Financial Times

Inversores ajustan carteras para aprovechar la racha alcista de los commodities

Algunos incluso predicen un período más prolongado de fuertes subas que sería una repetición del llamado "superciclo" de la década de 2000

El rebote en los precios de las materias primas desde las profundidades de la crisis del coronavirus representa sólo la primera etapa de un "mercado alcista" en todo el sector que se ve impulsado por el gasto público, aseguran los analistas e inversores.

Los bancos de Wall Street están recomendando a sus clientes elevar su exposición a los commodities, que seguramente se vean beneficiados cuando se recupere la economía mundial por efecto de la vacuna y ayudada por el estímulo fiscal. Algunos incluso pronostican un período más prolongado de alzas en las materias primas que sería una repetición del llamado "súperciclo" de la década de 2000, en el que los precios del petróleo y de los metales alcanzaron máximos históricos cuando la rápida industrialización de China sorprendió a la industria.

"Nos parece clave tener en cuenta que esta recuperación de los precios de los commodities será en realidad el comienzo de un mercado alcista estructural mucho más largo", afirma Goldman Sachs en un reciente informe.

Los productos básicos, que no estuvieron entre las preferencias de los inversores durante gran parte de una década, mostraron una fuerte racha alcista en los últimos meses, ayudados por la demanda de China, el mayor comprador mundial de recursos naturales. Los precios de la soja subieron más de 50% en el último año, mientras que el cobre trepó cerca del 40%. El petróleo, por su parte, rebotó a su nivel más alto desde los primeros días de la crisis del coronavirus. El Brent, el estándar internacional, superó los u$s 61 ayer martes.

Argentina: La crisis consumirá la mejora de los commodities

El repunte ha sido excepcionalmente amplio. Una canasta 27 futuros de materias primas -desde el café hasta el níquel-, que sigue de cerca la administradora de activos SummerHaven, mostró que todos obtuvieron rendimientos positivos durante los seis meses anteriores a mediados de enero, incluidas las ganancias derivadas de la renovación de los contratos de futuros.

"Esto es realmente inusual. Hemos mirado 50 años hacia atrás y nunca habíamos visto que los commodities de esta canasta subieran todos al mismo tiempo", dijo el socio gerente Kurt Nelson.

Aún así, algunos inversores afirman que el mercado aún no está preparado para embarcarse en un nuevo súperciclo. "Lo que sí tenemos en este momento es una recuperación cíclica impulsada por la reposición de existencias en Europa, EE.UU. y China, y potenciada por las interrupciones en la oferta", dijo George Cheveley, administrador de carteras de la firma de gestión de activos Ninety One. En su opinión, "faltan dos o tres años para que se produzca un giro más amplio".

Nelson, de SummerHaven, afirma que un catalizador clave del repunte es el temor a que las políticas monetarias y fiscales sin precedentes aplicadas durante la crisis alimenten la inflación, lo que llevó a los administradores de fondos a protegerse comprando coberturas, como el petróleo y los metales.

Dado que la mayoría de los productos básicos cotiza en dólares, el debilitamiento de la moneda estadounidense que se produjo el año pasado también los abarata en otras divisas, lo que aumenta la demanda.

Eliot Geller, socio de CoreCommodity Management, cree que este escenario macroeconómico para las materias primas es el más sólido en diez años.

"Desde 2010, teníamos un repunte de los mercados de renta variable, el dólar estadounidense fuerte, una tendencia a la baja de las tasas de interés y un descenso de las expectativas de inflación", dijo. "Hoy, tenemos la amenaza de una inflación creciente, el dólar más débil y tasas de interés que ya están en cero ni son negativas".

FT: Por qué la caída del dólar es mala noticia para el mundo

Quienes pronostican un nuevo súperciclo -a menudo descripto como el período prolongado en el que el aumento de la demanda supera al de la oferta- señalan que los programas de recuperación mundial hacen más hincapié en la creación de empleo y la sostenibilidad medioambiental que en el control de la inflación.

"En la última década, la política monetaria fue más favorable para los activos financieros, mientras que la política fiscal actual debería ser más favorable para los activos reales como los commodities", señaló Don Casturo, fundador de la gestora de activos Quantix Commodities.

Quienes prevén alzas en los productos básicos también ven que se avecina una brecha de oferta. Goldman considera que la transición energética tiene el potencial de generar inversiones en infraestructuras de entre 1 y 2 billones de dólares anuales en los próximos diez años mientras el mundo reduce su dependencia del carbono. Eso debería impulsar la demanda de diversas materias primas, como el cobre, que será necesario para cablear los paneles solares y los autos eléctricos de la nueva economía.

Mientras tanto, los años de precios bajos obligaron a los productores a frenar la inversión en proyectos nuevos y ampliaciones, lo que frenó la oferta. Eso no sólo ocurre en la industria petrolera, donde se ha recortado la inversión, sino también en la minería.

"Tiene que haber una explosión de precios para que aparezca la nueva oferta", afirmó James Johnstone, codirector de mercados emergentes y fronterizos en RWC Partners, una gestora de inversiones con sede en Londres que ha invertido en varios productores de cobre.

Algunos dudan que este repunte de precios de los productos básicos pueda igualar al anterior.

"Históricamente, se produce un súperciclo cada 30 o 40 años y acabamos de salir de uno. Así que esto sería una excepción", dijo Norbert Rücker, jefe de economía del banco privado suizo Julius Baer. "Y si nos fijamos en lo que desencadenó el último súperciclo fue la urbanización china y su inmensa inversión. La transición energética no se producirá tan rápido".

Pero otros piensan que el escenario está preparado para un rally general que puede durar mucho más que la pandemia. "El escenario para las materias primas es realmente extraordinario. No sólo para los próximos tres o seis meses, sino para la próxima década", aseguró Nelson, de SummerHaven.

Traducción: Mariana Oriolo

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios