Blockchain

Todos quieren subirse, pero pocos saben cómo: la clave para que las empresas aprovechen mejor la fuente de todas las criptos

Trazabilidad de punta a punta de los procesos productivos, contratos inteligentes, seguridad y transparencia en cada transacción... Por qué esta tecnología está llamada a generar disrupciones dentro de las empresas.

De un tiempo a esta parte, el término blockchain se hizo perfectamente familiar entre los ejecutivos de empresas de todo tamaño e industria, pero por las razones equivocadas: en líneas generales, aparece en conversaciones sobre la volatilidad en los precios de las criptomonedas o justo antes de que alguien que invirtió todo su capital en esas monedas virtuales que quedaron al borde de la extinción golpee una mesa. Y si bien es cierto que la cadena de bloques es la base arquitectónica para el mundo cripto, también es real que puede aportar enorme valor para las organizaciones.

"Si algo demostró blockchain es que es una tecnología disruptiva que llegó para quedarse y que tiene potencial para transformar industrias enteras", puntualiza Sergio Mastrogiovanni, VP de Datos y Estrategia Digital de la consultora especializada Nubiral.

Sin embargo, no da la sensación de que todos estén corriendo en masa a incorporarla en sus panoramas de IT. "Las empresas ven su potencial a grandes rasgos, pero no saben cómo enfrentarla", define Lucas Mazalán, consultor especializado en esta tecnología. "En simultáneo, aparecen las organizaciones que quieren ser parte y no saben cómo, por lo que terminan gastando millones en sumar presencia en el metaverso, algo que solo les aporta un poco de marketing", agrega. Comentario al margen: el metaverso, al igual que las criptomonedas, basa buena parte de su funcionamiento en blockchain.

"Se empiezan a ver pruebas de concepto para entender cómo funciona, con tokens para cada empleado, pruebas de participación en eventos internos verificables por esta tecnología o actividades de gamificación entregando insignias que avalan los conocimientos o logros", destaca Ramiro Galván, gerente de Arquitectura de Soluciones de la desarrolladora de soluciones Accion Point. "La principal barrera es separar el concepto de blockchain del de criptomoneda: suele pensarse que el único uso de esta tecnología es el económico y por eso no se aborda".

Otra de las aplicaciones está relacionada con los pagos y las transferencias de dinero.

Entre los múltiples desafíos que propone, blockchain exige un aprendizaje. No solo de nueva terminología como DAO (siglas en inglés por organización autónoma descentralizada, es decir, organizaciones dirigidas por reglas donde todos los participantes pueden tomar decisiones), bases de datos distribuidas o finanzas descentralizadas (DeFi), sino de cambios rotundos en la manera de hacer las cosas.

Hora de aprender

"Existe un gran obstáculo en el aprendizaje de la tecnología y los paradigmas que se quiebran, así como en las regulaciones que deberían habilitarlas o, al menos, no impedirlas", dice Gustavo Brey, CGO y cofundador de la consultora Ingenia y profesor en ITBA. "Al poner la descentralización como modelo de negocio, cambia el paradigma: se deja de confiar en un intermediario para hacerlo en un contrato inteligente o varios que unen las partes".

"Es fundamental adaptarse a un nuevo lenguaje y conceptos totalmente distintos a los que venimos acostumbrados como sociedad", indica Mariano Maisterrena, CEO de HeirloomDAO, una plataforma para crear y adquirir suscripciones de productos y servicios digitales en la forma de NFT. El especialista indica que estamos familiarizados con pedir ayuda al organismo con el que surge un problema, como cuando olvidamos nuestra clave bancaria y pedimos el reseteo. "Esto, en el mundo blockchain no existe porque estamos solos en nuestra total responsabilidad de hacer las cosas bien", agrega, aunque se muestra luego optimista: "Ya se dieron los primeros pasos y la popularidad de juegos online como el Axie Infinity o el uso de los NFT nos entrenan a pensar en estos nuevos términos", dice.

"Las empresas no deben estar preparadas para adoptar blockchain, sino las personas: a esta tecnología se le confían decisiones que solían centrarse en posiciones de poder, por lo que el desafío radica en delegar ese poder y en confiar en este nuevo paradigma", coincide Santiago Echazú, cofundador de paisanos.io, empresa dedicada a entregar soluciones digitales a compañías y emprendedores. "El principal obstáculo es que empiezan por la idea y no por el problema: están más preocupados por qué van a hacer que por el por qué", agrega. Esto provoca gastos innecesarios, frustraciones y productos que nunca llegan a lanzarse al mercado, entre otros errores.

Existen algunos otros obstáculos más de tipo técnico, como la falta de experiencia en el tema o la ausencia de talento. "Las decisiones de inversión son difíciles de tomar cuando todavía no hay una adopción masiva del mercado de la tecnología, que solo puede ocurrir cuando hay aplicaciones listas para usar", destaca Mastrogiovanni.

Dinero que viene y que va

Aún así, emergen numerosos casos de uso. El primero, tal vez el más obvio, es el uso de criptomonedas a nivel corporativo (cosa a lo que muchas organizaciones se muestran reacias precisamente por los niveles de volatilidad). En ese sentido, Federico Goldberg, CEO del exchange argentino Tienda Crypto, destaca los pagos de sueldos y la capacidad de comprar y vender productos en criptomoneda. "El fenómeno de adopción se produce desde los individuos hacia las organizaciones: se evalúa como una alternativa válida cuando algún gerente o accionista maneja cripto de manera personal", sostiene.

"El principal obstáculo es que empiezan por la idea y no por el problema: están preocupados por el qué y no por el por qué"

Otra de las aplicaciones obvias que propone esta tecnología está relacionada con los pagos y las transferencias de dinero: la actividad es confidencial, a prueba de manipulaciones y habilita una rápida compensación y liquidación de divisas, auditoría consolidada y mejoras operativas.

"Las empresas que procesan transacciones de forma centralizada tienen la posibilidad de usar blockchain para descentralizarse, ganar en la confiabilidad del sistema, ahorrar costos y mejorar la velocidad", define Nicolás Zamudio, cofundador y CFO de Remitee. "La cadena de bloques hace que sea mucho más eficiente el procesamiento y se puedan hacer más transacciones por segundo, incluso hasta triplicar la cantidad", asegura. Remitee es una compañía para envíos internacionales de dinero que hizo una alianza hace dos años con el proveedor global de soluciones cripto para empresas Ripple para utilizar blockchain en las operaciones.

"La utilización principal está en descentralizar cuestiones burocráticas: las empresas naturalmente son verticales y blockchain estructura una columna vertebral para garantizar la seguridad de la información y las transacciones", dice Echazú.

"La tecnología presenta ventajas en el manejo de la información, principalmente en nuevas formas de almacenamiento de datos, segmento en el que resulta una solución más segura y eficiente que los sistemas tradicionales", indica Maisterrena. Esto se produce, según el experto, por la descentralización en el guardado de la información y a la inmutabilidad, lo que "brinda muchísimas ventajas a todo tipo de industrias que requieren un estricto control dentro de su cadena de suministros". Maisterrena cita el caso de una farmacéutica que fabrica analgésicos: "Puede dejar registro de cada etapa de la producción con la certeza de que cualquier modificación que sufran los datos será visible de inmediato por quien supervise el sistema".

Control de punta a punta

Una de las palabras clave que se asocian a blockchain, y que la convierte en una aliada especial para cualquier proceso en la gestión de cadena de suministro, es "trazabilidad". "Luego de 50 años con los mismos procesos, hoy existe la posibilidad de un seguimiento en tiempo real de bienes: desde el abastecimiento de materias primas hasta la entrega del producto, blockchain puede aumentar la transparencia y la confianza en cada etapa de la cadena de valor industrial", relata Mastrogiovanni.

"Las empresas pueden usar blockchain para descentralizarse, ahorrar costos y mejorar la velocidad"

Problemas históricos como las aduanas, las regulaciones, las falencias de los transportistas y las burocracias, todo se puede ver simplificado y colocado en un marco de confianza dentro del universo de las cadenas de bloques.

La trazabilidad juega un rol clave en segmentos como el de salud o hasta la producción de piedras preciosas. Es conocido el caso de la fabricante de diamantes De Beers que creó un sistema blockchain para registrar todos los pasos desde la mina hasta el consumidor, para garantizar no solo la calidad y la veracidad del producto, sino también que en ningún momento del ciclo de vida se utilizó mano esclava.

Fabián Agüero, ingeniero de software en redbee, que está certificándose como experto según la Blockchain Council, enumera también a las soluciones de autopartes -redes que involucran proveedores y terminales automotrices- y alimentos -que verifican desde qué comen y qué cuidados reciben los animales hasta el faenamiento-. "El otro grupo de casos se da alrededor de activos intangibles o financieros, como préstamos, hipotecas, bonos, créditos fiscales o historias médicas", indica. "En la adopción de la blockchain en las organizaciones existe un trabajo previo que es definir el consorcio: qué pares van a participar como nodos, su criterio de aceptación de pares y de transacciones, los activos que se van a transferir en la red y las reglas claras de aceptación y sus validaciones", detalla.

Otro caso de uso "natural" de blockchain en empresas es cualquier actividad ligada con auditorías o cumplimientos normativos, debido a su cualidad de transparencia absoluta, la garantía de integridad de los registros y el hecho adicional de que al no haber humanos, se reducen los errores.

"Los contratos inteligentes son el santo grial de los procesos: pueden destruir o fortalecer una cultura y, por supuesto, llevarla a nuevas alturas si se plantean data driven", relata Mazalán.

Empresas blockchainers

En el área de seguros, permiten a clientes y aseguradoras gestionar siniestros de forma transparente. "Todos los contratos pueden registrarse en la blockchain y validarse por la red, lo que eliminaría los reclamos inválidos, ya que se rechazarían, por ejemplo, múltiples reclamos en el mismo accidente", indica Mastrogiovanni.

Incluso aparecen casos concretos de empresas que basan buena parte de su negocio -o la totalidad- en blockchain. "Detectamos que la industria de viajes no había evolucionado realmente en los últimos 20 o 30 años y que sus operadores continúan trabajando con sistemas legacy sin posibilidad de evolucionar sus productos", analiza Facundo Díaz, cofundador de TravelX, un protocolo blockchain que le permite a las líneas aéreas (y en un futuro a todo tipo de operadores turísticos como hoteles o cruceros) tokenizar su inventario, es decir transformar un ticket en un NFT, y distribuirlo y comercializarlo sobre el blockchain de manera directa con los compradores que lo podrán adquirir y gestionar desde una wallet cripto como lo hacen con una moneda virtual. 

"Esto elimina la fricción en la distribución, reduce costos para las aerolíneas y permite a los compradores disponer libremente de ese ticket (NFTicket) como cualquier activo: puede transferirlo, revenderlo, subastarlo y hasta usarlo para tomar un préstamo o pagar por él en cuotas", dice el ejecutivo. La empresa cerró su primera ronda de inversión en noviembre pasado por más de US$ 10 millones y recientemente subastó el primer NFTicket en asociación con AirEuropa por más de US$ 1 millón.

De la mano de Ingenia, Go Elevate, por su parte, busca ser la primera universidad descentralizada de Latinoamérica. Desde 2020 emite los certificados de sus cursos en blockchain a través de un contrato inteligente.

El sector público encuentra en blockchain una oportunidad para mantener registros únicos de los ciudadanos que incluyan todas las interacciones con las dependencias estatales: datos de la persona, cambios en el estado civil, reclamos de beneficios sociales o transferencias de propiedades. "En Argentina, los ciudadanos tienen que ir físicamente a las oficinas de su gobierno para hacer cambios la mayor parte de las veces, lo que consume mucho tiempo, es innecesario y frustrante", dice Mastrogiovanni. En este sentido, la ciudad de Mar del Plata lleva la delantera a nivel nacional, con su propuesta Identidad MDQ, lanzada recientemente.

La llegada de blockchain a las empresas propone tantos beneficios que se esbozará una sonrisa incluso en el rostro del ejecutivo que escuche su nombre y se sienta tentado de golpear la mesa mientras recuerda que había guardado sus ahorros en una criptomoneda extremadamente volátil. 

Esta nota se publicó originalmente en el número 342 de revista Apertura.

Tags relacionados

Más noticias de Infotechnology

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios