Crisis de la industria

Netflix y Disney en problemas: volvió el fantasma del 2008

Miles de actores, guionistas y escritores de HollyWood se rebelan contra la compañía de Mickey Mouse y sus intentos por avanzar en la implementación de la IA.

La inteligencia artificial (IA) no sólo protagoniza las conversaciones en Silicon Valley y Wall Street, sino que ahora desata un terremoto en HollyWood, con las crecientes protestas de escritores, guionistas y actores que demandan protección frente al avance de las nuevas tecnologías en la industria cinematográfica y televisiva. 

Las acciones comenzaron a principios de mayo, cuando la reunión del sindicato de Guionistas de América (Writers Guild of America | WGA) con la AMPTP (Alliance of Motion Picture and Television Producers)  -la representación de los principales estudios y plataformas de streaming-, se cerró sin acuerdo.

Sin embargo, las discusiones llegaron a un punto cúlmine en el último tiempo cuando The Walt Disney Company, la meca del cine internacional, reveló sus intenciones de aprovechar las posibilidades de la inteligencia artificial para reducir costos y ahorrar dinero.

En tanto, la reconocida compañía de medios de comunicación y entretenimiento lanzó una variedad de ofertas de trabajo con el objetivo de armar un equipo para estudiar soluciones alrededor de los nuevos desarrollos tecnológicos. 

Las vacantes alcanzan prácticamente todos los sectores de la empresa; desde los estudios cinematográficos hasta los parques temáticos, pasando por el grupo de ingeniería y los equipos de publicidad. 

Si bien la inteligencia artificial resultó atractiva como método para crear más experiencias memorables en los parques, como sucedió con el lanzamiento del robot de Groot en 2021 para interactuar con los visitantes, parecería que el gran atractivo de esta tecnología para Disney tiene que ver con el ahorro financiero. 

Robot de Groot en los parques de Disney. 

En este sentido, una persona cercana a Disney -que habló con Reuters bajo condición de anonimato- describió a la IA como "una herramienta para ayudar a controlar los crecientes costos de producción de cine y televisión, que pueden llegar a los u$s 300 millones para un gran estreno".

Pero en vistas de las huelgas recientes, no todos están conformes con las intenciones de la casa del ratón. En tanto, miles de actores, escritores y guionistas de Estados Unidos demandan resguardo contra el uso indebido de su imagen a la hora de crear productos, así como compensaciones en caso de usarse su trabajo para entrenar inteligencias artificiales.

Además de las conversaciones alrededor de las nuevas tecnologías, los afiliados del gremio reclaman una mejora en el salario mínimo de los actores y un mejor pago de royalities; esto último se refiere a las regalías que se le pagan al poseedor por el derecho de uso o explotación de un producto o servicio.

Grupo de manifestantes frente a los estudios de Los Ángeles. Fuente: Shutterstock.

Como primera respuesta a las manifestaciones, el director ejecutivo de Disney, Bob Iger, afirmó que los artistas no estaban siendo razonables: "Hay un nivel de expectativa que tienen con todo esto, que simplemente, no es realista. Y se están sumando al conjunto de desafíos que ya enfrenta este negocio", comentó la máxima autoridad a principios de julio. 

Pero después de una oleada de críticas, además de la reciente incorporación de los responsables de efectos digitales y especiales de Marvel Studios a la huelga, el CEO reculó y señaló que los actores son lo más importante, junto al resto de equipos creativos.

En un nuevo comunicado, Iger aseguró: "Tengo un profundo respeto y aprecio por todos aquellos que son vitales para el extraordinario motor creativo que impulsa esta empresa y nuestra industria. Y tengo la ferviente esperanza de que encontremos rápidamente soluciones a los problemas que nos han mantenido separados estos últimos meses. Y estoy personalmente comprometido a trabajar para lograr este resultado". 

Las declaraciones del principal responsable de Disney también llegan en medio de las paralizaciones de algunas producciones. Parece ser que el gigante del cine y las atracciones teme repetir la historia y volver a vivir las grandes pérdidas económicas del 2008, cuando los guionistas de Hollywood protestaron durante más de 14 semanas. 

Temas relacionados
Más noticias de Disney

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.