Estudio científico

Alertan por verduras con "alta concentración" de parásitos en la Argentina: ¿Cómo prevenir una infección?

Un estudio de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) y el Conicet analizó las verduras cultivadas en el cinturón hortícola de La Plata que se venden en todo el país y detectó elevados niveles de estos parásitos: ¿Cómo lavar bien lo que consumimos?

Un nuevo estudio realizado por especialistas advierte que las verduras consumidas en casi todo el país tienen una alta concentración de parásitos intestinales, altamente dañinos para el organismo.

Según un análisis de campo desarrollado por investigadores de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) y el Conicet, los vegetales de hoja provenientes del cinturón hortícola de La Plata, consumidos en casi todo el país, tienen muchos parásitos.

Esto se debe a las condiciones de precariedad estructural en las cuales viven las familias agricultoras que trabajan estas tierras y cultivos, quienes luego venden su producción al Mercado Central.

En total, se recogieron 261 muestras de vegetales de hoja y 87 muestras de suelo de cultivo que fueron procesadas en el laboratorio utilizando técnicas de lavado, sedimentación y flotación para su posterior observación con microscopio óptico.

Como resultado, encontraron que más de la mitad de las muestras de vegetales de hoja y casi un tercio de las muestras de suelo de cultivo contenían especies parasitarias, siendo las más prevalentes Blastocystis sp. y Cryptosporidium spp..

Las verduras consumidas en casi todo el país tienen una alta concentración de parásitos intestinales.

El trabajo fue realizado por el Centro de Estudios Parasitológicos y de Vectores (Cepave) dependiente de la UNLP y el Conicet con el acompañamiento del Laboratorio de Inmunoparasitología (Lainpa-FCV).

"El área hortícola de La Plata es una región altamente competitiva para la producción de vegetales de hoja. Allí trabajan familias agricultoras, de agricultura campesina en origen, quienes contribuyen a más del 80 % de la producción de verduras y hortalizas de hoja a nivel nacional", explicó Andrea Falcone, egresada de la Facultad de Ciencias Naturales y Museo de la UNLP e integrante del equipo que desarrolló el estudio.

La investigación de campo que se llevó adelante en las unidades productivas familiares tuvo como objetivo detectar las especies parasitarias presentes y evaluar los factores que aumentan el riesgo de contaminación en las familias, animales de compañía y ambiente productivo.

"En más de la mitad de las muestras de hortalizas de hoja se detectaron indicadores de contaminación fecal", resumió Falcone y aclaró que el estudio mostró que las lechugas son el cultivo con más riesgo de parasitosis, debido a su gran capacidad de albergar agua entre las hojas.

La especialista añadió que "el escenario epidemiológico derivado de los análisis de las muestras de materia fecal humana y de perros, agua, suelo y hortalizas resultó relacionado con los accesos limitados a servicios públicos, a la salud y a la educación, así como también con la materialidad de la vivienda, el hacinamiento crítico y la cercanía a los cultivos y las viviendas en el cual las familias desarrollan su vida. Asimismo, Blastocystis sp. fue hallado en todas las muestras analizadas y es un buen indicador de estudios socioambientales".

En ese aspecto, desde la UNLP se explicó que "Blastocystis sp es un parásito unicelular que puede infectar el sistema digestivo humano y causar síntomas gastrointestinales en algunas personas. No todas las personas infectadas muestran síntomas, pero puede causar diarrea, dolor abdominal, náuseas y malestar gastrointestinal".

Parásitos en las verduras: cómo evitar su consumo

Tal como destaca Andrea Falcone, una de las investigadoras del estudio, la prevención de una infección parasitaria por consumo de verduras u otros alimentos está íntimamente ligado a "mantener prácticas de higiene suficientes".

Estas incluyen "lavarse las manos frecuentemente y en especial antes de comer, y por supuesto, consumir siempre alimentos y agua seguros".

Tal como informa la Secretaría de Desarrollo Agrario de la Provincia de Buenos Aires, toda verdura de hoja puede limpiarse correctamente ya sea con un poco de lavandina como con vinagre blanco de alcohol. Esto también aplica a frutas y verduras de otros tipos.

Paso por paso, las recomendaciones para lavar bien las verduras y eliminar parásitos:

  1. Utilizar una lavandina que aclare en su envase que es "apta para desinfección de agua/alimentos", no lavandina en gel, no lavandina perfumada, no lavandina con desengrasante;
  2. Colocar los vegetales en la bacha de la cocina o un bowl grande;
  3. Lavar solo con agua uno por uno, refregando con las manos para retirar la suciedad y restos de tierra;
  4. Una vez lavado solo con agua retirarlos y colocarlos sobre la mesada;
  5. Hervir agua y enjuagar la bacha, arrojando el agua sobre toda la superficie. Dejar correr hasta que se vacíe;
  6. Una vez que la bacha esté limpia, llenar con agua potable fría ayudándonos con una jarra medidora para saber cuántos litros colocamos;
  7. Llenar la bacha con agua, a un nivel suficiente para sumergir la fruta y la verdura;
  8. Calcular las gotas a colocar: se recomiendan cuatro o cinco gotas de lavandina o media cucharadita de té por litro de agua;
  9. Sumergir las frutas y verduras durante 10 minutos;
  10. Retirar las frutas y verduras y secarlas para guardarlas en un contenedor limpio en la heladera y consumir.

Las verduras también se pueden higienizar con vinagre blanco de alcohol dado que este desregula el PH y mata a los microrganismos presentes en las comidas: utilizar un abundante chorro y dejar reposar con agua durante unos 10 minutos para luego enjuagar.

Temas relacionados
Más noticias de verduras
Noticias de tu interés

Comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.
  • SDK

    SAMI DANIEL KONSOL

    13/12/23

    Después de todas esas recomendaciones, se me fueron las ganas de comer verduras

    Responder