EST N EN JUEGO LAS REFORMAS IMPULSADAS POR MICHELLE BACHELET

Piñera y Guiller enfrentan un reñido ballottage presidencial en Chile

Tal como sucede desde el retorno de la democracia en 1989, los chilenos eligen entre la centroizquierda y la centroderecha, en un marco de continuidad políticas sin fisuras

El oficialista de centroizquierda Alejandro Guillier y el ex presidente conservador Sebastián Piñera se enfrentarán el próximo domingo por la presidencia de Chile en un ballotage que las encuestas dicen que será reñido.

Aunque la historia de la democracia chilena post dictatorial muestra una continuidad de política notable -y esta vez no parece haber excepción- la actual elección tiene algunos condimentos que la hacen especial.

La coalición que gobernó Chile desde 1989 -con la sola excepción del gobierno de Piñera entre 2010 y 2014- llegó fragmentada como nunca a la primera ronda electoral.

En la elección de primer turno Piñera logró el 36,6% y el senador de centroizquierda el 22,7%. Por lo que el actual candidato de la alianza Nueva Mayoría deberá captar los votos que se dispersaron entre sus ex aliados de Democracia Cristiana, la nueva fuerza de izquierda Frente Amplio -que obtuvo más del 20% de los votos- y la agrupación que lidera Marco Enriquez Ominami. Queda claro que sólo aunando todas las voluntades progresistas podría triunfar la continuidad del gobierno de Michelle Bachelet.

El ex presidente, en cambio, está mucho más cerca de lograr su segundo mandato. Aunque, en la previa, puede contar sólo con los votos de un ex aliado de la derecha más dura. Antonio Kast, un pinochetista convencido, puede aportar alrededor de un 8% de los sufragios, algo que está lejos de ser suficiente.

Sin embargo, también es cierto que nadie tiene comprado los votos. Además, como en Chile no es obligatoria la elección, muchos ciudadanos puede optar por no ir a las urnas. En el primer turno votaron alrededor del 46% de los chilenos. Un número muy bajo para una presidencial.

Lo que está en juego, entre otras cosas, es la continuidad y profundización de las reformas de centroizquierda iniciadas por la actual presidenta.

La educación universitaria gratuita y el fin del sistema de jubilación privada tal cual se la conoce hoy son dos puntos que tensionan el debate político.

Piñera, un multimillonario de 68 años, promete cambios en esas reformas y se presenta con la promesa de facilitar la inversión y retomar una senda de alto crecimiento que supo tener el país hace unos años.

Sus opositores lo critican por su incontinencia verbal y su impulsividad, pero sus asesores destacan su pragmatismo y capacidad de dar vuelta la página rápidamente.

El presidente argentino, Mauricio Macri, fue uno de los mandatarios que le envió su firme apoyo para el domingo.

Guillier, un famoso periodista, promete crear 600.000 puestos de trabajo y una inversión de u$s 10.000 millones para infraestructura y vivienda.

Además es el promotor de la discusión de una nueva Constitución que reconozca el carácter plurinacional del Estado.

Tags relacionados
Noticias del día