Volatilidad global

Bonos argentinos bajo presión por malos datos de inflación en EE.UU.

La renta fija argentina no puede esquivar el viento de frente, luego de datos de inflación en EEUU que resultaron por encima de lo esperado y postergan el inicio de baja de tasas de la Fed.

Los bonos argentinos retroceden en medio de un contexto de volatilidad en el mercado internacional.

La renta fija argentina no puede esquivar el viento de frente, luego de datos de inflación en EE.UU. que resultaron por encima de lo esperado y postergan el inicio de baja de tasas de la Fed.

Cae el riesgo de default y se reduce la brecha de legislación: una oportunidad Bonos argentinos en rojo

El contexto de mayor volatilidad en el mercado de deuda global genera también tensión en la renta fija argentina.

Todos los tramos de la curva argentina retroceden, con una merma de 0,9% en el tramo corto, tanto en el Global 2029 y 2030.

En el tramo medio, el Global a 2035 y 2038 retroceden 1,15 y 1,6% respectivamente, mientras que en el extremo más largo, los globales a 2041 y 2046 bajan 1,3% y 1,2% respectivamente.

La tensión en los bonos proviene a causa de la mayor volatilidad en el mercado de renta fija internacional, la cual opera bajo presión a causa de malos datos de inflación en EE.UU, los cuales resultaron por encima de lo esperado.

El componente internacional es una variable clave que los bonos argentinos no pueden evitar, pero sí minimzar.

Según Nery Persichini, head de estrategia de GMA Capital, el 61% del rendimiento promedio de los bonos argentinos está explicado por factores locales.

Los otros componentes de la tasa en dólares de los bonos argentinos incluyen un 17% que está ligado al riesgo latinoamericano y un 22% atado a la tasa libre de riesgo internacional, es decir, a los bonos del tesoro americano.

Entre los factores locales que explicaron el rally de los bonos se dieron primero en el cambio político y la llegada de un Gobierno más pro mercado como el de Javier Milei.

En segunda instancia, una vez que Milei ganó las elecciones, el mercado comenzó a convalidar las medidas que tomó el Gobierno que apuntan a estabilizar la macro, teniendo al ajuste fiscal como ancla fundamental.

Además, tras la devaluación de diciembre, el BCRA compró más de u$s 12.000 millones de reservas, algo que también permitió una mejora en los títulos ya que redujo la probabilidad de default en los bonos.

Volatilidad en Wall Street

El índice de precios al consumidor en EEUU se aceleró a un ritmo más rápido de lo esperado en marzo, elevando la inflación y probablemente frustrando las esperanzas de que la Reserva Federal pueda recortar las tasas de interés en el corto plazo.

El IPC de marzo en EEUU aumentó un 0,4% en el mes, lo que sitúa la tasa de inflación de 12 meses en un 3,5%, o 0,3 puntos porcentuales más que en febrero.

Los economistas encuestados por Dow Jones esperaban una suba del 0,3% y un nivel interanual del 3,4%.

Sin embargo termino siendo 0,4% mensual y 3,5% interanual.

Por el lado de la inflación core, esta también se aceleró un 0,4% mensual, mientras que aumentó un 3,8% respecto al año anterior, en comparación con las estimaciones respectivas de 0,3% y 3,7% respectivamente.

De esta manera, las acciones en Wall Street caen con fuerza luego de conocerse los datos de inflación en EEUU, el cual resultó por encima de lo esperado.

En cuanto a los principales índices accionarios, el Dow Jones baja 1,2%, seguido por el S&P500 que retrocede 1,4% y el Nasdaq pierde 1,56%.

Las bajas en las acciones se dan a causa de que el mercado comienza a especular con una postergación en el inicio de baja de tasas de la Fed este año.

Si bien la Fed había anunciado que bajaría la tasa 3 veces este año, estos datos no hacen más que postergar el inicio de baja de tasas.

Los operadores del mercado de futuros de fondos federales retrasaron las expectativas para el primer recorte hasta septiembre, según cálculos del CME Group.

Esto se puede corroborar en los rendimientos de los bonos del tesoro americano se desplazan con fuerza al alza en todos los tramos de la curva, y en el tramo más corto en particular, con la tasa a 2 años subiendo con fuerza.

Sebastián Azumendi, Institucional Sales Trader de Adcap Grupo Financiero, explicó que se esperaba una suba mensual de 0.3% y salio 0.4%, más alto que lo esperado.

"Lo más relevante de esto es que no ayuda a que la FED comience con el camino de baja de tasas que se esperaba para 2024. Inicialmente se esperaban 5 bajas de 0.25 cada una, después eso en los últimos meses se esperaba que sea de 3 bajas comenzando en Junio. Con el numero de hoy se disipan las bajas y ahora se espera que sean dos bajas y no comenzando en junio", dijo.

En los últimos días, varios funcionarios de la Fed han expresado escepticismo sobre la reducción de las tasas.

El presidente de la Fed de Atlanta, Raphael Bostic, dijo a CNBC que espera sólo un recorte este año, que probablemente no se producirá hasta el cuarto trimestre.

La gobernadora Michelle Bowman dijo que incluso podría ser necesario un aumento si los datos no cooperan.

Los analistas de PPI agragaron que en un contexto donde la inflación se acelera y tanto el nivel de actividad como el mercado laboral se mantienen sólidos, el higher for longer vuelve a entrar en escena

Además, señalaron que en cuanto a la variación de precios, ya llevamos 3 lecturas consecutivas en lo que va de este año con datos elevados de inflación

"El mercado descuenta 2 recortes para este año. Un punto relevante es que la probabilidad de observar la primera baja de tasas en junio bajó desde 60,4% el jueves, previo al reporte de empleo, a 17,2% hoy", dijeron desde PPI.

Temas relacionados
Más noticias de acciones

Las más leídas de Finanzas y Mercados

Destacadas de hoy

Cotizaciones

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.