CONTENIDO ESPECIAL EXTERNO

Detrás del boom del momento: ¿qué son los NFT y cómo pueden servirte?

Sin lugar a dudas el mundo de las criptomonedas ha cambiado la forma en la que vemos el mundo en términos generales: no solo la economía y las finanzas se han visto alteradas por esta creación, sino que también podemos hablar de modificaciones en el arte, la cultura, la educación y mucho más. En ese sentido, los NFT, o tokens no fungibles, tienen mucho para ofrecernos. Comencemos.

¿Qué es un NFT?

A la hora de hablar de NFT, debemos hacer referencia a que es uno de los tipos de criptomonedas con más futuro de la actualidad. Se trata de un activo digital creado a partir de la idea de contratos inteligentes como el que podemos encontrar en la plataforma de Ethereum. Su valor es que son únicos y pueden ser interesantes para todos aquellos que buscan coleccionarlos o incluso comercializarlos.

En ese sentido, muchos los equiparan a tarjetas coleccionables digitales, mientras que otros señalan que son obras de arte. Por supuesto, para otros se trata de una burbuja o de un mercado pequeño que solo reúne a los más entusiastas al respecto. ¿Cuál es la verdad de los NFT? ¿Conviene invertir allí antes que invertir en las principales criptomonedas?

A continuación, repasaremos algunas de las dudas más comunes y buscaremos una respuesta a uno de los grandes booms financieros y culturales del 2022.

¿Qué significa no fungible?

El término fungible significa que todas las unidades de un activo son iguales, como sucede con las monedas tradicionales como el euro, o las criptomonedas como Bitcoin. Ahora bien, los tokens no fungibles hacen referencia a unidades que son únicas y no se pueden replicar, aumentando su valor justamente por ese carácter excepcional.

Esta tecnología se encuentra presente en muchos elementos, pero principalmente podemos encontrarla en el sector del arte digital, así como en los mercados de coleccionistas. De hecho, hay muchos sitios que explican cómo crear tu propio NFT para probar suerte en este mercado emergente.

Foto de Roberto Nickson en Pexels

¿Cuál es su funcionamiento?

Tal y como sucede con el mundo de las criptomonedas en general, encontraremos que la respuesta a esta pregunta dependerá de la plataforma utilizada. Ahora bien, por lo general se suelen crear y comercializar en Ethereum, la segunda criptomoneda más popular de todas, por lo que nos centraremos en ella.

Un NFT se crea en la blockchain de Ethereum, la cual no se puede alterar ni modificar. Eso significa que no se puede deshacer ni crear una unidad igual o similar. Lo positivo es que cualquiera puede hacerlo, tal y como señalamos anteriormente, así como se puede vender o comprar sin necesidad de autorización. En ese sentido, los NFT se encuentran siempre visibles para las personas.

De esta manera, la idea de tarjeta coleccionable gana más valor todavía, pero con el agregado de que solo una persona -es decir, su billetera virtual- puede poseerla. Por lo general, suelen representarse como una obra de arte. Ahora bien, no debe confundirse que esa obra es la que le otorga su valor, ya que en el mundo online entendemos que eso es fácilmente replicable. Lo único y excepcional es su cadena de bloques.

Foto de RF._.studio en Pexels

¿Cómo se produce su intercambio?

Los NFT se compran y venden con el mismo mecanismo que cualquier criptomoneda que utilice la plataforma de Ethereum. Ahora bien, en vez de comprar la cantidad de tokens que hacen a una criptomoneda, solo adquieres uno: ese único e irreproducible token no fungible.

La forma más sencilla es utilizar una extensión navegador que permita interactuar con varias interfaces de Ethereum. Este tipo de extensiones también permiten operar como billetera digital o intercambio de apps descentralizadas, también conocidas como dApps. Allí, debes comprar un valor de Ethereum, teniendo siempre en cuenta que debes ser muy cuidadoso con tu seguridad y datos privados.

¿De dónde surge su valor?

Antes de comprar cualquier cosa, uno debe saber cuánto vale realmente. Un NFT suele comprarse con el objetivo de venderlo más adelante, al igual que sucede en muchos mercados financieros más tradicionales. Ahora bien, ese NFT que compras también debe ser valioso para ti de alguna manera: puede ser una cuestión de gustos, fanatismo, emociones, nostalgia, lo que quieras.

Así, puedes tener el NFT de tu equipo de fútbol favorito, de ese músico que te emociona, del pintor que admirar. Recuerda siempre que el valor no solo reside en esa representación artística, sino en la cadena de bloques que hace que sea difícil reproducir o imitar esa imagen en su totalidad. Además, la cadena de bloques informa de forma transparente quién es su creador, por lo que se recupera la idea de creación y autenticidad.

Ahora bien, cabe aclarar que algunos NFT pueden tener un valor intrínseco por otros motivos. Tal es el caso de los NFT asociados a juegos en línea, en los que se obtienen beneficios para la partida, o prestigio en relación a los demás jugadores. En muchos juegos populares, el valor de los NFT puede ser inmenso, convirtiéndose en codiciados activos financieros que exceden incluso a la comunidad.

De esta manera, su volatilidad también puede ser grande. No debe perderse de vista que este mercado es nuevo, por lo que puede haber muchos fraudes y desconocimiento. Además, se le suele agregar la esperanza de convertirse en millonario en cuestión de segundos al comprar un NFT y venderlo por grandes sumar. Pero lo cierto es que eso rara vez sucede, así como también se pueden dar manipulaciones de precios y expectativas.

¿Qué NFT suelen costar más?

Tal y como detallamos anteriormente, los asociados a videojuegos pueden ser los más importantes de la actualidad, seguido de aquellos producidos especialmente por artistas: músicos, pintores, actores e incluso escritores pueden comercializar sus NFT por decenas de miles de dólares, cambiando la lógica del arte y su comercio en la era digital. Cuando se pensaba que internet era una cuna de gratuidad, un nuevo sector emergió desde el mundo de las criptomonedas.

En conclusión: ¿conviene invertir en NFT?

En definitiva, el mercado NFT sigue estando en formación. No es lo mismo tener un espíritu inversor que uno coleccionista, por lo que la perspectiva cambia radicalmente. Además, ten en cuenta que también los activos físicos necesitan de tiempo para ganar valor: una obra de arte siempre se cotiza con el tiempo, al igual que ciertos objetos coleccionables.

La atención por los NFT surge del gran momento que viven las criptomonedas, en donde Bitcoin cuesta decenas de miles de dólares y Ethereum promete cambiar la lógica del dinero y de muchos mercados. Esa noción permite que el valor de estos activos sea mayor al que podíamos imaginar en un principio.

A modo de conclusión final, ingresar al mercado de los NFT requiere de paciencia, pensamiento a largo plazo y una estrategia sólida que permita aprovechar las oportunidades que se presenten en el mercado. Las promesas de dinero fácil y rápido están cada vez más presentes en la web, pero no hay que dejarse arrastrar por ellas, ya que nunca son verdaderas. Lo mismo sucede con todo lo relacionado a tomar medidas para aumentar la seguridad en línea.

Este novedoso sector sigue en crecimiento y si quieres ingresar a él, ten en cuenta la cantidad de tiempo que puede llegar a demandarte. Si bien los beneficios pueden ser altos, la inversión de recursos también puede serlo.

Tags relacionados