Deuda en aumento

El festival de bonos llegará en 2022, como mínimo, a $1,4 billones

Las necesidades financieras de Martín Guzmán lucen ambiciosas a pesar de que ya colocó deuda por casi $ 650.000 millones este año. El interrogante pasa por la capacidad de absorber que tiene el mercado local a este mayor endeudamiento. Los bonos CER, los preferidos.

El ministro Guzmán deberá emitir deuda por alrededor de $ 1,4 billones en 2022 para poder cumplir con el financiamiento contemplado en el acuerdo con el FMI.

Hasta el momento el mercado financiero viene digiriendo normalmente la oferta de títulos públicos pero por el atractivo que tiene la deuda con el ajuste CER, es decir, por la inflación.

Dólar "cada vez más frágil": así es la 'tormenta perfecta' que preocupa al mercado

Twitter se disparó por Elon Musk: acciones treparon un 27% tras compra del fundador de Tesla

Indexación y dólar

Esa indexación es lo que atrae a los inversores, muchos de ellos cautivos como bancos y compañías de seguros, que ven a esos papeles como el único refugio ante la mayor inflación esperada, ahora en torno al 65 por ciento.

Pero el acuerdo con el FMI contempla un déficit fiscal primario de 2,5% del PBI que luce incumplible con las trabas existentes para el recorte de los subsidios energéticos.

Ese déficit es de 4% del PBI si se contemplan los pagos de intereses.

Hasta 1,5% del PBI el mercado local puede absorberlo, estima el economista Fausto Spotorno. Puede haber problemas si fallan organismos internacional o hay mayor rojo fiscal, concluye.

El FMI, otros organismos internacionales y la "maquinita" del BCRA pueden cubrir casi 2% del PBI por lo que el otro 2% del financiamiento necesario debe provenir de la plaza local.

Según estima el economista Fausto Spotorno, "hasta 1,5% del PBI el mercado local puede absorber. Puede haber problemas si fallan organismos internacional o hay mayor rojo fiscal".

El interrogante entre analistas hoy no es si la Argentina va a poder cumplir con las metas fiscales del acuerdo con el FMI sino más bien la duda pasa por el tamaño del incumplimiento y si calificará para un "waiver" o dispensa del staff del FMI de manera tal que mantenga activo el acuerdo.

Una caída puede ser gran tropezón


El JP Morgan estima que el rojo primario será del 2,8% del PBI en 2022. Esas dudas se develarán en el actual trimestre dado que deben concretarse la suba de tarifas en la electricidad y el gas y las compras del GNL a precios sustancialmente mayores, cinco veces, a los del 2022.

El enfrentamiento entre Alberto Fernández y Cristina Guzmán se plasmará en la definición de la suba de tarifas y el recorte de los subsidios energéticos.

Otro factor no tenido en cuenta es la caída de la actividad que sobrevendrá por los cortes de gas a industrias que se producirán en los meses del invierno.

También aquí el JP Morgan estima un retroceso del 2,5% en el segundo trimestre contra el primero, tasa anual ajustada por estacionalidad.

Eventualmente, el Gobierno deberá empezar a incrementar el rendimiento de los papeles que lanza al mercado para seducir inversores.

Esa caída no prevista en las estimaciones iniciales del FMI, impactará en la recaudación impositiva.

En paralelo surgen nubarrones para Guzmán por los aumentos políticos que debe convalidad, como fue la semana pasada con el bono para jubilados por $ 6000 a pagarse este mes.

Recalibranding

La llegada de la misión del FMI en mayo seguramente tendrá como principal tarea "recalibrar", palabra utilizada por el mismo staff del organismo, las metas en función de estos factores arriba mencionados.

Lo único indudable es que en lo que resta del 2022, se producirá un festival de bonos en pesos para cubrir el hueco fiscal del Tesoro. 

En lo que va del año, Guzmán ya emitió casi $650 mil millones, lo que permite suponer que no debería tener, en teoría, inconvenientes para cubrir el faltante de caja del 2022.

Por ahora el mercado más que cubre las licitaciones de deuda del Tesoro. Pero todo tiene un límite. Cuál es ese límite es otra duda. Y cuándo llegará a cubrirse ese límite también se suma a las incertidumbres existentes en el país. 

Eventualmente, el Gobierno deberá empezar a incrementar el rendimiento de los papeles que lanza al mercado para seducir inversores.

La codicia a veces mata al miedo.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios