Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Con tecnología y menos trabas para importar, los parques de atracciones buscan renovarse

El sector de entretenimiento es uno de los más afectados por la caída del consumo. Pero en el sector aseguran que hay buenas perspectivas de desarrollo a medida que se flexibilicen el ingreso de nuevos equipos y se incorporen algunas de las tendencias globales. Los referentes regionales del negocio se reunieron por primera vez en Buenos Aires para analizar el futuro del negocio

Con tecnología y menos trabas para importar, los parques de atracciones buscan renovarse

Desde predios enormes con juegos como montañas rusas hasta paseos temáticos al aire libre y salas en los shoppings. El negocio de los parques de atracciones puede tener formatos muy diferentes pero, en general, comparten los mismos problemas y expectativas. En un marco de caída consumo, todas las actividades relacionadas con el esparcimiento se ven más afectadas por una baja importante en la cantidad de visitantes. Sin embargo, siguen viendo buenas perspectivas para el futuro.

"Estamos muy atados al consumo y pasamos por las mismas fluctuaciones", explicó Luciana Periales, presidenta en la Argentina de IAAPA, la asociación Mundial de Parques de Atracciones que la semana pasada realizó en Buenos Aires su encuentro latinoamericano. Fue la primera vez que la capital argentina se eligió como sede. "En los últimos meses la suspensión de las cuotas sin interés bajó la concurrencia a los centros comerciales y eso nos impactó. Pero vemos que cada uno está sacando sus propias estrategias para recuperar parte del consumo y lo están logrando", agregó la ejecutiva, que está al frente de Neverland, una empresa cordobesa de centros de diversiones con 28 sucursales en el país, de las cuales 10 fueron inauguradas en los últimos tres años. Al demandar una alta inversión en capital, en la Argentina no hay demasiados parques grandes y funcionan mejor los modelos pequeños, tipo indoor.

Más allá de los problemas locales, el foco del sector está puesto en que las grandes tendencias globales lleguen a la Argentina. Entre ellas, la incorporación de juegos interactivos con de realidad virtual y formatos 3D y 4D. "El juego ya no es pasivo. El auge son los cascos dentro de una atracción donde se puede elegir una experiencia. Los juegos interactivos hacen que la gente quiera repetirlos porque cada vez es diferente", detalló Paul Noland, presidente y CEO de IAAPA, y un ex ejecutivo de Walt Disney Parks and Resorts. Noland también destacó otro cambio: el rol cada vez más importante que tienen las redes sociales donde los participantes difunden sus experiencias. También hay una búsqueda de los centros por mejorar su oferta gastronómica y de hotelería para convertirse en verdaderos destinos turísticos, donde familias multigeneracionales (niños, padres, abuelos) puedan pasar todo el día. "La buena noticia para nosotros es que la industria está creciendo. Hay una clase media emergente creciente en todo el mundo y la gente tiene un ingreso disponible para los parques. Se valora más una experiencia con la familia por sobre la compra de algo material, tangible", agregó el presidente de la entidad.

En la Argentina, según los re ferentes del sector, una de las dificultades para el desarrollo del negocio son los altos costos para la importación de equipos, que se fabrican en Europa y en los Estados Unidos. "Los altos aranceles de importación para todos los juegos y los equipos son una barrera. La mayoría de los países compra una montaña rusa y la importa y no hay barrera arancelaria pero en América Latina, en algunos casos, llegan a tener hasta 150% de arancel. Puede pasar de costar u$s 5 millones a u$s 12 millones. La industria del entretenimiento no se va a desarrollar bien en un país con tantos obstáculos", indicó Paul Noland, presidente y CEO de IAAPA, que participó de un encuentro con autoridades del Ministerio de Turismo.

El ejecutivo también señaló que el sector requiere leyes laborales que permitan el trabajo temporario, ya que la mayoría de los centros de atracciones tienen una alta estacionalidad. "La Argentina tiene los mismos desafíos y ventajas que América Latina donde las relaciones con los Gobiernos impactan mucho en el negocio. A pesar de eso, es uno de los países más fuertes de la región. Por la cultura argentina, donde la gente sale a disfrutar en familia, en pareja, esta industria va a seguir creciendo", señaló Noland, que destacó una mejora en la situación local del sector. Entre los anfitriones del encuentro estuvieron Neverland, Bioparque Temaikén, Parque de la Costa, Aquafán, Museo de River y Tierra Santa.