Suba de tasas de la Fed: el mercado se prepara para más alzas después de septiembre

El aumento de la inflación reavivó los temores sobre el control del banco central estadounidense respecto a la presión sobre los precios.

Los economistas y los inversores se preparan para que las agresivas subas de tasas de la Reserva Federal continúen más allá de septiembre, después de que un inesperado aumento de la inflación mensual reavivara los temores respecto al control del banco central estadounidense sobre las persistentes presiones de precios.

El crecimiento de los precios al consumo (IPC) en Estados Unidos volvió a acelerarse en agosto, desafiando las expectativas de un descenso mensual del 0,1%, ya que la fuerte caída de los precios de la energía no logró compensar el aumento de los costos en otros ámbitos. Mientras tanto, la inflación subyacente [o core], que excluye elementos volátiles como la energía y los alimentos, registró un alarmante aumento del 0,6% en el mes.

"Calificar esto de decepción sería quedarse corto", dijo David Rosenberg, economista jefe y presidente de Rosenberg Research. "Lo único que nos queda es la perspectiva de que los halcones [del Comité Federal de Mercado Abierto o FOMC, por sus siglas en inglés], hasta ahora, siguen teniendo la historia correcta y están al mando".

Estados Unidos: la inflación supera las proyecciones y presiona a la Fed para otra suba récord de las tasas

Y añadió: "Sean cuales fueran las probabilidades de recesión antes [del dato] del IPC, aunque no sea el escenario base, esas probabilidades han dado un salto significativo".

La mayoría de los economistas esperan ahora que el FOMC aplique una tercera suba consecutiva de las tasas de 0,75 puntos porcentuales como mínimo en su reunión de este mes, en una medida que elevaría la tasa de los fondos federales a un rango objetivo de entre el 3% y el 3,25%.

Pero el martes, los operadores de los contratos de futuros de los fondos federales también elevaron las probabilidades de una alza de un punto porcentual en septiembre a aproximadamente el 30%, según CME Group.

Las acciones se desplomaron como resultado, con el S&P 500 bajando un 4,3% en su peor día de operación en lo que va del año. El Nasdaq Composite cayó más de un 5%. Los rendimientos de la deuda pública estadounidense a corto plazo, que suben cuando los precios caen y son muy sensibles a los cambios en las perspectivas políticas, también se dispararon.

Sin embargo, lo más probable es que la Reserva Federal opte por prolongar su serie de alzas de 0,75 pp. más allá de este mes y mantenga las tasas de interés en un nivel que frene la actividad económica por más tiempo.

"Esta cifra [del IPC] tiene más que ver con diciembre que con cualquier otra cosa", dijo Tim Duy, economista jefe de Estados Unidos en SGH Macro Advisors. "No estamos viendo suficientes resultados del endurecimiento monetario en la economía como para pensar que el trabajo de la Fed esté cerca de haber terminado".

La inflación mundial y la caída de los mercados complican la rentabilidad de las carteras 60/40

Los mercados de futuros apuntan ahora a que la tasa de interés oficial de referencia subirá por encima del 4% a finales de año, antes de alcanzar un máximo de alrededor del 4,3% en marzo de 2023.

"El resultado más probable es que se produzcan grandes subas durante más tiempo", dijo Jonathan Millar, un execonomista de la Fed que ahora trabaja en Barclays.

Sin embargo, la principal preocupación de los economistas es que las expectativas de la inflación puedan descontrolarse, desencadenando un ciclo de retroalimentación en el que los trabajadores exijan mayores salarios y las empresas se vean obligadas a seguir subiendo los precios, lo que llevaría a una mayor inflación general.

Fed: Powell hace crecer los rumores de otra suba de las tasas de 75 puntos, la tercera consecutiva

Diana Amoa, directora de inversiones de Kirkoswald, advirtió que ese resultado es cada vez más plausible mientras más tiempo la inflación se mantenga alta.

Aunque el salto en las cifras de inflación supone un golpe para la Fed, reivindica la decisión de los funcionarios de poner la vara bien alta antes de reconsiderar su enfoque de la política monetaria, entre otras cosas porque en el pasado se han equivocado con las subas de precios.

El gobernador de la Fed, Christopher Waller, se comprometió la semana pasada a no repetir los errores anteriores, haciendo referencia a un descenso temporal de la inflación el verano [boreal] pasado que acabó convirtiéndose en el peor problema que ha visto el banco central en cuatro décadas.

Fed: un alto funcionario dijo que hay que mantener las tasas altas, ¿se viene otra suba de 75 puntos?

"Las consecuencias de dejarse engañar por un ablandamiento temporal de la inflación podrían ser aún mayores ahora si otro error de apreciación daña la credibilidad de la Fed", dijo. "Así que, hasta que no vea una moderación significativa y persistente del aumento de los precios subyacentes, apoyaré la adopción de nuevas medidas significativas para endurecer la política monetaria".

Más concretamente, Roberto Perli, exmiembro de la Fed que es jefe de políticas públicas en Piper Sandler, dijo que las cifras mensuales de inflación tendrán que caer a un nivel que suponga un ritmo anualizado inferior al 3% de forma sostenida. El IPC subyacente mensual se anualiza actualmente en 6,4%.

"No estamos ni remotamente cerca de lo que la Fed quiere ver", dijo Perli. "Cuantos más informes como éste tengamos, más lejos estará la posibilidad de una pausa o giro".

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios