Elecciones en Estados Unidos: Trump admite que perder nunca es fácil

En el cuartel general de la campaña republicana en Virginia, el presidente estadounidense dejó abierta la posibilidad de que el resultado electoral no sea el que él quiere.

Al visitar hoy su sede general de campaña en Arlington, Virginia, el republicano Donald Trump reiteró su demanda de que haya un resultado electoral en la noche de este súper martes pero dejó abierta la posibilidad de que no fuera el resultado que él quería.

"Deberíamos tener derecho a saber quién ganó el 3 de noviembre", dijo el presidente de Estados Unidos frente a sus correligionarios, algunos de los cuales llevaban barbijos y otros no, así como ante periodistas, indicó el Financial Times.

Trump también dijo que planeaba dirigirse al pueblo estadounidense más tarde esta noche, pero indicó que no había terminado sus comentarios, incluso sugiriendo que se preparaba para la posibilidad de una posible derrota ante Joe Biden.

"No estoy pensando en el discurso de concesión o de aceptación todavía", dijo el candidato presidencial republicano. "Ganar es fácil, perder nunca es fácil. No para mí, no lo es".

Aun así, el candidato buscó proyectar la confianza de que su campaña funcionaría bien. "Creo que vamos a tener una gran noche" y dijo que su equipo vio a multitudes de sus partidarios votando, y anticipaba que le iba mejor de lo esperado entre los afroamericanos e hispanos.

Sobre la base de los datos proporcionados por las autoridades electorales de los estados, el Election Project evaluó hoy que el total de los votos por correo y los votos anticipados (más de 100 millones) equivale a casi el 73% del total de la votación de 2016 y significa que hubo muchos menos votos en juego cuando los estadounidenses acudieron a las urnas en este súper martes.

Tanto las campañas del republicano como del demócrata evaluaron que esa gran participación ayudaría a sus respectivos candidatos.  En el cuartel general, Trump dijo a sus asistentes que los primeros datos en Texas y Arizona "parecían realmente muy fuertes".

Mientras que la directora de la campaña de Biden, Jennifer O'Malley Dillon, resaltó que los datos -que mostraban que fueron más demócratas que republicanos los que votaron por anticipado- "realmente subrayan cuántos caminos creemos que tenemos hacia la victoria y cuántos tiene Trump".

En el caso de que la contienda sea reñida, es improbable que se anuncie el ganador esta noche ya que no se espera que los cruciales estados industriales de Pensilvania, Michigan y Wisconsin completen el recuento de votos a tiempo.

 

Los demócratas esperan que las victorias en Florida y posiblemente en Texas, que se ha convertido en un nuevo campo de batalla, le den a Biden una victoria temprana y decisiva.

Pero el resultado final podría retrasarse por días, o incluso semanas, si la carrera está reñida y los demócratas luchan contra los esperados esfuerzos legales de Trump y los republicanos para evitar que algunos votos por correo sean contados.

 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios