Sudáfrica: el peor estallido civil en décadas ya arrojó un saldo de 117 muertos y 2200 detenidos

Fue motivado por el encarcelamiento del expresidente, Jacob Zuma, al que acusaron de desacato judicial. Sus seguidores salieron a exigir su liberación. Se sumó la desesperación acumulada por la desigualdad social a 27 años del apartheid y hubo saqueos.

El gobierno de Sudáfrica reportó hoy que la cifra de muertos en el marco de las protestas que hace días sacuden el país por el encarcelamiento del expresidente Jacob Zuma subió a 117 y más de 2200 personas fueron detenidas.

A sus 79 años, Zuma fue sentenciado en junio por desafiar una orden del tribunal constitucional de declarar en una investigación sobre la corrupción de alto nivel durante sus nueve años en el cargo -hasta 2018-. Fue condenado a 15 meses de prisión, e impugnó la sentencia. Se espera que se anuncie un juicio en una fecha posterior.

Jacob Zuma en su casa la semana pasada, antes de ser detenido - Xinhua

Además, el expresidente enfrenta un juicio en otro caso -se declaró inocente en mayo- por cargos que incluyen corrupción, fraude, extorsión y lavado de dinero.

En todo caso, miles de sus seguidores tomaron las calles para pedir su liberación. Y las manifestaciones pacíficas se vieron atravesadas por saqueos de cientos de tiendas y negocios, el bloqueo de avenidas, la quema de propiedades y vehículos.

Bloomberg

La ministra de Defensa y Veteranos Militares, Nosiviwe Mapisa-Nqakula, dijo que pidió 25.000 soldados -inicialmente pidieron 4000, luego 10.000- para reforzar la seguridad en las zonas donde hubo disturbios. Y aseguró que el gobierno  está tratando de garantizar la visibilidad militar de patrullas de vehículos y helicópteros.

Bloomberg

Por lo pronto, las protestas también dieron cauce a la desesperación por la desigualdad que persiste en Sudáfrica incluso 27 años tras la caída del apartheid. Naciones Unidas pidió a los manifestantes que "no recurran a la violencia" y mostró su "preocupación" por los disturbios.

La pobreza se agravó con las restricciones sociales y económicas impuestas durante la pandemia para frenar la propagación del Covid-19.

Seguidores de Zuma que se acercaron a apoyarlo cuando se anunciaba su encarcelamiento - Xinhua

"Ninguna cantidad de infelicidad o circunstancias personales de nuestra gente le da derecho a nadie a saquear, destrozar y hacer lo que quiera y violar la ley", dijo el ministro de Policía, Bheki Cele, alineándose así con el discurso del actual presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa.

SALUD EN CRISIS

El Departamento de Salud Nacional explicó que las protestas afectaron "la distribución de vacunas y el acceso a los servicios de salud esenciales, incluyendo la recolección de medicamentos para padecimientos crónicos por parte de pacientes con tuberculosis, VIH, diabetes y otras enfermedades en algunos distritos y zonas tanto de KwaZulu-Natal como de Gauteng".  

El vocero del Departamento de Salud, Popo Maja, lamentó que algunas farmacias y centros médicos fueron saqueados y que sus existencias fueron robadas durante las protestas. Y advirtió de comprar esos "medicamentos robados que son extremadamente peligrosos pues podrían no haber sido almacenados correctamente, podrían estar contaminados, o podrían causar efectos secundarios peligrosos".


Tags relacionados

Compartí tus comentarios