Mercados

Desplome: las acciones rusas se desangran, los bonos se desploman y el rublo muestra su mayor caída desde 1998

Las acciones rusas caen hasta 93% desde octubre y los bonos pierden la mitad de su valor en lo que va del año. Por la mayores tensiones y restricciones económicas, la moneda rusa muestra su mayor devaluación diaria desde 1998.

Las acciones rusas se desplomaron en las últimas semanas debido al inicio de la guerra entre Rusia y Ucrania y el aumento de la incertidumbre. El impacto económico aun es incierto pero el mercado tomó nota con un desplome en los bonos y en las acciones, así como también una disparada en el tipo de cambio.

El lunes, el índice de la bolsa rusa en dólares se desploma 24% y acumula una baja de más del 60% desde sus máximos recientes.

Hasta el viernes del viernes, las acciones en dólares de Rusia, medidas por el ETF, acumulaban una baja del 53% desde sus máximos de octubre y una pérdida del 47% en lo que va del año.

Con el desplome actual, el índice acumularía una merma del 63% ya que pasaría a cotizar en u$s 12 desde los u$s 33 que valía en octubre pasado.

Si bien el índice muestra una baja del 50% hasta el cierre del viernes, hay acciones dentro del mismo que muestran perdidas significativamente mayores.

Casos como la petrolera Rosneft Oil o la financiera TCS Group Holding acumulan perdidas del 94% y 91% respectivamente. 

Las acciones del banco Sberbank of Russia caen 93% desde octubre o la productora de Gas, Novatek PJSC que cae 84%.

Otras acciones dentro del índice como Gazprom, la minera Norilk o la energética Tatneft muestran perdidas que van entre el 49% y 85%.

Por otro lado, la deuda rusa se ha desplomado en los últimos 6 meses.

Todos los tramos de la curva muestran fuertes perdidas que superan en todos los casos el 50%. 

En el tramo que más caídas se observan es en el más corto, con pérdidas de 58% y 55% para los bonos rusos a 2022 y 2023.

Sin embargo, en el tramo medio y largo, las perdidas también son igualmente abultadas, con descensos del 51% al 58%.

A medida que la crisis escala y que los bonos caen, los rendimientos de los mismos se disparan. 

El mercado ve riesgos de default en el muy corto plazo y por ello es que suben fuertemente los rendimientos, sobre todo los del tramo más corto.

Los bonos rusos a 2023 pasaron de rendir menos del 7% a comienzo de año para operar con tasas del 64% actualmente. 

En el tramo medio y largo, las tasas se dispararon el 24% para los bonos a 2027 y al 18% para los bonos a 2029.

De esta manera, la curva pasó de tener una pendiente normal desde los tramos de 2 años en adelante (pendiente positiva), a tener una curva totalmente invertida y con rendimientos muy altos.

De hecho, las tasas de los bonos rusos que vencen dentro de 3 meses se ubican en 910%, lo cual marca un desplazamiento histórico en la última semana de más de 28.000pb.

Para los bonos a 2 años, la deuda pasó a rendir 65% y rinden 22% en los bonos con 4 años de vencimiento.

Finalmente, y debido a la mayor incertidumbre y las restricciones económicas, el rublo ruso siente el impacto con una fuerte desvaluación.

En la mañana del lunes, el dólar en Rusia se dispara un 22,5% y salta a $102,45 rublos por dólar.

Esta es su mayor devaluación diaria en 24 años, momento en que Rusia enfrentó una situación de estrés financiera y un default de su moneda.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios