La firma de la Fase Uno sólo detiene "la hemorragia" de la guerra comercial

Ante la inminente rúbrica del acuerdo entre EE.UU. y China, fuentes de ambas partes aclaran que no alcanza para concluir el enfrentamiento. La Fase Uno "detiene la hemorragia" pero no el conflicto. En China dicen la Fase Uno es "sólo la primera ronda de un juego".

El acuerdo comercial de Fase Uno que firmarán esta semana China y Estados Unidos  "detiene la hemorragia" pero no concluye la guerra comercial entre ambos países, dijo hoy el vicepresidente ejecutivo de la Cámara de Comercio de Estados Unidos (USCC, por sus siglas en inglés), Myron Brilliant, en Beijing.

Con el acuerdo que se prevé sea rubricado este miércoles en Washington, hay "un claro motivo de alivio para ambas partes", ya que la Fase Uno es un pacto mayor de lo pensado inicialmente y "será importante para generar confianza y certidumbre, dando continuidad al éxito de las negociaciones", dijo Brilliant.

Pero aunque "detiene la hemorragia","al mismo tiempo es importante que ambas partes demuestren su compromiso para seguir adelante con las negociaciones de la Fase Dos". El presidente de EE.UU., Donald Trump , dijo la semana pasada que si bien quiere que sigan avanzando las negociaciones, sería mejor posponer la firma de la Fase Dos para después de las elecciones presidenciales en su país en noviembre próximo.

Brilliant dijo que "todavía quedan importantes desafíos" por delante, dado que los asuntos centrales de la disputa entre ambos países siguen en gran parte irresueltos.

La guerra comercial no terminó

En tanto, la cuenta de medios sociales Taoran Notes, afiliada al diario oficial Economic Daily que es utilizado por Beijing para gestionar las expectativas de las conversaciones comerciales, emitió hoy un mensaje de cautela, por primera vez en dos meses, indicó el South China Morning Post (SCMP).

La "guerra comercial no ha terminado todavía" y es "sólo la primera ronda de un juego", citó el SCMP al explicar que la rúbrica prevista para el miércoles es sólo "el primer paso para resolver un problema", y que la clave es elaborar el modo de resolver las disputas que China y EE.UU. tienen en otras áreas.

"Debemos tener en cuenta que la guerra comercial no ha terminado todavía -los EE.UU. no han revocado todos sus aranceles sobre China y China sigue aplicando sus medidas de represalia. Todavía hay muchas incertidumbres en el camino".

El acuerdo, alcanzado inicialmente el 13 de diciembre, fue valorado por inversores y directivos empresariales como una forma de desescalar la disputa comercial de 18 meses de duración que ha sacudido los mercados mundiales e incrementó los temores sobre una recesión mundial.

Pero Estados Unidos mantiene en vigor los aranceles sobre importaciones chinas por valor de u$s 370.000 millones, y se espera que las negociaciones para un acuerdo de Fase Dos probablemente toquen temas más difíciles, incluyendo los subsidios chinos a las empresas estatales y las políticas industriales consideradas como poco equitativas.

Tags relacionados