Quién es Liz Truss, la nueva primera ministra de Reino Unido: así piensa la nueva Dama de Hierro inglesa

Liz Truss fue elegida hoy como la nueva líder del Partido Conservador y nueva primera ministra de Reino Unido, en reemplazo de Boris Johnson.

El reemplazo de Boris Johnson ya está definido: la ministra de Exteriores británica Liz Truss fue elegida este lunes como la nueva líder del Partido Conservador y nueva primera ministra del Reino Unido.

Truss derrotó con el 57% de los votos del Partido Conservador a su rival Rishi Sunak, que obtuvo el 43%. De manera oficial se convertirá en primera ministra  mañana, cuando visite a la reina Isabel II en el castillo de Balmoral, en Escocia, para recibir una invitación para formar su Gobierno.

Liz Truss es una liberal acérrima que propugna un retorno a la pureza ideológica de libre mercado y una minúscula intervención estatal en la economía, y que fue apodada por algunos fanáticos como la "nueva dama de hierro", al ser comparada con Margaret Thatcher.

Plebiscito en Chile: fuerte rechazo a la nueva Constitución, así reconoció Gabriel Boric su derrota

Quién es Liz Truss, la nueva primera ministra del Reino Unido

Nacida como Mary Elizabeth Truss un 26 de julio de 1975 en Oxford, Inglaterra, hija de John Kenneth y Priscilla Mary Truss, desde temprana edad fue conocida por su segundo nombre.

Fue presidenta de los Demócratas Liberales de la Universidad de Oxford y miembro del comité ejecutivo nacional de su ala juvenil y estudiantil, donde apoyó la legalización del cannabis y la abolición de la familia real.

Con sus padres, profesores ideológicamente de izquierda, asistió a innumerables marchas contra la guerra, la proliferación nuclear y contra Thatcher, pero su paso por la Universidad de Oxford marcó un brusco cambio, en el que desarrolló una veneración por la apertura de mercados, la reducción del Estado en la vida pública y la libertad económica como emblema de sus decisiones.

Liz Truss, la nueva primera ministro de Reino Unido

En 1996, con apenas 21 años, se unió al Partido Conservador durante uno de los más difíciles períodos de la formación, que se enfrentaba al arrollador avance del Nuevo Laborismo encarnado por el entonces altamente popular Tony Blair.

Permanentemente comparada con Thatcher por su radicalización ideológica, Truss no solo no elude la analogía, convencida de que le granjea simpatías y adherentes, sino que además saca a relucir los dichos de antiguos colaboradores, según los cuales, cuando ella se empeña en algo, "lo único que la diferencia de un rottweiler es que el perro acaba soltando a su presa".

Qué piensa Truss sobre temas clave

Hoy, como parte de su campaña política, la Canciller ha fijado sus objetivos en "proteger al Reino Unido", para lo que está dispuesta a renovar el sistema de disuasión nuclear británico "Trident", que considera "el máximo garante" de la "soberanía" británica, y a reforzar el apoyo a los servicios de inteligencia del país.

También se comprometió a reducir los impuestos desde el primer día, romper las regulaciones de la UE y alentar el crecimiento del sector privado con un impuesto de sociedades bajo.

"Nuestras facturas de energía van a ser desorbitantes. Para muchos de nosotros, el costo de calentar nuestros hogares es ya aterrador. Y, sin embargo, nunca he estado más seguro de que saldremos adelante y de que Reino Unido emergerá más fuerte y más próspero", dijo en un artículo publicado en el diario Daily Mail.

Los escándalos en su carrera política

Los escándalos no han sido ajenos a su carrera política, entre ellos una relación extramatrimonial de 18 meses mantenida con un diputado tory, también casado, que dinamitó la relación del legislador, pero no la de Truss, y que desató la furia de los conservadores electores de su circunscripción de South West Norfolk.

Para su suerte, la historia ya casi no se recuerda, pero un discurso suyo en el congreso anual conservador de 2014 en el que condenó de forma bastante dramática que el Reino Unido importase dos tercios del queso que consume y su frase "esto es una vergüenza", que circuló profusamente en redes, la convirtió en carne de cañón para la proliferación de memes que aún son utilizados como argumento para cuestionar su idoneidad y capacitación, el gran talón de Aquiles que le imputan sus críticos.

En este punto, su reconocida habilidad con las redes sociales, donde pone en evidencia su humor mordaz y una astuta originalidad para lanzar dardos a sus oponentes, también le trajo críticas entre sus propios compañeros de bancada, que rebautizaron las siglas en inglés de su cartera, DIT (Department for International Trade), como "Departamento de Instagram de Truss".

"In Liz We Truss", el slogan que creó en redes sociales


Su inicial apoyo a la continuidad en la Unión Europea en el referendo de 2016, que reemplazó después por una feroz militancia a favor del Brexit, apenas le pasó factura, quizá porque fue menos ideológico que estratégico: sólo se trataba -aseguran tanto correligionarios como oponentes-, de estar del lado ganador.

Pero esa capacidad para reinventarse le permitió también concebir eficientes campañas a su favor, como el eslogan In Liz We Truss, que mezcla su nombre y el lema de Estados Unidos In God We Trust (En Dios Confiamos).

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.