¿Más oferta?

Estados Unidos estudia una medida clave para el petróleo venezolano: qué efecto tendrá en el mercado

En respuesta al acuerdo electoral alcanzado entre el gobierno y la oposición de ese país, el gobierno de Joe Biden tiene previsto otorgar un alivio casi inmediato a las sanciones impuestas al sector de petróleo y gas. ¿Mueve el amperímetro de la producción mundial?

El gobierno de Joe Biden tiene previsto otorgar un alivio casi inmediato a las sanciones impuestas al sector de petróleo y gas de Venezuela en respuesta al acuerdo electoral alcanzado entre el gobierno y la oposición de ese país, informó un alto funcionario del Departamento de Estado de Estados Unidos a Reuters hoy.

Este funcionario, que solicitó permanecer en el anonimato al hablar con Reuters, además explicó que Washington planea llevar a cabo una amplia flexibilización de las sanciones relacionadas con el ámbito energético. Sin embargo, también está preparado para revertir estas medidas si el gobierno de Nicolás Maduro no levanta las inhabilitaciones impuestas a los candidatos de la oposición y libera a los presos políticos.

Las acciones de EE. UU. se producen tras el anuncio de un acuerdo logrado en Barbados entre el gobierno y la oposición, el cual versa sobre garantías electorales para una votación supervisada por observadores internacionales a realizarse en la segunda mitad del próximo año. Sin embargo, es importante destacar que dicho acuerdo no elimina las restricciones que pesan sobre los candidatos de la oposición para ejercer cargos públicos, ni aborda la liberación de los presos políticos, lo cual no satisface plenamente las expectativas de Estados Unidos.

Expertos citados por Reuters sostienen que el alivio no se traduciría en un aumento sustancial de la producción, sino que redirigiría los barriles que actualmente son enviados a su principal mercado de exportación, China, según expertos.

En lo que va del año, Venezuela produjo un promedio de 780.000 barriles por día de petróleo, superando la cifra de 716.000 bpd de 2022. A pesar de este incremento, todavía se encuentra lejos de su objetivo oficial de 1,7 millones de bpd para 2023.

La administración estadounidense ha estado buscando alternativas para aumentar el flujo de petróleo hacia los mercados globales, con el fin de aliviar los altos precios ocasionados por las sanciones a Rusia y las reducciones en la producción decididas por la OPEP+.

No obstante, los expertos consideran que las posibilidades de que las exportaciones venezolanas compensen los recortes de producción son limitadas. Más de una década de mala gestión e inversión insuficiente, sumado a las sanciones de Washington desde 2019, han reducido la capacidad de Petróleos de Venezuela (PDVSA) de recuperar rápidamente su posición en mercados que ofrecen pagos en efectivo y precios justos.

Hasta el momento, la licencia petrolera más importante concedida por Washington en el marco de su estrategia de flexibilización de sanciones se otorgó a Chevron Corp en noviembre. Desde entonces, la compañía prácticamente duplicó su producción conjunta con PDVSA y reanudó las exportaciones a su antiguo principal mercado, Estados Unidos. Sin embargo, con alrededor del 20% de la producción total del país, las empresas mixtas de Chevron no pueden asumir solas la responsabilidad de toda la industria, especialmente mientras PDVSA lucha por atraer inversión, importar equipos de perforación, reparar refinerías, avanzar en proyectos cruciales y asegurar alianzas estratégicas.

Según Francisco Monaldi, del Instituto Baker de la Universidad Rice, la producción petrolera de Venezuela podría aumentar en un rango de 170.000 a 200.000 bpd en los próximos dos años si Chevron, Eni y Repsol siguen los planes de expansión aprobados por Estados Unidos, y si Maurel & Prom obtiene una licencia similar para exportar petróleo y cobrar deudas. Además, Venezuela podría comenzar a exportar gas si las negociaciones autorizadas por Washington con Trinidad avanzan según lo previsto.

Con estas autorizaciones potencialmente abriendo la puerta a más exportaciones hacia Estados Unidos, Europa y el Caribe, se espera que parte del petróleo venezolano, que actualmente se dirige a China, sea desviado hacia países occidentales, según analistas. 

Las exportaciones de petróleo de Venezuela a China, tanto directas como a través de puntos de transferencia, han disminuido en lo que va del año, pasando de 477.000 bpd en 2022 a 437.000 bpd.

Sin embargo, aunque existen perspectivas de que Venezuela y China lleguen a un acuerdo para reanudar los pagos de deuda y expandir proyectos petroleros conjuntos, es importante destacar que las posibilidades de alcanzar una producción total que supere los 1,1 millones de bpd en los próximos años se ven limitadas debido al alcance restringido del alivio de sanciones y la ausencia de nuevas inversiones en el país caribeño.

Temas relacionados
Más noticias de Venezuela
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.