U$D

MARTES 11/12/2018
Dólar Banco Nación
/
Merval

Más necesario que glamoroso, buscan un inodoro sustentable y que usarlo no requiera papel

Con pantalla táctil, función autolimpiante, mecanismo sin agua o con biodigestor para generar energía, los inodoros del futuro ya están aquí. Nunca un invento tan poco decoroso salvó tantas vidas. Por eso la la ONU instituyó el Día Mundial del Retrete y la Fundación Bill & Melinda Gates ofrece un premio de u$s 5 millones para reinventarlo

El baño sustentable, premiado por la Fundación de Bill Gates

El baño sustentable, premiado por la Fundación de Bill Gates

La tendencia a la digitalización y el ahorro energético llegaron al inodoro. Y aunque parezca broma, este artefacto tan necesario y cotidiano está siendo reinventado para afrontar un serio problema global como es la falta de acceso al saneamiento.

En la cresta de la ola tecnológica está el "retrete inteligente", con pantalla multifunción, que acaba de llegar al país de la mano de dos emprendedores: Martín y Julio Abancéns, quienes lo probaron en Japón y decidieron importarlo bajo la marca I-Bath. Con una inversión de u$s 10 millones en los próximos cinco años, el plan es comenzar a ensamblarlo con componentes locales.

"Su diseño ahorra espacio en el baño, genera ambientes más agradables gracias a su sistema automático de eliminación de olores, consume menos agua y hace innecesario el uso de papel o toallas", explican los emprendedores, que por estos días exhiben la novedad en el shopping Buenos Aires Design.

En cuanto a su funcionamiento, bien lo describe Martín Caparrós en su libro "Palí Palí, Impresiones sobre Corea del Sur". Allí, el periodista y escritor, le dedica desopilantes párrafos: "Yo no estaba preparado para la letrina letrada. Quizá por eso tardé días en aprender a manejar su pantallita y sólo terminé de conseguirlo cuando entendí que no tenía que manejarla realmente: que alcanzaba con sentarme o pararme y dejar que la inteligencia del inodoro hiciera. Aun así, la pantallita tenía funciones que no pude entender (...) para cumplir con dos contenidos básicos: limpiar la taza del retrete, limpiarme el ulterior", cuenta en el primer capítulo. "Me fui enviciando: sentarse era aventura (...) Probé, pensé, experimenté: (...). Nada me impresionó más que la función dry: un soplo de aire fresco tibio perfectamente dirigido a eso que el maestro Quevedo supo denominar, con elocuencia y modestia y filológica cordura, el ojete", confiesa el autor.

Más allá de estas sutilezas, lo cierto es que el mismísimo Bill Gates está comprometido con la modernización del retrete y ofreció, a través de la fundación que preside junto a su esposa (The Bill & Melinda Gates Foundation), un premio de u$s 5 millones a quien logre reinventarlo. El desafío es lograr un artefacto que elimine los excrementos con el menor uso de agua posible, o directamente sin ella, que a la vez genere energía, y sea además, decorativo, funcional y accesible.

Algunos prototipos premiados cuentan con sistema de reutilización del agua de la ducha y un biodigestor que transforma los desechos en energía.

Por su parte, las Naciones Unidas han declarado al 19 de noviembre como el Día Mundial del Inodoro, con el ánimo de reconocer su aporte a la salud y el medioambiente. Nunca un artefacto tan simple y cotidiano ha salvado tantas vidas, y sin embargo, casi un 10% de la población mundial, unos 892 millones de personas no cuentan con ningún retrete y defecan al aire libre. Además, casi un 60% de la humanidad, unos 4.500 millones de habitantes, tienen sistemas de saneamiento deficientes, con lo que están expuestos a consumir agua contaminada.

Es hora de que un invento tan antiguo y necesario (hay evidencia de que su uso comenzó en el 2.000 AC en Creta), tenga su upgrade tecnológico.

Comentarios1
Eduardo Hartinger
Eduardo Hartinger 11/04/2018 08:26:22

Alegría para el enano del western.

Más notas de tu interés