Guerra en Ucrania: Estados Unidos y sus aliados analizan cuáles serían las "líneas rojas" de la invasión rusa

Biden advirtió que Rusia pagaría un "severo precio " por el uso de armas químicas, pero no detalló cómo sería la respuesta.

En agosto de 2013, Joe Biden pronunció un apasionado discurso ante un grupo de veteranos en Texas que fue ampliamente considerado como la base de una inminente intervención militar estadounidense en Siria.

No había "ninguna duda" de que el régimen sirio había utilizado armas químicas contra su propio pueblo, dijo Biden, hablando como vicepresidente de Barack Obama. Los responsables "deben rendir cuentas" por sus acciones, agregó.

Pero en pocas semanas, la promesa de una intervención militar occidental para castigar al régimen por cruzar lo que parecía ser una línea roja para Washington se desvaneció, después de que Obama y sus principales aliados se arrepintieran de usar la fuerza.

Guerra Rusia-Ucrania: cómo el es plan de 15 puntos que están analizando para terminar con el conflicto

Se considera que su inacción envalentonó al presidente Bashar al-Assad, ayudándole a conservar el poder y seguir librando una sangrienta guerra civil.

El recuerdo de ese momento se cierne ahora como un fantasma sobre Biden y otros líderes occidentales cuando se enfrentan a la espinosa cuestión de cómo responderían a una nueva escalada de Rusia en su guerra contra Ucrania.

Después de que el ejército de Moscú no lograra asegurar rápidamente el control de ciudades clave, incluida Kiev, la capital de Ucrania, ha recurrido a ataques cada vez más brutales contra objetivos civiles, y los funcionarios occidentales han intensificado las advertencias de que el presidente ruso Vladimir Putin podría recurrir también al uso de armas químicas.

Aunque Biden ha advertido que Rusia pagaría un "severo precio" por cualquier ataque con armas químicas en Ucrania, EE.UU. y sus aliados no han detallado cómo reaccionarían ante una acción de este tipo.

"El presidente de EE.UU. y otros aliados también dejaron muy claro que si [los rusos] utilizan armas químicas, habrá que pagar un alto precio", dijo el martes el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg. "Pero no especularé sobre ninguna respuesta militar por parte de la OTAN, excepto para decir muy claramente que la principal responsabilidad de la OTAN es asegurarse de que defendemos y protegemos a todos los aliados".

EE.UU. ha impuesto sanciones masivas a la economía rusa y ha aumentado su ayuda militar a Ucrania, pero descartó enviar tropas al país, imponer una zona de exclusión aérea y enviar aviones de combate directamente a Kiev para ayudar a su defensa.

Cómo puede terminar la guerra Rusia-Ucrania: los cinco escenarios posibles

"Lo que me preocupa es que estamos volviendo a caer en nuestra trampa de las líneas rojas químicas de Siria. Está bien tener una retórica dura, pero la retórica dura tiene que ir seguida de una respuesta inmediata y contundente", dijo Heather Conley, presidenta del German Marshall Fund of the US.

Es probable que la presión sobre Biden para que tome medidas adicionales para ayudar a Ucrania aumente después de que el presidente ucraniano, Volodimir Zelensky, se dirigiera al Congreso estadounidense.

Muchos legisladores de ambos partidos han pedido a Biden que se muestre más contundente de lo que ha sido en la confrontación y la movilización del mundo contra Putin.

Pero la Casa Blanca y otros funcionarios occidentales no han dado muestras públicamente de ceder en su posición de evitar ser arrastrados a un conflicto directo con Rusia.

"Para cualquier presidente, tienes que sopesar cómo puedes liderar el mundo, cómo puedes dejar muy claro que las acciones son horribles, que no son aceptables, que no están alineadas con las normas globales, y al mismo tiempo pensar en nuestros propios intereses de seguridad nacional", dijo Jen Psaki, secretaria de prensa de la Casa Blanca, esta semana. "Y empezar la tercera guerra mundial no está ciertamente en nuestros intereses de seguridad nacional".

Mark Warner, legislador demócrata de Virginia y presidente del comité de inteligencia del Senado, dijo que la Administración Biden y la comunidad de inteligencia de EE.UU. merecen un "enorme crédito" por cómo han manejado la guerra contra Ucrania hasta ahora, pero las decisiones que se avecinan ahora son "realmente difíciles".

China respalda las acusaciones de Rusia sobre las armas biológicas de Estados Unidos en Ucrania

"Quiero hacer todo lo posible para responder al presidente Zelensky y hacerlo bien, pero tampoco quiero empezar la tercera guerra mundial", le dijo al Financial Times.

"Es completamente comprensible que Zelensky, que está literalmente luchando por la existencia de su país, vea con buenos ojos un compromiso total de la OTAN con Rusia. . .[Pero] esto puede o no estar en el propio interés de la OTAN", añadió.

Los ministros de Defensa de la OTAN, incluido el secretario de Defensa estadounidense, Lloyd Austin, se reunirán el próximo miércoles en Bruselas para coordinar los posibles pasos a seguir. Biden viajará a Europa la próxima semana para asistir a una cumbre extraordinaria de líderes de la OTAN y a una reunión del Consejo Europeo, que reúne a los dirigentes de la Unión Europea.

Además de debatir cualquier respuesta a los nuevos ataques rusos contra la población civil en Ucrania, también tendrán que abordar el peligro de que el conflicto amenace a los países de la OTAN -que han prometido defender hasta el último "centímetro" de territorio- en el este de Europa.

"Nuestro objetivo colectivo... es poner fin a esta guerra", dijo Julianne Smith, embajadora de EE.UU. ante la OTAN. "No queremos ampliar este conflicto, no queremos que se extienda más allá del contexto actual".

Los funcionarios de la OTAN dicen que Moscú no ha hecho intentos deliberados de provocar a los aliados de la alianza, ni ha habido niveles particularmente altos de actividad militar rusa cerca de las fronteras de la OTAN. La base ucraniana cercana a Polonia que fue atacada el lunes fue alcanzada por misiles disparados desde aviones que volaban en el espacio aéreo ruso, por ejemplo.

Funcionarios dentro de la alianza dicen que ésta ha adoptado un enfoque de "ambigüedad estratégica", eliminando así la capacidad de Putin de seleccionar sus posibles opciones basándose en una respuesta conocida de la OTAN.

"Si un proyectil de artillería al azar cae por accidente en territorio de la OTAN, no vamos a empezar la tercera guerra mundial", dijo uno de ellos.

Aun así, EE.UU. y sus aliados tratarán de encontrar formas de ayudar más a Ucrania sin caer en sus propias limitaciones autoimpuestas. Un asesor de defensa occidental dijo que necesitaban aumentar los suministros de armas y municiones a las fuerzas ucranianas, además de los medios para defenderse mejor de los ataques aéreos y las descargas de artillería rusas.

Las tropas ucranianas necesitan "más de lo que ya están usando, además de artillería de mayor alcance y defensa aérea", dijo el asesor.

Sin embargo, Putin está importando ahora combatientes extranjeros y la semana pasada aprobó la llegada de 16.000 soldados de Siria para ayudar a las fuerzas rusas. También se han incorporado soldados de la República Centroafricana para luchar junto a Moscú.

Conley, que fue una alta funcionaria de la Administración George W. Bush, dijo que es necesario seguir apoyando a Ucrania y a sus militares "durante el mayor tiempo posible", y pasar de la "disuasión a la defensa" en lo que respecta al flanco oriental de la OTAN.

Añadió que esto podría implicar "fuerzas potencialmente significativas que van a tener que ser desplegadas cuando la artillería se acerque demasiado a una frontera de la OTAN".

Pero también dijo que los aliados occidentales debían presentar una visión de esperanza para el pueblo ucraniano en la línea del Plan Marshall tras la Segunda Guerra Mundial.

"Soy de la escuela de pensamiento de que la política de EE.UU. es más fuerte cuando dice lo que va a hacer y qué va a defender y no articula lo que no va a hacer", dijo.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios