de Caseros al 500, entre Perú y Bolívar -donde había un histórico depósito del operador postal Ocasa-, una vez terminado, tendría una superficie total de 6334 m2.

En 2018, la Asociación Vecinal Casco Histórico Protege y la Asociación Civil Basta de Demoler presentaron un recurso de amparo, dado que, alegaron, los planos aprobados superaban la altura máxima permitida, tanto en la avenida Caseros como en el frente sobre Bolívar. Cuestionaron la legalidad del permiso de construcción que dio el Gobierno porteño.

Oficinas: con precios bajos renace Catalinas y se convierte en la zona más demandad


Cuáles son las dos ciudades más caras para alquilar y que superaron a CABA

A fines de julio del 2020, la Sala II de la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo y Tributario había confirmado una sentencia de primera instancia, que determinaba que la obra excedía las alturas máximas y le ordenó a la entonces TGLT a reformular los planos en función de las normas vigentes.

TGLT recurrió el fallo de la Cámara el 4 de agosto de ese año. En su apelación, argumentó que esa sentencia "contraria disposiciones de la Constitución Nacional y de la Constitución de la Ciudad". Sin embargo, la Sala II de la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo y Tributario de la Ciudad negó los recursos de inconstitucionalidad que habían presentado la empresa y el Gobierno porteño.

El proyecto se comercializó hasta 2018, año que empezó a tener complicaciones judiciales. Hasta ese entonces se había vendido el 70% del total. Ahora, se calcula que la obra finalizará, recién, en 22 meses.

Tags relacionados

Las más leídas de Negocios

Las más leídas de Apertura

Destacadas de hoy

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios