Estados Unidos: qué es 'la gran renuncia' y por qué millones de personas están dejando su trabajo después de la pandemia

Millones de empleados ejercen una nueva influencia en el mercado laboral.

Lindsay Coleman ha dejado dos trabajos este año.

El primero, en enero, era en el departamento de ventas de la empresa de software en la que había trabajado durante casi seis años, desde que se graduó en la universidad. Le encantaban sus compañeros, pero no podía rechazar una oferta de un competidor para un puesto que consideraba más agradable.

Pero en octubre la neoyorquina Coleman se dio cuenta de que prefería vender departamentos en lugar de software y, tras obtener su licencia inmobiliaria, renunció de nuevo para unirse a The Corcoran Group.

"La venta de software es una carrera muy lucrativa, pero en el fondo siempre supe que no era lo que me gustaba y no sabía si haría algo al respecto", dice Coleman, de 29 años.

Récord de renuncias en Estados Unidos: qué pasa y por qué se están yendo los trabajadores 

"Cuando estás sentada sola en un departamento todo el tiempo haciendo un trabajo, todos los días, todo el día, te das cuenta realmente de si sos feliz o no", añadió.

Coleman forma parte de una ola sin precedentes de trabajadores estadounidenses que renuncian a sus puestos de trabajo en 2021. Alrededor de 4,4 millones de estadounidenses renunciaron a sus puestos de trabajo sólo en septiembre, según informó este mes el Departamento de Trabajo, batiendo el récord de renuncias en un solo mes desde que se inició la encuesta en 2001. El récord anterior fue en agosto.

En todo Estados Unidos hay una gran demanda de trabajadores a medida que las empresas se expanden para aprovechar una economía que se recupera de la pandemia de coronavirus. Mientras que algunos intentan utilizar su nueva influencia para obtener mejores salarios y beneficios de sus actuales empleadores mediante la acción organizada, son muchos los que abandonan sus antiguos trabajos por otros mejores.

Estados Unidos: un legislador habló más de 8 horas para retrasar la votación del plan de u$s 1,75 billones de Biden

Las ofertas de empleo también se han disparado. Los economistas creen que la mayoría de los que renuncian probablemente tenían otros puestos de trabajo antes de presentar su renuncia, porque la participación de la fuerza laboral se ha mantenido estable desde su caída en 2020 a pesar de las tasas récord de renuncia.

"En 2021 hemos visto realmente que la tasa de renuncia de los trabajadores aumenta a medida que la demanda de trabajadores también aumenta", dijo Nick Bunker, economista del sitio de empleos Indeed. "Así que esta es realmente la historia de muchos trabajadores que ven oportunidades en el mercado laboral y salen a aprovecharlas".

'La Gran renuncia', como ya se la ha bautizado, sorprendió inicialmente a muchos economistas que sostienen que los trabajadores no suelen estar dispuestos a alterar el statu quo ni siquiera cuando están descontentos en sus empleos.

La Reserva Federal debe ajustar su política en base a la inflación

Pero la crisis de Covid-19 trastocó las normas económicas y sociales, llevando a los trabajadores a reevaluar lo que quieren de su vida laboral. El resultado fue que muchos de los que hasta entonces se habían mostrado indecisos sobre la posibilidad de renunciar decidieron finalmente apretar los dientes y afrontar la situación.

Es la "claridad de Covid", dijo Alexander Alonso, director de conocimiento de la Sociedad de Gestión de Recursos Humanos, que ha estudiado el fenómeno durante seis meses.

La mayoría de los que renuncian en la era de la pandemia lo hacen en busca de un mejor salario, un mejor equilibrio entre la vida laboral y personal o mejores beneficios en el lugar de trabajo, dijo Alonso. "No es la vuelta a la [oficina] lo que la gente combate", añadió.

Estados Unidos: cómo es la estrategia de Biden para bajar la inflación 

Las industrias más afectadas por la pandemia son también las que más renuncias han tenido, dijo Bunker, señalando la industria manufacturera, el ocio y la hospitalidad.

En el caso de Danit Sibovits, una abogada de Nueva York, fue la escasez de prestaciones en el lugar de trabajo lo que la llevó a dejar su empleo en una empresa de defensa de seguros en junio.

Su antigua empresa no proporcionó a los asociados equipos básicos para trabajar desde casa, como notebooks, beneficios para bienestar durante el confinamiento del año pasado.

"Estaba estancada", dijo Sibovits, de 38 años. "Antes del Covid estaba bien. Podía lidiar con ello. Y luego no pude".

En Houston, otra abogada llegó a la misma conclusión. Aparna Shewakramani, de 36 años, llevaba 10 años ejerciendo la abogacía, últimamente como consejera general de una correduría de seguros. Nunca le gustó su trabajo, y la pandemia le dio la oportunidad de protagonizar una serie de Netflix sin guión.

Shewakramani se tomó una licencia en el trabajo para buscar otras oportunidades, incluida la de escribir un libro después de que la serie se convirtiera en una sensación de la noche a la mañana, pero nunca regresó. Renunció en abril.

La necesidad de una mayor estabilidad financiera empujó a Jenna Coluccio, una asistente médica de 27 años, a dejar su trabajo en junio. Sabía que la unidad de cuidados intensivos del centro de Manhattan en la que trabajaba desde hacía poco más de dos años le pagaba mal y no era la cultura adecuada para ella a largo plazo.

Aunque había planeado permanecer en el puesto durante tres años, el estrés de la crisis de Covid la empujó a buscar antes un nuevo puesto en su hospital preferido. Recibió una oferta unas semanas más tarde y presentó inmediatamente su renuncia.

"La gente no para de hablar de que esta es una generación que no para de cambiar de trabajo", dice Coluccio. "Es porque nadie se deja intimidar o infravalorar. ¿Y sabes qué? Eso es absolutamente cierto. Nuestros padres nos enseñaron que hay que aguantar, quedarse en un trabajo, pero ¿por qué?".

Tags relacionados
Noticias del día

Comentarios

  • GC

    Gerardo Cánepa

    Hace 7 días

    Creo que el fenómeno COVD nos hizo replantear muchas cosas , como si fuera una guerra, la gente piensa en HOY por que no sabe si estará viva mañana , los proyectos de largo plazo ( un trabajo estable que me asegure un buen retiro) pirden sentido en favor de lo que haré hoy, mañana.

    2
    0
    Responder
  • MOM

    Mario Orlando Méndez

    Hace 8 días

    Esta noticia se aclara cruzando la información con algo que dijo el actual presidente norteamericano "si los empresarios quejan de que no consiguen empleados para solucionarlo paguenles", es muy sencillo entender que si por la misma tarea te pagan mejor en otro lado te vayas a ese mejor destino laboral, también lo explicaba Perón cuando decía que si la economía crece no se hagan problema por los salarios, estos crecen por la necesidad empresarial de retener a sus empleados y por necesitar cubrir los nuevos puestos.- Mario.-

    2
    0
    Responder