Financial Times

¿Qué tan parecidos son Javier Milei, Donald Trump y Jair Bolsonaro?

El presidente electo argentino enfrenta una tarea diferente a la de sus compañeros populistas de derecha, quienes rápidamente festejaron su victoria en la segunda vuelta.

Horas después de la victoria de Javier Milei, Donald Trump publicó en redes sociales: "Felicitaciones a Javier Milei por tu gran carrera a la presidencia de Argentina; ¡le darás un vuelco a tu país y harás que Argentina vuelva a ser grande otra vez!".

Milei respondió dándole las gracias a Trump: "Su presidencia fue un ejemplo para todos los que defendemos las ideas de libertad".

Otro expresidente de extrema derecha, Jair Bolsonaro, también se apresuró a felicitar al libertario radical, hablando emocionado con Milei junto a su hijo legislador Eduardo en una videollamada en la que el presidente electo argentino los invitó a su toma de posesión.

Argentina no puede darse el lujo de otro fracaso

La insurgente campaña electoral de Milei, librada en gran medida en las redes sociales, tomó prestados mucho de los guiones de Trump y Bolsonaro. Su promesa de terminar con la "casta" política argentina evocó el mensaje antisistema de Trump de "drenar el pantano" [drain the swamp].

Pero el argentino, un autodenominado "anarcocapitalista" empeñado en reducir el Estado al máximo, difiere tanto de Trump como de Bolsonaro en aspectos clave de su pensamiento y de la organización política que lo respalda.

Después de que los argentinos eligieron a Milei para aplicar una ‘terapia de shock' en medio de la crisis económica más profunda del país sudamericano en más de dos décadas, el presidente electo enfrenta un reto diferente y mucho más difícil en el cargo que el de los anteriores líderes de la extrema derecha de Estados Unidos y Brasil.

Su aparente cercanía con ambos es engañosa. Milei, un novato en la política, nunca ha conocido a Trump o Bolsonaro en persona, aunque ha asistido a recientes conferencias políticas internacionales de extrema derecha. Trump ha dicho que viajará a Buenos Aires para reunirse con Milei, según dijo la oficina del argentino.

"La elección de Milei, y la de Trump en 2016, fueron una especie de grito primal para Argentina y EE.UU.", dijo Michael Shifter, profesor emérito y expresidente del Diálogo Interamericano en Washington. "Los seguidores de ambos se sintieron más atraídos por sus críticas a la política de siempre que por sus propuestas políticas".

Entre las diferencias "llamativas" entre ambos hombres, Shifter dijo que "nadie ha acusado a Trump de ser un libertario como Milei". Por el contrario, Trump es un proteccionista consumado, mientras que las ideas de Milei sobre política económica se acercan más a las del desaparecido partido republicano del expresidente Ronald Reagan".

Elecciones en Argentina: Milei, el 'disruptor de la dolarización' puede traer más inestabilidad

Milei es un economista que ha escrito varios libros y se ha hecho famoso en programas de televisión pregonando recetas drásticas para reducir el inflado e ineficiente Estado argentino.

Milei vive y respira economía, a diferencia del brasileño Bolsonaro, que tenía poco interés en el tema y delegó en gran medida la política económica a su ministro de Economía, el liberal de libre mercado Paulo Guedes.

Durante su mandato, Trump registró grandes déficits y aumentó la deuda nacional estadounidense en casi u$s 7,8 billones, mientras que Milei ha prometido recortar el gasto público hasta en 15 puntos porcentuales del PBI.

Gobernar fue más sencillo para Bolsonaro y Trump de lo que será para Milei. El brasileño había sido legislador en la Cámara Baja del Congreso durante más de 20 años antes de ganar la presidencia y contaba con el apoyo de un partido importante, que convirtió, negociaciones mediante, en mayoría en el Congreso.

Trump contaba con el apoyo institucional del partido republicano, al que moldeó a su imagen y semejanza.

Por el contrario, Milei no creó su movimiento La Libertad Avanza (LLA) hasta julio de 2021. No tiene gobernadores provinciales, sólo el 10% de los escaños del Senado y el 15% de la Cámara Baja del Congreso.

Aparte de su pasión por la economía libertaria, las ideas políticas de Milei siguen evolucionando y muestran evidentes contradicciones: su entusiasmo por prohibir el aborto en Argentina choca con su instinto libertario de que el Estado no debe intervenir en la vida personal de los ciudadanos.

La oposición al aborto y la promesa de manifiesto de "restaurar el prestigio" del impopular ejército argentino han sido más centrales en la campaña de LLA que en la marca personal de Milei, mientras el partido abrazaba posturas conservadoras en cuestiones culturales.

Javier Milei enfrenta enormes desafíos para gobernar

"LLA ha ido evolucionando hacia una fuerza bastante más conservadora que la que creó Milei", dijo Juan Luis González, autor de una biografía de Milei titulada El Loco. Cita la elección de Milei como vicepresidenta, Victoria Villarruel, como un indicio de este movimiento hacia la derecha.

Villarruel insiste en que la dictadura militar argentina entre 1976 y 1983 mató a muchas menos personas que la cifra de 30,000 que dan los grupos de derechos humanos, y se ha comprometido a desmantelar un centro conmemorativo en una antigua base militar de Buenos Aires. Su entusiasmo por aumentar el gasto militar contrasta con el deseo de Milei de recortar el Estado. "Ella ha ganado mucha más influencia en el mundo de Milei y en la cabeza de Milei", dijo González.

Con su limitada base legislativa, Milei depende en gran medida del salvavidas que le han lanzado el expresidente conservador Mauricio Macri y su partido Propuesta Republicana (PRO). Enfrenta una feroz oposición en las calles en un país con un largo historial de protestas masivas por parte de los sindicatos, dominados por el movimiento peronista de izquierda, en el poder desde hace mucho tiempo.

Macri fue el único presidente no peronista que terminó su mandato desde el retorno a la democracia en 1983, pero no fue reelegido.

Milei también enfrenta una de las peores crisis económicas del mundo, con una inflación anual que se prevé supere el 200% este año, las arcas del gobierno vacías y una recesión inminente.

"Tiene que haber una purga": el plan de Trump para un segundo mandato

Los argentinos, desesperados por encontrar una solución a las recurrentes crisis financieras del país, se han decidido por un inconformista que ofrece soluciones radicales para la economía, pero las encuestas muestran que la mayoría de los votantes no comparten la agenda social de extrema derecha de LLA, lo que deja a Milei expuesto si fracasa su terapia de shock económico.

Eduardo Levy Yeyati, decano de la Escuela de Gobierno de la Universidad Torcuato di Tella, dijo: "Trump era un hombre de negocios respaldado por una gran facción del partido republicano en un país donde cualquier cambio profundo en los asuntos domésticos está fuertemente controlado por el Congreso, y con una economía en crecimiento".

"Milei es un tecnócrata libertario respaldado por partidarios de la derecha alternativa y, tardíamente, por la mitad derecha del partido de centro-derecha PRO de Macri en una economía estanflacionaria. La situación política y económica no podría ser más diferente", cerró.

Temas relacionados
Más noticias de Javier Milei

Las más leídas de Financial Times

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.