Inédito

Así es Lucifer, el anticiclón que incendia el sur de Italia y llegó desde África con 50° de calor

Una ola de calor histórica golpea a Italia y Grecia, donde el anticiclón Lucifer causa temperaturas de hasta 50 grados en el sur de Europa. Hay incendios forestales y en pueblos turísticos

Italia está asolada por una ola de calor histórica en Europa que provocó incendios forestales combatidos con aviones hidrantes y temperaturas récord de cerca de 50 grados. El fenómeno también alcanza a Grecia y Turquía.

Un anticiclón, bautizado Lucifer y procedente de África, atraviesa actualmente la península de Italia, donde los bomberos combaten medio millar de focos de incendio en medio de temperaturas extremas que los científicos vinculan con las consecuencias del cambio climático sobre el que la ONU advirtió fuertemente esta semana.

"Hubo 528 intervenciones en las últimas 12 horas, incluidas 230 en Sicilia", señalaron las autoridades este viernes. Justamente, allí hubo 48,8 grados, una marca térmica récord en el continente.

Feroces incendios en Grecia ponen en peligro islas, ciudades y ruinas arqueológicas

En Calabria, las llamas amenazan el geoparque de Aspromonte, reconocido por la Unesco, un conjunto de montañas, cordilleras y mesetas de casi 2.000 metros de altura que se alternan con profundos valles que se elevan sobre un fragmento peninsular de la cordillera de los Apeninos, ofreciendo un panorama espectacular del Estrecho de Messina, Etna y las Islas Eolias.

  Desde fines de julio, Italia, Albania, Marruecos, Grecia, Macedonia del Norte y Líbano sufren incendios forestales  

Durante varios días, las llamas alimentadas por el viento y el calor asediaron también a La Madonia, una zona montañosa cercana a Palermo, la capital siciliana, y destruyeron cultivos, viviendas y edificios industriales.

En los próximos días se espera que el anticiclón se mueva hacia el norte, donde se espera que las temperaturas alcancen los 40 grados en Toscana (centro) y en Lazio (región de Roma).

Incendios en Europa: impresionantes imágenes de cómo el fuego devora amplias áreas de Italia y Turquía

Con Italia, Grecia y Turquía afectadas por las llamas más intensas de las que se tiene registro y una ola de calor que produce un alto riesgo de nuevos incendios y de contaminación por humo en todo el sur del continente, ya hay miles de personas evacuadas.

En Grecia ardieron más de 100.000 hectáreas en dos semanas, la mayor catástrofe ígnea desde 2007, que el primer ministro Kyriakos Mitsotakis definió como "una pérdida ecológica inmensa. Hemos logrado proteger a miles de personas, aunque hemos perdido bosques y bienes materiales".

Europa lanza la revolución verde y asigna u$s 85.000 millones para mitigar el impacto en los más afectados

Y señaló: "La crisis climática está aquí y nos está diciendo que todo debe cambiar", dijo el líder conservador cuando las llamas se acercaron a las puertas de la capital griega, una metrópolis de 4 millones de habitantes cuyo cielo estuvo cubierto de humo gris durante días.

Los expertos vinculan esta situación al calentamiento global, tal como refleja un informe preliminar del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC) de la ONU, que señala al Mediterráneo como un "punto crítico del cambio climático".

La ONU advirtió sobre nuevas graves consecuencias del cambio climático: qué es lo más peligroso

El Servicio de Vigilancia Atmosférica Copernicus (CAMS, por sus siglas en inglés) de la UE señaló que las condiciones de calor y sequedad aumentan el alerta, aunque las altas temperaturas por sí solas no desencadenan los incendios forestales ya que necesitan una fuente de ignición. 

En Turquía, un indicador clave de la intensidad de los incendios (la capacidad radiativa del fuego, que mide la energía producida por la quema de árboles) alcanzó los valores diarios más altos desde 2003

Cambio climático: Biden busca restablecer el liderazgo de EE.UU. y anuncia el retorno del país al Acuerdo de París

Las humaredas preocupan porque producen altos niveles de contaminación:  si las partículas persisten varios días en el aire, pueden generar desde enfermedades cardiovasculares hasta cáncer de pulmón. "Es especialmente importante vigilar de cerca estos incendios de gran intensidad, ya que el humo que emiten puede repercutir en la calidad del aire a nivel local, y el viento puede propagarlo", advirtió el científico principal de Copernicus, Mark Parrington. 


Tags relacionados

Compartí tus comentarios