Salud

Haz tu propio desayuno bajo en azúcares: estrategias para prevenir picos de glucosa

Comenzar el día con una buena alimentación es la clave para aportar la energía que el cuerpo necesita para mantenerse activo y saludable.

Una buena alimentación es la clave para obtener los nutrientes que el cuerpo necesita para estar saludable. Si bien todas las comidas a lo largo del día son importantes, una de las principales es el desayuno, ya que es la primera fuente de energía durante las primeras horas al despertar.

El desayuno desintoxicante para empezar el día con el vientre plano

La composición del desayuno es crucial para cumplir con los grupos nutricionales en cuanto a proteínas, carbohidratos y glucosa que el organismo necesita para arrancar bien activo por las mañanas. Una de las claves es no excederse en azúcares, ya que esta luego se convertirá en grasa.

Por qué desayunar bajo en azúcares

Mantener los niveles de glucosa en sangre es crical para el funcionamiento normal del cuerpo. Niveles anormales, como la hiperglucemia (niveles altos) o la hipoglucemia (niveles bajos), pueden tener efectos negativos en la salud y deben ser tratados adecuadamente para prevenir la diabetes.

Cómo preparar un desayuno bajo en azúcar. Fuente: archivo

Padecer picos de glucosa provoca que el exceso de azúcar se convierta en grasa, en vez de energía de consumo inmediato, por lo que es preferible evitar desayunos donde predominen ingredientes dulces.

Las 4 claves para hacer un desayuno bajo en azúcares

Para preparar un desayuno bajo en azúcar y evitar picos de glucosa por las mañanas, se pueden tener en cuenta estos cuatro consejos:

1. Hidratos de carbono de bajo-medio índice glucémico

Los hidratos de carbono de bajo-medio índice glucémico se pueden encontrar en frutas de estación. Lo ideal es consumirlas enteras y evitar su preparado en jugos o batidos.

También se puede optar por reemplazar el pan blanco por sus variedades de centeno, integral o trigo sarraceno. Otra opción es priorizar los lácteos fermentados como el yogurt en vez de la leche.

2. Grasas y proteínas saludables

Incluir en el desayuno alimentos con grasas y proteínas hace que la absorción de estos sea más lenta, por lo que controlará la rápida subida de glucosa.

Se puede probar con una porción de huevos, quesos frescos, conservas de pescado como el atún en lata y proteínas vegetales como el tofu. Mientras que las grasas son aportadas por frutos secos al natural, semillas, aceite de oliva virgen extra o aguacate.

3. Cuidar el orden de ingesta y tiempo de espera

El orden de consumo de los alimentos juega también un papel importante en el control de la glucosa. Si lo que se ingirió primero contiene niveles límites de glucosa, es recomendable seguir con hidratos de carbono, como fruta o pan.

Si se comienza con niveles altos de glucosa, lo mejor es seguir por las proteínas y grasas, es decir huevos, queso, frutos secos, queso fresco.

4. Productos enteros mejor que desnatados

Lácteos como la leche o yogurt mientras más contenido de grasa tenga, más lenta será la absorción. Por ello, es recomendable elegir lácteos enteros o semidesnatados. Además de que habitualmente son menos procesados, presentan menos aditivos y contienen más energía.

Temas relacionados
Más noticias de Salud