U$D

DÓLAR
/
MERVAL

Adolescentes no sólo se copian de la web, sino que no distinguen datos reales de inventados

Internet es el principal medio de información de los estudiantes, pero no saben identificar la fuente y toman el contenido de la primera web que aparece en los buscadores. Según una encuesta del Enacom, se basan en la popularidad de los sitios y sostienen que una información es relevante si tiene imágenes y cifras. Creen en una noticia sólo porque la envió un amigo

Adolescentes no sólo se copian de la web, sino que no distinguen datos reales de inventados

Los riesgos a los que se exponen chicos y adolescentes en internet van más allá de compartir imágenes y datos personales con desconocidos. Las dificultades para distinguir la información relevante y confiable del mar de datos que les ofrece la web y la falta de espíritu crítico para analizar su procedencia, los vuelven blanco de las noticias falsas.

Según un elevamiento del Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) entre 350 estudiantes secundarios en todo el país, 8 de cada 10 eligen la primera web que encuentran, sin compararla con otros sitios; y 5 de cada 10 fundamentan su elección en la "popularidad del sitio" (y no en su autoridad para el tema).

La encuesta fue difundida ayer en el marco del día mundial de la Libertad de Prensa, y con motivo de una campaña que lanzó el ente regulador para mejorar las competencias de acceso a la información y lograr un uso reflexivo de las tecnologías.

"Los resultados que encontramos son preocupantes, porque los chicos no identifican fuentes, utilizan un solo link, y le otorgan una gran credibilidad a todo aquello que muestran las redes", comentó a El Cronista Roxana Morduchowicz, especialista en Educación y Nuevas Tecnologías y coordinadora del estudio del Enacom. "La falta de pensamiento crítico lleva a decisiones sin reflexión, basadas en información poco confiable", advirtió la experta y agregó que "esto es algo que no sólo ocurre en la Argentina, sino en otros países considerados más avanzados, como Estados Unidos, Reino Unido y Corea del Sur, donde se encontraron respuestas similares".

En Estados Unidos, la mitad de los adolescentes comparten una información cuyo autor ignoran y le otorgan credibilidad porque la recibieron de un amigo. El 50% recuerda quién de sus contactos les envió un contenido, pero sólo dos de cada diez recuerdan quién fue el autor. En tanto, en Reino Unido, más del 50% de los adolescentes cree todo lo que dice la web y argumentan que "si Google incluyó una información, es verdadera".

De acuerdo a un estudio de IEA (International Evaluation Association) en 18 países, sólo el 2% de los alumnos secundarios sabe diferenciar en internet las informaciones relevantes y confiables, de aquellas que no lo son. Corea del Sur, que obtuvo el porcentaje más alto de adolescentes con esta capacidad crítica, llega a un escaso 5%.

El informe de Enacom, que cita datos comparativos internacionales, además de trazar el diagnóstico ofrece recomendaciones para el buen uso de la información de la web. "En el siglo XXI, el desafío no es tener información, sino contar con las competencias necesarias para buscarla, seleccionarla, analizarla y utilizarla", sostuvo Heber Martínez, director de Enacom a cargo del proyecto Chicos y Pantallas. "Es importante enseñar a los chicos a elegir las palabras y ser precisos en la búsqueda, preguntarse cuál es el origen de los datos, y no quedarse con una única página o punto de vista", destacó.

El proyecto lanzó a comienzos de año un "mapa de riesgos" que viven los chicos argentinos en la web, entre los que se destacan el exceso de horas conectados, el tener computadoras, tablets y celulares en su habitación, dormir con el celular prendido, contar con un perfil en las redes antes de los 13 años, compartir información personal en ellas y "copiar y pegar" de la web para las tareas escolares, sin reflexionar ni validar los contenidos. El próximo paso será lanzar una guía para un uso creativo de internet en Educación.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar