Modi asumió segundo mandato en India con un gran desafío económico

El segundo país más poblado del mundo encara el riesgo de una desaceleración por falta de inversiones del sector privado y un aumento del desempleo.

El primer ministro indio, Narendra Modi, juró hoy su segundo mandato con un gabinete renovado, tras la victoria de los conservadores en las elecciones generales del segundo país más poblado tras China.

Modi, del partido nacionalista hindú Bharatiya Janata (BJP), enfrentará ahora el riesgo de una desaceleración en el crecimiento de la sexta mayor economía mundial, por falta de grandes inversiones del sector privado y al aumento del desempleo. 

El titular de Finanzas, Arun Jaitley, que fue una figura clave del primer mandato de Modi, pidió ser excluido del nuevo gabinete, argumentando motivos de salud.

"Todos los indicadores macroeconómicos han tenido una tendencia a la baja. La relación entre PBI e inversiones, ahorros, impuestos y exportaciones ha disminuido. Entonces, a menos que éstos comiencen a crecer, ¿cómo podrá haber inversión?", planteó a EFE el economista Mohan Guruswamy.

El aumento de estos indicadores dependerá de medidas para incrementar los ingresos y crear más empleos, señaló Guruswamy, que ocupó altos cargos gubernamentales como asesor económico.

Según las agencias calificadoras de riesgo, hubo una disminución en la tasa de crecimiento del PBI, de 8,2% en abril-junio de 2018 a 6,2% en el mismo período de este año. Esto le representa un gran desafío al gobierno, porque indica que las personas no han podido gastar tanto como antes.

Una prioridad para el Ejecutivo debería ser un aumento en la inversión en infraestructura, en especial porque el sector de la construcción tiene el potencial de absorber a gran cantidad de jóvenes desempleados, evaluó Guruswamy.

"El desempleo está en su nivel más alto (en los últimos 45 años). Existe alrededor de 400 millones de trabajadores en la India sin cualificación y hay que encontrar empleo para ellos, eso es un ejército de personas no cualificadas", explicó.

Otro de los desafíos para el nuevo Gobierno consistirá en atraer la inversión privada, que también viene siendo tímida, a pesar de que la India está en la posición 77 y ascendió 23 puestos en el informe sobre la facilidad de hacer negocios del Banco Mundial en 2018.

Tags relacionados