¿Los mercados emergentes pueden terminar con su "década perdida"?

Analistas e inversores creen que el impacto que sufrieron por el shock de China fue exagerado tras varios años de un crecimiento mucho menor al de otros mercados. Y que tienen una buena oportunidad para recuperar su vitalidad

Las renovadas complicaciones en los mercados emergentes provocadas por la reciente volatilidad de las acciones chinas llevó a algunos inversores y analistas a detectar una oportunidad para apostar a por un pronto final de una década de dolor. Mercados emergentes como Brasil, India, Turquía o Sudáfrica quedaron muy relegados con respecto a los mercados desarrollados durante gran parte de la última década, especialmente en la comparación con las desenfrenadas acciones estadounidenses.

Las acciones líderes de Wall Street tuvieron rendimientos totales del 356% en los últimos 10 años, superando el rendimiento el 188% de las acciones europeas durante el mismo período, según datos del servicio Refinitiv de Reuters. Pero el resultado de los mercados emergentes fue mucho más moderado, con el índice MSCI EM arrojando apenas un 66% que llevó a algunos analistas a describir al período como una "década perdida".

Después de comenzar 2021 con una nota brillante, ya que los inversores apostaron por una recuperación económica global y los precios de las materias primas se dispararon al alza, las acciones de los mercados emergentes retrocedieron debido a la represión regulatoria de China sobre las industrias, desde las fintech a la educación. Como resultado, el índice MSCI EM cayó otro 1,4% este año, incluso cuando la mayoría de los otros mercados se dispararon.

Sin embargo, algunos inversores y analistas creen que un repunte económico global consistente, una demanda pujante de muchos recursos naturales y valuaciones ajustadas en otros lugares podrían ayudar a los mercados emergentes a recuperar su vitalidad.

Focos de oportunidades

"Ahora hay focos de oportunidades", sostuvo Peter Oppenheimer, estratega jefe de acciones globales de Goldman Sachs. "Dado cómo los mercados emergentes se han reducido, si las preocupaciones sobre la variante Delta (del coronavirus) se moderan un poco y no tenemos intervenciones antimercado más significativas en China, creo que habrá un repunte razonable".

A pesar del modesto desempeño de los mercados emergentes, los fondos de acciones de mercados emergentes ya obtuvieron u$s 81.000 millones este año, según el proveedor de datos de flujo EPFR. De mantenerse, constituirá el año más fuerte para las entradas de inversores desde 2010 y el segundo más fuerte desde al menos 2000.

Un repunte económico global consistente, una demanda pujante de muchos recursos naturales y valuaciones ajustadas en otros lugares podrían ayudar a los mercados emergentes a recuperar su vitalidad.

Eric Robertsen, jefe global de investigación y estratega jefe de Standard Chartered Bank, estima que las acciones de mercados emergentes se están negociando con un descuento de alrededor del 40% frente a las acciones estadounidenses debido a las preocupaciones sobre la recuperación económica mundial causada por la variante Delta y las noticias de China.

"Creemos que este pesimismo sobre el crecimiento es exagerado y que los activos de mercados emergentes son atractivos. El momento puede ser prematuro todavía, pero estamos buscando ese punto de entrada", dijo en una nota.

Bonos

Algunos inversores y analistas también apuestan a que empezarán a mejorar los mercados de bonos emergentes. Aunque a largo plazo han tendido a superar a otros mercados de renta fija a pesar de las crisis periódicas de deuda de los países en desarrollo, en la última década solo han obtenido un rendimiento de alrededor del 60%, a la zaga del rendimiento de los bonos de EEUU, tanto de los de grado de inversión como los bonos basura.

Los títulos soberanos de mercados emergentes denominados en la propia moneda del país han perdido dinero durante la última década, ya que el crecimiento más lento, los apáticos precios de las materias primas y otros factores deprimieron los tipos de cambio. Los bonos de mercados emergentes, tanto los denominados en dólares como en moneda local, se han mantenido débiles en 2021.

Nuveen, administrador de activos estadounidense por u$s 1 billón, se encuentra entre los grupos de inversión que ahora contemplan un resurgimiento de los mercados emergentes, especialmente en los bonos de gobiernos latinoamericanos y las acciones asiáticas, que considera que deberían beneficiarse de una recuperación económica global cada vez mayor y de las crecientes presiones inflacionarias.

"A medida que entramos en un período de tasas crecientes y aumento de la inflación, las dotaciones y las fundaciones deberán buscar en otra parte exposiciones que tenga una mejor oportunidad de superar la inflación y al mismo tiempo brindar diversificación de las acciones", dijo Nathan Shetty, director de activos múltiples en Nuveen, en un informe reciente.

Los escépticos

Sin embargo, muchos analistas y gestores de fondos siguen siendo escépticos sobre los mercados emergentes, ya que los riesgos chinos se ciernen sobre todo en este momento.

China representa más de un tercio de los índices de mercados emergentes emblemáticos de MSCI y FTSE Russell y el peso económico del país es tan grande que sus flujos pueden afectar ampliamente la confianza en el mundo en desarrollo.

El avance de Beijing sobre el sector privado hizo caer más del 10% al mercado de valores de Hong Kong desde principios de julio y el índice CSI 300 ha caído un 6,4 por ciento. Oppenheimer destacó que algunos inversores globales ahora consideran que las acciones chinas son "imposibles de invertir", dado el temor de que haya más medidas.

Los analistas de JPMorgan señalan que la disponibilidad de vacunas en el mundo desarrollado también ayudó a las economías a reabrirse de forma más rápida y completa que en muchos mercados emergentes. Estiman que esto casi eliminará la brecha de crecimiento de larga data entre las economías emergentes más pobres pero de rápida expansión y el mundo rico ahora en auge.

A pesar de ser optimista en cuanto a que los mercados emergentes podrían recuperar su equilibrio a corto plazo, Oppenheimer también señala desafíos a los que se enfrentan en el largo plazo, como la desaceleración de la globalización y las crecientes presiones para que los inversores tengan en cuenta los factores ambientales, sociales y de gobernanza como problemas que los mercados emergentes a menudo puntúan mal.

"¿Estamos entrando en una era dorada en la que los mercados emergentes mejoran enormemente? Creo que eso está menos claro ", dijo. "Creo que hay algunos obstáculos estructurales comparables a los que enfrentaron los mercados emergentes en los últimos 20 años".

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios