Por qué Netflix y Disney invierten miles de millones de dólares en contenido, a pesar de que están perdiendo dinero

Los desembolsos de inversión se producen en medio de preocupaciones de que será más difícil atraer a nuevos espectadores en 2022.

aLos ocho principales grupos mediáticos de Estados Unidos tienen previsto gastar al menos u$s115 mil millones en nuevos programas de televisión y películas el próximo año, en aras de un negocio de transmisión de vídeo, o "streaming", que pierde dinero para la mayoría de ellos.

Los enormes desembolsos de inversión se producen en medio de preocupaciones de que será más difícil atraer nuevos clientes en 2022 tras el crecimiento impulsado por la pandemia en 2020 y 2021. Sin embargo, la alternativa es quedarse al margen del auge de streaming.

"No hay vuelta atrás", dijo el analista de medios Michael Nathanson de MoffettNathanson. "La única forma de competir es gastar más y más dinero en contenidos premium".

La batalla del Real Madrid y Barcelona para bloquear un acuerdo de La Liga por u$s 2,2 mil millones

El Financial Times calculó los gastos previstos basándose en las declaraciones de las compañías y en los reportes de los analistas. Un ejecutivo del sector del entretenimiento los calificó de "asombrosos".

La mayoría de las compañías -una lista que incluye a Walt Disney, Comcast, WarnerMedia y Amazon- van a acumular pérdidas en sus unidades de streaming. Si se incluyen los derechos deportivos, la estimación del gasto agregado se eleva a unos u$s140 mil millones.

Es probable que la inversión de Disney en contenidos de streaming crezca entre un 35% y un 40 % en 2022, según estimaciones de Morgan Stanley. Se espera que el gasto de la compañía en todos los nuevas series y películas alcance u$s23 mil millones, aunque la cifra se eleva a u$s33 mil millones si se incluyen los derechos deportivos, un 32 % más que su gasto total en contenidos en 2021 y un 65 % más que en 2020.

Por qué el vino podría empezar a escasear en los próximos 10 años 

Entre los programas de Disney previstos para 2022 se encuentran una adaptación de Pinocho protagonizado por Tom Hanks, una nueva entrega de la franquicia Cars y Obi-Wan Kenobi protagonizado por Ewan McGregor. Netflix, ViacomCBS, Fox y Apple también pretenden gastar miles de millones de dólares en contenidos.

"El verdadero titular en 2022 es cuánto dinero se ha asignado a las plataformas para los contenidos", dijo John Sloss, socio del bufete de abogados Sloss Eckhouse Dasti Haynes y director de Cinetic Media, una agencia de gestión y asesoramiento de talentos. "Es simplemente asombroso".

El crecimiento de suscriptores se ha ralentizado para Netflix, el servicio de transmisión de vídeo Disney+ y otros en los últimos trimestres. Los ejecutivos de Netflix se lo achacaron a una programación más débil debido a los retrasos en la producción relacionados con el coronavirus, un problema que afectó a toda la industria.

Pero el hecho de que incluso el líder del sector tenga que hacer grandes inversiones para producir programas y mantenerse al nivel de sus rivales ha hecho que algunos inversores se pregunten si la transmisión de vídeo es un buen negocio.

Cómo la guerra entre Taylor Swift y un fondo privado terminó en uno de los experimentos más interesantes de la historia de la música

Netflix gastará más de u$s17 mil millones en contenidos el próximo año, un 25 % más que en 2021 y un 57 % más en comparación con los u$s10,8 mil millones que gastó en 2020. La compañía espera alcanzar el umbral de rentabilidad y obtener un flujo de caja libre positivo en 2022.

"Esto va a ser un hito para Netflix", si logra esos objetivos, dijo Tuna Amobi, analista senior de renta variable de medios y entretenimiento de CFRA.

Sin embargo, para las compañías mediáticas más tradicionales, la transición de la televisión y las películas tradicionales a servicios de streaming "ha diluido significativamente los márgenes de beneficio", señaló recientemente Morgan Stanley.

"El mercado está cada vez más preocupado porque no hay una olla de oro al final de este arcoíris", dijeron los analistas del banco.

Los costos han aumentado de forma generalizada conforme las mayores compañías de entretenimiento y tecnología se apresuran a producir más programas para alimentar sus servicios de streaming. Encontrar sitios para filmar en Los Angeles se ha vuelto difícil. Los platós, históricamente una forma de propiedad inmobiliaria de nicho, han atraído inversiones de los grupos de capital privado Blackstone y TPG.

"Debido a la competencia por el talento y por todo lo que implica la producción, los costos de los contenidos han subido", les dijo Christine McCarthy, directora financiera de Disney, a los inversionistas el mes pasado.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios