Inversiones

Oportunidades en pesos: toda la deuda CER rinde positivo y la tasa real es la más alta del año

El dato de inflación de mayo, mejor al esperado, empujó a las tasas reales a su mayor nivel del año. A comienzos de este año, gran parte de la curva CER rendía negativo.

La desaceleración de la inflación observada en el mes de mayo, en relación no solo a los meses previos sino también a la expectativa del mercado hizo que la tasa real de la deuda CER se acelerara para buscar niveles menos negativos respecto de los observados a lo largo del año. 

De esta manera, la tasa real alcanza su mayor nivel en lo que va del 2020, aunque aún permanece en terreno negativo. Analistas ven valor en el tramo medio de la curva CER para capturar mejor el escenario de tasas reales más elevadas.

Si bien persiste en niveles debajo de cero, la tasa real mejoró en las últimas semanas. Es decir, las tasas dentro de la curva CER ofrecen rendimientos contra la inflación más elevados respecto de los que ofrecían en los últimos meses.

La mayor tasa se debe a un ajuste que se ha observado en los bonos CER, los cuales retrocedieron recientemente ya que el mercado esperaba un sendero de desinflación más lento. 

Con la publicación del dato de mayo, los precios a lo largo de toda la curva fueron mayormente negativos y la curva CER expandió tasas en unos 150 bps, observándose dicho fenómeno principalmente en la parte corta.

Hoy la tasa real se encuentra en -5%, y de esta manera es el nivel más alto desde octubre de 2020. La menor inflación de mayo, del 3,3%, permitió que mejore en el margen la tasa real y esto es importante ya que cuanto más alta sea la misma, menos demanda debería haber por el tipo de cambio.

De todas maneras, al tener una tasa que no le gana a la inflación (por ello es que es negativa), la competencia contra el dólar sigue quedándose en el margen y el billete mantiene el atractivo en este contexto.

Gracias a los movimientos dentro de la curva CER a partir del dato de inflación de mayo, ya casi no quedan rendimientos negativos dentro de la misma. En el primer trimestre de este año se ha visto a gran parte de la curva operar con tasas reales negativas, incluso llegando hasta -10%.

En cambio, en la actualidad, el tramo corto muestra en niveles de 0 y el resto de la curva con tasas al alza y superando el 10% en el tramo más corto. Es decir, la mejora en las tasas reales vino acompaña de un desplazamiento al alza de la curva.

Ezequiel Ferrando, portfolio manager de Mariva Asset Management, explicó que tras el dato de inflación del mes de mayo del 3,3%, el cual estuvo por debajo del consenso de mercado (3,6%), ha hecho subir la tasa real de la parte corta de la curva. De esta forma, el rendimiento esperado en términos nominales arbitre con el de los instrumentos en tasa nominal (que en general no presentaron cambios).

Rodrigo Benítez, economista jefe de Quinquela Fondos, espera que el ritmo inflacionario logre ubicarse durante algunos meses algo por debajo del 3%, alineado con la tasa Badlar.

"Por ahora no vemos que logre quebrar la barrera del 3% de manera sistemática, porque todavía hay factores estructurales y correcciones de precios relativos que le pueden estar poniendo un piso a la inflación. Dado que la economía local funciona en la actualidad con un esquema de controles cambiarios, el sostenimiento de tasas de interés superiores a la inflación (positivas en términos reales) ha dejado de ser una prioridad", comentó.

A su vez, el economista resaltó que debido a que la tasa real positiva dejó de ser una prioridad, se explica que durante el segundo semestre de 2020 y primer semestre de 2021 la economía funcionó con tasas fuertemente negativas.

"El factor que logró generar estabilidad cambiaria no fue la tasa de interés sino el ritmo de devaluaciónCon devaluación claramente por debajo de la tasa de interés y con expectativas de sostenimiento a futuro, se equilibró la oferta y demanda de dólares en el mercado cambiario oficial", dijo el economista jefe de Quinquela Fondos.

Oportunidades en bonos CER

Actualmente, la parte corta de la curva CER rinde -0,25% mientras que en el tramo entre 2022 y 2024 los bonos rinden entre 1,4% y 5% por encima de la inflación.

En el tramo entre 2025 y 2028, los bonos operan con tasas reales del 5,4% y 8% respectivamente, mientras que en el extremo más largo se observan tasas entre 8,4% y 10,5%.

Hay cierto consenso en el mercado por la preferencia de bonos CER, ante el contexto de inflación alta en los próximos meses y la búsqueda de aprovechar las tasas que ofrecen estos bonos.

Sergio Maugeri, portfolio manager de ICBC Investment Argentina, cree que el atractivo por la deuda CER se mantiene por el contexto de menor inflación actual.

"De acuerdo con la baja en la expectativa inflacionaria proyectada, mostrando así una tasa real negativa de menor valor absoluto, mantenemos nuestra recomendación de activos ajustables por CER de corto y mediano plazo, aproximadamente 1,2 años de duration", afirmó.

A su vez afirmó que para inversores más conservadores o de menor aversión al riesgo, desde ICBC Investment comienzan a encontrar opciones en activos como fideicomisos financieros y obligaciones negociables de muy buena calidad crediticia.

"Con los mencionados instrumentos, si bien, aún se mantiene una tasa real negativa con la inflación esperada e informada por el REM del Banco Central para los próximos 12 meses en 43,3%, nos aproximamos a defender el valor de nuestro dinero. Estos activos los encontramos en nuestro fondo Alpha Ahorro con una cartera bien balanceada", remarcó.

Ezequiel Ferrando coincide en que existe valor en posicionarse en el tramo corto y medio de la curva CER. "Si bien existe cierta expectativa de que los próximos datos de inflación puedan venir en valores alrededor del 3%, creemos que sigue existiendo valor en la curva CER, ya que entendemos que las medidas de control de precios, limitación de exportaciones, utilización del tipo de cambio como ancla nominal, etcétera, se traducen en un cambio transitorio de inflación presente por inflación futura", dijo el especialista.

Finalmente, desde Quinquela Fondos también mantienen su visión de que la  inflación se ubica por arriba de tasa de interés y ambos claramente por arriba del ritmo de depreciación del tipo de cambio oficial. Dicha proyección los empuja a mantener preferencia en activos CER por sobre los instrumentos a tasa fija.

"Esta posición es la que mejor nos posiciona ante el escenario base que hemos planteado y ante diferentes escenarios alternativos. Si la inflación fuera más alta, queda la cobertura del ajuste CER", explicó. 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios