CORONAVIRUS

COVID: por qué algunas personas nunca se contagiaron de coronavirus, según un nuevo estudio

La investigación desarrollada por el Imperial College London encontró una "respuesta inmune" en un grupo de jóvenes que no fueron vacunados contra el coronavirus y estuvieron expuestos al Sars COV 2.

Con casi 10,5 millones de casos en la última semana, el Covid-19 sigue siendo una preocupación a nivel global y los científicos continúan con los estudios para identificar los efectos del virus. En este contexto, una investigación patrocinada por el Imperial College London halló la respuesta inmune de un grupo de jóvenes no vacunados contra el coronavirus, a pesar de haber sido expuestos al Sars COV 2.

COVID y gripe: emiten una nueva alerta por el riesgo "letal" de cursar las dos enfermedades

Gripe A y COVID: cuáles son los síntomas en común de ambos virus y cómo diferenciarlos, ¿por qué sigue siendo importante el testeo?

COVID: por qué algunas personas nunca se contagiaron de coronavirus

El análisis publicado en febrero y que tuvo lugar en una unidad especializada del Royal Free Hospital de la ciudad capital, mostró como la infección experimental de voluntarios resultó ser "reproducible" en algunos casos, sin embargo "no provocó síntomas graves en participantes adultos jóvenes sanos, lo que sentó las bases para futuros estudios para probar nuevas vacunas y medicamentos contra el COVID-19".

"En primer lugar, no hubo síntomas graves ni preocupaciones clínicas en nuestro modelo de infección de desafío de adultos jóvenes sanos. Se cree que las personas de este grupo de edad son los principales impulsores de la pandemia y estos estudios, que son representativos de una infección leve, permiten una investigación detallada de los factores responsables de la infección y la propagación de la pandemia", detalló el profesor titular del Departamento de Enfermedades Infecciosas del Instituto de Infecciones del Imperial College de Londres e investigador principal del ensayo, Christopher Chiu.

La investigación se centró en 36 voluntarios "sanos", hombres y mujeres, de 18 a 30 años de edad, no vacunados contra el COVID-19 y sin infección previa por el SARS-CoV-2, a los que se les administró una dosis baja del virus, introducida mediante gotas en la nariz, y luego monitoreado por el personal clínico "en un ambiente controlado durante un período de dos semanas".

"El estudio utilizó virus desde muy temprano en la pandemia obtenidos de un paciente hospitalizado en el estudio ISARIC4C, antes de la aparición de la variante Alfa", detalló el texto.

Bajo nivel de infecciones en un grupo específico

Del total, sólo 18 se infectaron, de los cuáles 16 fueron quienes desarrollaron síntomas parecidos al resfriado de leves a moderados, que incluyó congestión o secreción nasal, estornudos y dolor de garganta. Algunos experimentaron dolores de cabeza, dolores musculares/articulares, cansancio y fiebre.

"Ninguno desarrolló síntomas graves. Dos participantes fueron excluidos del análisis final después de desarrollar anticuerpos entre la detección inicial y la inoculación", agregó el paper.

En tanto, 13 voluntarios informaron haber perdido temporalmente el sentido del olfato (anosmia), pero esto volvió a la normalidad dentro de los 90 días en todos menos tres participantes; el resto continuó mostrando una mejoría después de tres meses.

Gripe A: confirmaron cuándo y para quiénes comienza la vacunación ante la suba anticipada de casos

Vacunas Pfizer y Moderna: descubren un nuevo efecto secundario, ¿cómo es y cuáles son los síntomas?

covid: Niveles más altos en la nariz que en la garganta

Al ahondar sobre la explicaciones a estos resultados, el profesor y director médico adjunto de Inglaterra, Sir Jonathan Van-Tam, enfatizó: "Científicamente, estos estudios ofrecen una ventaja real porque el momento de la exposición al virus siempre se conoce exactamente, por lo tanto, cosas como el intervalo entre la exposición y el perfil de propagación del virus se pueden describir con precisión".

En este sentido, apuntó: "Los niveles máximos de virus fueron significativamente más altos en la nariz que en la garganta, lo que indica un riesgo potencialmente mayor de que el virus se elimine por la nariz que por la boca. Esto resalta la importancia del uso adecuado de mascarillas para cubrir tanto la boca como la nariz".


Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios