U$D

DÓLAR
/
MERVAL

Los argentinos prefieren sabores autóctonos y pocos se animan a probar platos exóticos

Los argentinos son muy nacionalistas a la hora de comer y prefieren evitar las rarezas culinarias o los platos típicos de otros países. Además, son los más dispuestos a dividir la cuenta en partes iguales, sin importar el consumo de cada uno y los más tolerantes a las esperas para conseguir una mesa en un restaurante

Los argentinos prefieren sabores autóctonos y pocos se animan a probar platos exóticos

Nada le gana al asado. Los argentinos, comparados con consumidores de otros países de América Latina, son los más fanáticos de su comida tradicional y poco arriesgados a la hora de probar nuevos sabores. Según una encuesta realizada por Groupon a más de 4000 personas en Argentina, Chile, México, Brasil y Colombia, los argentinos prefieren evitar las "excentricidades" a la hora de comer.
Un 86% de los argentinos declaró que no se animaría a probar comidas exóticas como canguros, serpientes o insectos. Así, se ubicaron en el segundo lugar en el podio regional, detrás de los brasileños, con el 89% de respuesta negativas. Sin embargo, la proporción varia según el sexo: mientras un 22% de los encuestados varones probó o estaría dispuesto a probar esas comidas, el porcentaje de las mujeres asciende sólo a un 11 por ciento. "Una interesante coincidencia es que los cinco países participantes declararon que dentro de los alimentos exóticos listados, los dos que más estarían dispuestos a probar son el tiburón y las ancas de rana", indicó el estudio realizado por Groupon durante abril de 2015.
Mientras que los cinco países eligen su comida típica nacional como la preferida por sobre las demás, los argentinos son quienes lo hacen en mayor proporción: un (48%), seguidos por los mexicanos (43%), brasileños (42%), colombianos (31%) y chilenos (26%). Con todo, los hombres presentan una predisposición mucho más marcada que las mujeres por la comida local (56% los hombres versus 45% las mujeres).
El 32% de los argentinos consultados especificó al "asado con chimichurri" como su comida preferida. Un 4,5% de las mujeres manifestó que su comida preferida es la vegetariana (pero en el caso de los hombres, el porcentaje es de menos del 1 por ciento).
En lo que sí coinciden todos los países es en elegir a la comida italiana como la segunda opción favorita, sobre todos los demás tipos de comidas étnicas listadas. Además, todos los países encuestados menos Colombia eligieron al sushi como el segundo plato favorito.
Las salidas a comer también marcan diferencias. Un 84% de los argentinos manifestó que prefiere salir a comer afuera por sobre la comodidad del "delivery" (16%). Consultados acerca de la frecuencia de las salidas a comer afuera, la mayor parte de los encuestados (40%) manifestó hacerlo "algunas veces al mes", mientras que el 26% dijo hacerlo una vez por semana. Sólo un 1% de los argentinos sale a comer afuera diariamente y un 8% adicional lo hace varias veces a la semana. La suma entre ambos es muy inferior a la del resto de la región: 38% los colombianos, 37% los mexicanos, 29% los chilenos y 27% los brasileños.
"Otro dato de interés es que los argentinos no parecen ser tan ansiosos como se cree en el imaginario popular: un 32% se mostró dispuesto a esperar por una mesa en su restaurante favorito hasta media hora, en comparación con un 32% los brasileños, un 29% los chilenos, un 27% los colombianos y un 23% los mexicanos", precisó el informe de Groupon.
A la hora de planificar un festejo, los chilenos son los que más invierten: en una salida para dos desembolsan en promedio de u$s 53. Los siguen los mexicanos (u$s 50), los argentinos (u$s 46), los brasileños (u$s 40) y los colombianos (u$s 35).
Cuando llega el momento de pagar la cuenta, los argentinos resultaron ser los más equitativos de la región: el 86% prefiere dividirla entre todos los comensales por partes iguales, sin importar el consumo individual. En el caso de Brasil, el porcentaje es de apenas el 21% de los brasileños, y la mayoría está a favor de que cada comensal cubra su propio consumo.