Investigación científica

Descubrimiento científico: una investigación reveló cómo afecta la contaminación ambiental y sonora en la salud mental de los jóvenes

La exposición a la contaminación ambiental y sonora puede aumentar el riesgo de padecer diferentes trastornos.

En esta noticia

La contaminación ambiental y sonora afecta significativamente la salud mental de los jóvenes, según revela una investigación reciente.

Este estudio ha encontrado que la exposición a estas formas de contaminación durante el embarazo y los primeros años de vida está directamente vinculada a un mayor riesgo de trastornos mentales.

La influencia temprana de la contaminación ambiental y sonora en la salud mental


Según una investigación publicada en JAMA Network Open, la exposición a la contaminación ambiental y acústica puede afectar significativamente la salud mental de los jóvenes.

Este estudio, basado en datos de más de 9000 personas en Inglaterra, reveló que la exposición a estas formas de contaminación durante el embarazo y los primeros años de vida está relacionada con un mayor riesgo de desarrollar trastornos psicóticos, depresión y ansiedad en la juventud.

 La contaminación acústica en las ciudades puede ser un factor de riesgo para la salud mental de los jóvenes. (Foto: Freepik)

Asimismo, se observó que una mayor exposición al ruido durante la infancia y la adolescencia eleva las probabilidades de padecer trastornos de ansiedad durante los años de la juventud.

Cómo hay que comer el arroz blanco para bajar de peso, según la recomendación de una nutricionista

La vitamina que mejora la memoria y que no te debe faltar en época de exámenes: en qué alimentos la podés encontrar

La opinión de los expertos: impacto de la contaminación en la salud mental de los jóvenes


Jon Andoni Duñabeitia, director del Centro de Investigación Nebrija en Cognición, ha brindado su opinión sobre el estudio, destacando que presenta una muestra muy cuidada de la que se han obtenido datos a lo largo del tiempo, desde el embarazo de las madres hasta la edad adulta.

Según Duñabeitia, estos resultados se vinculan directamente con metaanálisis recientes que también demuestran el impacto de la exposición a partículas contaminantes durante el embarazo en el peso de los recién nacidos, especialmente en Europa. Esto resalta la relevancia de la contaminación ambiental en el neurodesarrollo y la salud cognitiva y mental.

Por su parte, Jordi Sunyer, investigador en el ISGlobal y profesor de Medicina Preventiva y Salud Pública en la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona, también ha expresado su opinión sobre el estudio.

La exposición a la contaminación ambiental puede influir en la salud mental de los jóvenes a través de mecanismos biológicos y psicosociales. (Foto: Freepik)

Según Sunyer, este análisis, es uno de los mejores estudios de cohortes prospectivos desde el inicio del embarazo hasta la edad adulta en el mundo.

Sin embargo, Sunyer puntualiza que se necesitan nuevos estudios en los que la medida de los trastornos psiquiátricos y de la contaminación y el ruido sea más válida para confirmar estos resultados, así como realizarlos en otras zonas para demostrar que no son únicos en el sur de Inglaterra.

Las diferencias de bañarse a la mañana y bañarse a la noche y qué beneficios tiene cada horario para ducharse, según la ciencia

Vinagre de manzana: cómo tomarlo para aprovechar sus beneficios para la salud y cuál es la dosis diaria recomendada

¿Cuáles son las políticas que se deben implementar para reducir la contaminación ambiental y sonora?


La contaminación del aire es un problema global que causa millones de muertes prematuras cada año, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La exposición a la materia particulada fina, que incluye sulfatos, nitratos, amoníaco, cloruro de sodio, carbono negro y polvo mineral, puede provocar múltiples enfermedades.

La OMS destaca algunas políticas que han tenido éxito en la reducción de la contaminación del aire:

  • Utilización de tecnologías limpias en chimeneas industriales y mejor gestión de desechos urbanos y agrícolas.

  • Acceso a soluciones de energía doméstica no contaminante.

  • Priorización del transporte urbano rápido, sendas peatonales y carriles para bicicletas, así como transporte interurbano por tren. Uso de vehículos diésel más limpios y combustibles de bajas emisiones.

  • Mejora de la eficiencia energética en edificios y ciudades con más zonas verdes.

  • Aumento del uso de energías renovables como solar, eólica o hidroeléctrica.

  • Estrategias de reducción, separación, reciclado y reutilización de desechos.

Implementar estas políticas puede contribuir significativamente a reducir la contaminación ambiental y sus impactos en la salud de la población.


Temas relacionados
Más noticias de contaminación
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.