Blockchain y mercados financieros: ¿las computadoras desplazarán a los brokers?

La plataforma de criptomonedas FTX quiere que los mercados de futuros de EEUU utilicen su tecnología, que permite operar de forma ininterrumpida y una gestión automatizada del riesgo

Sam Bankman-Fried parecía una figura atípica sobre el escenario en la última mañana de la gran conferencia de la industria de derivados de este año en Boca Ratón, Florida. Con una camiseta gris, pantalones cortos de color caqui y zapatillas de deporte, y su melena rizada suelta, el consejero delegado de 30 años de FTX parecía más un estudiante que acaba de salir de la cama para desayunar en la cafetería de su universidad que el jefe de una plataforma de criptomonedas internacional valorada en 32.000 millones de dólares (29.300 millones de euros).

A la incongruencia del evento de la Asociación de la Industria de Futuros se sumaba el hecho de que Bankman-Fried mantenía una conversación cara a cara con Alex Rodríguez, la estrella de béisbol estadounidense retirada, locutor y ejecutivo de negocios conocido como A-Rod. El que fuera prometido de Jennifer López, de 46 años de edad y más alto que su interlocutor, parecía toda una celebridad de alfombra roja con su traje oscuro, camisa blanca y corbata.

Pero era A-Rod quien estaba fuera de su liga.

Bankman-Fried ya había acaparado la atención en el evento de marzo con una propuesta innovadora a los reguladores estadounidenses para automatizar la gestión del riesgo en los mercados financieros, utilizando prácticas desarrolladas para los activos digitales. FTX tiene previsto empezar con un mercado pequeño de contratos de futuros apalancados para criptodivisas. Pero plantea la posibilidad de un nuevo mundo feliz en el que los brókers tradicionales serían sustituidos por computadoras, y las máquinas operarían 24 horas al día, siete días a la semana.

Sam Bankman-Fried, cofundador y CEO de FTX, la plataforma de activos digitales

Mientras comparaba notas con Rodríguez, Bankman-Fried se aferró a una visión futurista y se explayó sobre la "experiencia realmente hermosa" de utilizar algunos de los nuevos protocolos que se están construyendo en los blockchains, la tecnología de libro de contabilidad distribuido que sustenta las criptodivisas. Cuando terminó, el ex bateador de los Yankees de Nueva York era un gran entusiasta. "Este tipo es demasiado inteligente", dijo.

La calurosa acogida dada al joven de pantalones cortos por parte de la gente trajeada en el evento de Florida supuso una sorpresa. Bankman-Fried y su industria son controvertidos. De nacionalidad estadounidense, es un teórico multimillonario gracias a su participación mayoritaria, cuyo nivel exacto se desconoce, en una plataforma internacional de criptomonedas constituida en Antigua y Barbuda y que opera con una licencia expedida por las Bahamas. Su consejo de administración, compuesto por tres personas, cuenta con un consejero externo, un abogado del país de origen de su firma.

El negocio de las criptomonedas afronta vientos en contra en múltiples frentes. Gary Gensler, el presidente de la Comisión del Mercado de Valores de Estados Unidos, ha dicho que hay "mucho bombo y platillo" sobre el funcionamiento de los activos digitales y una falta de protección para los inversores en los mercados del "salvaje oeste" en los que operan. Autoridades se han preguntado cómo es posible que monedas con nombres de perritos o los tokens no fungibles que representan a simios aburridos valgan tanto. Las esperanzas de que el bitcoin funcione como una especie de oro digital se han visto socavadas por sus movimientos de precios difíciles de explicar en las crisis.

Sin embargo, Bankman-Fried provocó el revuelo en Boca al centrarse menos en lo que se negocia en plataformas como FTX y más en cómo se negocia, lo que implica que el oro podría estar en la propio entramado financiero más que en lo que fluye a través de él. En el proceso, adoptó un enfoque muy diferente para tratar con el gobierno que sus hermanos más combativos en la comunidad cripto. Invitó a la supervisión y buscó un diálogo con los reguladores, que ha recibido.

Rostin Behnam, el presidente de la Comisión de Comercio de Futuros de Materias Primas (CFTC) de EEUU, que regula los mercados de derivados, abordó la propuesta de FTX en un discurso en el mismo evento. Aunque prometió ser "cuidadoso, paciente y deliberativo con esta solicitud", Behnam también expresó su admiración pública por las ideas de Bankman-Fried.

"La solicitud representa una propuesta innovadora que merece una cuidadosa consideración", señaló Behnam, añadiendo: "Nunca ha sido, ni debería ser nuestro trabajo elegir a los ganadores o perdedores del sector. Sólo el mercado y el cliente pueden hacerlo".

Operar día y noche

La propia CFTC preparó el escenario para la actuación estelar de Bankman-Fried sólo cinco días antes de la conferencia. El 10 de marzo, emitió una solicitud para hacer declaraciones públicas sobre una propuesta de la división estadounidense de derivados de FTX para permitir que una pequeña plataforma de futuros estadounidense que compró el año pasado ofrezca contratos de futuros apalancados.

Los productos que ofrece actualmente a los inversores minoristas están "totalmente garantizados", lo que significa que FTX no asume ningún riesgo crediticio. Con los futuros apalancados hay una gran diferencia. Estos contratos permiten a los inversores tomar grandes posiciones aportando una fracción del valor de la operación, lo que se conoce como margen. El apalancamiento significa que los inversores pueden obtener más beneficios por su dinero si las cosas van bien. Las funciones de margen garantizan que una apuesta fallida y un impago no se propaguen en cascada por el sistema financiero.

Lo más novedoso de la propuesta de FTX es la forma en que aborda el margen. En los mercados actuales, los brókers conocidos como comerciantes de comisiones de futuros, o FCM, recaudan el margen y se aseguran de que los clientes tengan suficiente para respaldar sus posiciones. Si no lo tienen, los FCM piden más dinero, normalmente de un día para otro, o adelantan fondos a clientes especiales para que no abandonen el mercado.

Los FCM también contribuyen a los fondos de garantía de las cámaras de compensación, terceras partes que se interponen entre compradores y vendedores de futuros, para "mutualizar" las pérdidas en el caso de que se produzca un impago grave. Según la CFTC, los FCM poseen 456.000 millones de dólares en fondos de clientes, y los dos más grandes son divisiones de JPMorgan Chase y Goldman Sachs.

FTX pretende eludir a los brókers y utilizar un enfoque que ha evolucionado en el trading de criptomonedas 24 horas al día, 7 días a la semana. En este mundo, los activos digitales se mueven en redes informáticas que no tienen horarios de apertura ni de cierre, ni ninguno de los guardianes tradicionales que exigían las tecnologías más antiguas.

Según el plan de FTX, los clientes depositarían garantías en las cuentas de FTX, en efectivo o en criptomonedas, y serían los responsables de mantener una cantidad suficiente para cubrir los requisitos de margen en todo momento. Los niveles de margen se calcularían cada 30 segundos. Si el margen baja demasiado, FTX empezaría a liquidar la posición en segundos, vendiéndola en incrementos del 10% o, en el peor de los casos, ofreciéndosela a "proveedores de liquidez de apoyo que acuerdan de antemano aceptar una cantidad determinada". FTX también ha prometido destinar 250 millones de dólares a un fondo de garantía.

Los responsables de FTX sostienen que la práctica actual de solicitar garantías crea un mundo de créditos no asegurado en el que los FCM básicamente esperan que el cliente pague en algún momento. Su sistema automatizado sería más seguro, sostienen. Las liquidaciones serían más frecuentes, pero menos ruinosas. Como prueba, señalan a la capacidad de su plataforma internacional con tres años de vida para sobrevivir a la feroz volatilidad de los precios de los activos digitales.

"Desde el punto de vista del riesgo, y esto se pierde a veces en las discusiones, creo que nuestra propuesta es, en algunos sentidos, mucho más conservadora... que la norma", aseguró Bankman-Fried en una entrevista con Financial Times.

Don Wilson, consejero delegado de DRW, uno de los mayores operadores de derivados del mundo, afirma que su grupo lleva "un tiempo operando de esta manera en el espacio de las criptomonedas" y ha llegado a gustarle la acción 24/7. Al poder moverse a todas horas, las criptomonedas son una garantía muy práctica para los actores apalancados que buscan actuar rápidamente en los mercados.

"Una de las cosas que permite la tecnología del blockchain es un intercambio de garantías más eficiente y en tiempo real. Una vez que tienes la capacidad de mover el colateral de una manera casi instantánea, entonces puedes replantearte la forma en que cubres tus garantías", señala.

"Tenemos que gestionar las garantías en tiempo real y nunca nos han cerrado una posición [liquidada]", explica. "La gente que no dispone del colateral ve cerradas sus posiciones y eso es algo bueno. Eso reduce el riesgo sistémico y una vez que se logra la capacidad de cerrar posiciones de forma muy eficiente... ¿realmente hace falta un intermediario?"

Deshacerse de los guardianes

Los argumentos a favor de la intermediación humana en los mercados de futuros recibieron un impacto en tiempo real durante la reunión de ejecutivos del sector en Boca Ratón. Al otro lado del Atlántico, la Bolsa de Metales de Londres suspendió la negociación del níquel durante una semana -y canceló un día de operaciones- después de que una gran apuesta bajista del magnate chino de los metales Xiang Guangda fracasara y le hiciera enfrentarse a llamadas de márgenes. La actividad no se reanudó hasta que Xiang llegó a un acuerdo con bancos como JPMorgan y Standard Chartered para mantener su posición.

La debacle dejó al descubierto un agujero en las defensas de los reguladores mundiales en respuesta a la crisis financiera de 2008 y el papel que desempeñó en ella el comercio opaco de derivados. Las autoridades presionaron para que se aumentara la compensación central de las operaciones y se endurecieran los requisitos de márgenes como garantía del sistema. Pero los reguladores nunca fueron capaces de crear un mecanismo de gestión de riesgos en tiempo real que les permitiera detectar a un agente del mercado que estuviera acumulando una posición apalancada demasiado grande, con los riesgos que ello conlleva.

Mientras la LME se tambaleaba, FTX hizo una oportuna propuesta de venta que podía llenar el vacío. Según FTX, los reguladores podrían entrar en su sitio web y ver "hasta el último centavo el nivel de riesgo del sistema". Algunos de esos datos podrían incluso compartirse con el público.

Las turbulencias en los mercados de materias primas que siguieron a la invasión rusa de Ucrania también dieron a FTX la oportunidad de argumentar a favor de la negociación las 24 horas del día. En opinión de la empresa, por muy difícil que sea para el equilibrio entre la vida laboral y la personal de los participantes en el sector, la opción permitiría a los inversores y al sistema financiero ajustarse lo más rápidamente posible al estallido de una guerra u otras catástrofes.

No todo el mundo es tan entusiasta. Craig Pirrong, profesor de finanzas de la Universidad de Houston, asegura que teme que la estrategia mecánica del FTX pueda resultar "desestabilizadora", al exagerar los movimientos del mercado en cualquier dirección y crear posiblemente oportunidades para que los malos actores manipulen los precios con la esperanza de provocar liquidaciones. En su opinión, sería conveniente que la CFTC añadiera un "amortiguador" al sistema FTX para frenar la acción cuando sea necesario.

La CFTC ha señalado que se va a tomar su tiempo para decidir qué hacer. En una señal del intenso debate que se avecina, el regulador ha ampliado en 30 días, hasta el 11 de mayo, el periodo inicial de comentarios sobre la propuesta de FTX. Los participantes en el mercado ya se preguntan sobre la fiabilidad del plan FTX o si concentraría el riesgo en muy pocas manos. Dado que los agricultores y ganaderos utilizan los futuros para cubrirse de los riesgos, los intereses agrícolas podrían intervenir, lo que complicaría las cosas desde el punto de vista político.

La lucha por la regulación

Pase lo que pase, la propuesta del FTX y el debate que ha suscitado marcan una nueva fase en la regulación de las criptomonedas.

Cuando Joe Biden emitió una orden ejecutiva sobre las criptomonedas este año, señaló tanto su determinación de regular la industria como los retrasos que se producirán. La declaración del presidente no aportaba muchos detalles. Pasarán meses antes de que surjan propuestas detalladas de su administración. Aunque un grupo bipartidista de legisladores ya ha abierto un debate sobre cómo tratar las criptomonedas, se tardará tiempo hasta que Capitolio adopte medidas concretas al respecto.

Como resultado, ningún regulador estadounidense supervisa el mercado al contado de activos digitales. Mientras que la CFTC se interesa por los criptoderivados, existe un intenso debate sobre el tratamiento de muchas criptodivisas como valores según la legislación estadounidense, por lo que pasarían a estar controladas por la SEC. La mayoría de las bolsas de criptomonedas en EEUU operan con licencias de transmisión de dinero.

Por su parte, FTX ya ha sugerido al Congreso que la CFTC se convierta en el regulador de todos los activos digitales en los mercados al contado y de derivados estadounidenses. Con su propuesta a la CFTC, FTX está instando a su regulador preferido a que tome acciones que podrían establecer reglas fundamentales para los traders.

FTX se creó hace sólo tres años, con una plataforma internacional y posteriormente otra para usuarios estadounidenses. Según su valoración de 32.000 millones de dólares en una ronda de financiación de enero que incluyó al japonés SoftBank y al Plan de Pensiones de los Profesores de Ontario de Canadá, las operaciones internacionales más grandes valen ahora más que Deutsche Bank o Credit Suisse.

En Boca Ratón, los Miami Heat de la NBA juegan en el FTX Arena. Larry David protagoniza los anuncios de la empresa. El CEO de FTX incluso ha pensado en crecer lo suficiente como para comprar Goldman Sachs.

Bankman-Fried ha dejado claras sus ambiciones a las autoridades que estudian su propuesta. En una carta enviada a los reguladores en febrero por uno de sus abogados- uno de los varios ex empleados de la CFTC que trabajan en FTX, se advirtió a la Administración de que el CEO no había hecho más que empezar. "FTX tiene intención de liderar los mercados de futuros de Estados Unidos del siglo XXI", escribió Brian Mulherin, consejero general de FTX US Derivatives.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios