Opciones

Dejar todo e irse a vivir al country: ventajas y desventajas de cambiar el departamento en CABA por una casa en PBA

La inversión en una casa dentro de un country suele ser muy importante, por lo que es vital entender tanto las ventajas como las desventajas a la hora de irse a vivir a un lugar así.

La invasión de carpinchos que sufrieron los countrys de Nordelta hace algunas semanas puso en debate que tan bien está vivir en este tipo de lugares, con muchos argumentando que el daño ambiental producido producto de su construcción suele ser algo que vuelve a golpear a sus habitantes una vez establecido, mientras que otros aseguran que el hecho sucedido en el norte del AMBA es aislado y no podría repetirse.

Es importante entender que al hablar de un barrio privado nos referimos a una sección cerrada de lotes utilizada para construir viviendas unifamiliares -y en algunas ocasiones edificios de departamentos- que cuentan con una serie de servicios los cuales atraen a los inquilinos (como lo pueden ser gimnasios, escuelas o seguridad privada).

Con todo esto en mente, muchos de los que pensaban invertir su dinero en una propiedad dentro de un country pueden estar buscando una segunda opinión, por lo que en esta nota armamos una lista con las ventajas y desventajas que pueden tener este tipo de viviendas.

La "economía de las canas": por qué la vida empieza de verdad después de los 50

LAS VENTAJAS DE VIVIR EN UN COUNTRY

Empezando por las ventajas, la más obvia es la seguridad que suelen ofrecer este tipo de lugares en comparación con los barrios tradicionales. En ellos suele haber vigilancia en todo momento, portones que cierran a la noche, paredes con alambre de púas y hasta rejas electrificadas.

A esto se le suma una sensación de "privacidad" que puede solo se puede conseguir en estos countrys, ya que la vida vecinal en ellos suele ser poca o nula mientras que no suele ser común ver a personas que no son del barrio dentro del mismo -algo que suma a la sensación de tranquilidad-.

La velocidad limitada en las calles lo vuelven un lugar ideal para las familias con niños, ya que esto permite que los más pequeños puedan jugar fuera sin problema mientras que los adultos pueden estar más relajados. A su vez, esto genera un nivel de tráfico mínimo dentro del lugar y disminuye los niveles de ruido en general.

Por último, el hecho de que estén ubicados en una zona más alejada a la ciudad también es visto como una ventaja, no solo por permitir una mayor conexión con la naturaleza (tanto en los patios como los alrededores del barrio) sino también como una forma de vivir en zonas más tranquilas, sin tanta contaminación sonora y ambiental.

Nordelta es una de las zonas más populares del país para tener una casa en un country.

LAS DESVENTAJAS DE VIVIR EN UN COUNTRY

En cuanto a las desventajas, la primera que suele surgir es el precio. Al comprar este tipo de propiedades se debe tener en cuenta que los gastos no son solo para el lote en cuestión, sino que también se suman una serie de expensas para mantener todos los servicios que suelen tener estos barrios (siendo los principales la seguridad, el alumbrado y la limpieza).

A esto se le suma la desventaja de vivir en una zona cara pero alejada de los grandes centros urbanos, que en caso de no tener un acceso directo hacia la autopista puede volver a la rutina de cada día una pesadilla para el que vive en ellas (sin considerar que sucede si los hijos van a estudiar en la ciudad y no en algún centro de estudios de la zona).

Por último, también está el problema de las normas internas del barrio, las cuales suelen ser mucho más estrictas de lo normal en cuanto a presentación de los hogares, cuidado de los patios o realización de eventos. El respeto de las mismas suele ser esencial para la convivencia vecinal y en muchos casos suelen ser abrumadoras para algunas personas.

Quien es la Lilia Lemoine, la mujer que sigue Javier Milei a todos lados: es cosplayer y tiene una única obligación en campaña

EL IMPACTO ECOLÓGICO

Cabe remarcar que otra desventaja que no es tenida en cuenta muy a menudo es el impacto ecológico que generan este tipo de proyectos inmobiliarios, algo que se multiplica varias veces si los mismos son realizados en zonas donde habita fauna autóctona, como es el caso de los humedales.

Para poner un ejemplo, la actual situación de carpinchos en los barrios de Nordelta se da, según explicaron los expertos, debido a que el animal está retornando a su hábitat natural, del cual fue expulsado para la creación de los countrys de esa zona.

Patricia Pintos, geógrafa e investigadora de la Universidad de La Plata y autora de la investigación "Urbanismo privado y gestión del suelo sobre humedales de la cuenca baja del Río Luján", explicó: "El río no es solo el cauce por donde pasa el agua, sino que está conformado por la planicie de inundación que recibe las crecientes. A ese espacio se le llama humedal. Los barrios privados, para vender la idea de costa, se instalan sobre estas tierras".

"Las lagunas artificiales son los pozos de los que sacan el material para rellenar las tierras", agregó en una entrevista para Página 12 y luego aclaró: "En épocas de crecida, estas urbanizaciones funcionan como un tapón. El agua, al no ser absorbida por el humedal, termina en los barrios populares".

Es por eso que un paso importante a considerar antes de decidir mudarse a un barrio privado es revisar donde fue construido el mismo, ya que hay varias zonas donde la construcción de este tipo de barrios puede traer problemas tanto ambientales para la fauna autóctona como para las personas que decidan mudarse a vivir allí.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios