Wall Street: crecen los temores de recesión en Estados Unidos por nuevos datos de la economía

Los mercados esperan que la Reserva Federal siga subiendo las tasas este año antes de cambiar de rumbo en 2023.

La preocupación de los inversores por el sobrecalentamiento de la economía estadounidense está dando paso a los temores de recesión, con los analistas inquietos ante la posibilidad de que la Reserva Federal ahogue el crecimiento con su rápido endurecimiento de la política monetaria.

Los mercados prevén una agresiva suba de las tasas de interés de la Reserva Federal en los próximos meses, al tiempo que señalan las expectativas de que el banco central cambie de rumbo el próximo año y comience a recortar las tasas.

"Hemos visto que el consumidor se ve presionado por el aumento del costo de vida y por la política monetaria, lo que podría llevar a una recesión impulsada por el consumo", dijo Erin Browne, gestor de carteras de Pimco.

Por qué Estados Unidos se está pareciendo cada vez más a un mercado emergente

Los informes económicos publicados en las dos últimas semanas han aumentado la sensación de incertidumbre. Las principales encuestas sobre los sectores de servicios y manufacturas de Estados Unidos del Instituto de Gestión de Suministros (ISM, por sus siglas en inglés) mostraron que las empresas estadounidenses están recortando la contratación de empleados

Las cifras semanales sobre las solicitudes de subsidio por desempleo también han apuntado a una ralentización del impulso. Sin embargo, el informe mensual de empleo del viernes pasado apuntaba a un sólido ritmo de contratación, mientras la inflación de mayo alcanzaba su nivel más alto desde fines de 1981.

Jan Hatzius, economista jefe de Goldman Sachs en Estados Unidos, afirmó que "no hay duda de que se está produciendo una ralentización del mercado laboral", y añadió que "las vacantes y las renuncias a puestos de trabajo están disminuyendo, las solicitudes de subsidio de desempleo están aumentando, los índices de empleo del ISM en el sector manufacturero y los servicios han caído a niveles de contracción, y muchas empresas que cotizan en Bolsa han anunciado la congelación o la ralentización de la contratación".

No obstante, Hatzius afirmó que "los temores de una inminente recesión en Estados Unidos se han atenuado un poco" después de que las cifras mostraran que la economía estadounidense añadió 372.000 puestos de trabajo en junio, superando ampliamente las expectativas.

El informe sobre el empleo de junio también reforzó las expectativas de que la Reserva Federal aumentará las tasas de interés en 0,75 puntos porcentuales a fines de julio, lo que situaría la tasa de referencia del banco central en un rango de entre el 2,25% y el 2,5%, desde el 0% y el 0,25% de principios de 2022.

Las subas de las tasas ya han hecho subir los costos de los préstamos en Estados Unidos, han provocado fuertes ventas en el mercado de bonos corporativos, han desencadenado la peor venta de acciones de Wall Street en el primer semestre del año desde 1970 y han contribuido a que el dólar se dispare frente a sus pares.

Estados Unidos: Joe Biden pierde popularidad mientras busca una solución a la inflación

La combinación ha llevado a las condiciones financieras a alcanzar su nivel más ajustado desde los primeros días de la crisis del coronavirus en 2020, según un índice cotejado por Goldman. El endurecimiento de las condiciones financieras suele repercutir en la economía en general, arrastrando la producción.

Incluso después del sólido informe sobre el empleo, una previsión económica actual de la Fed de Atlanta apunta a que la producción se contraerá a una tasa anualizada del 1,2% en el segundo trimestre de este año, tras una caída del 1,6% anualizada en el primer trimestre.

Andrew Hollenhorst, economista jefe de Citigroup en Estados Unidos, señaló que si bien el informe de empleo de junio "se opone firmemente a la opinión de que la economía de Estados Unidos está en recesión o lo estará de forma inminente", el hecho de que la Fed se centre en "ralentizar la economía para controlar la inflación eleva materialmente el riesgo de recesión en 2023". Añadió que "el mercado laboral, muy tenso, puede dificultar mucho más la obtención de un 'aterrizaje suave' [soft landing]".

Estados Unidos: el tightening de la Fed asusta a los inversores y las acciones ya perdieron u$s 9 billones este 2022

El mercado de la deuda pública estadounidense también emite señales de alarma. Los rendimientos de los bonos del Tesoro a dos años cotizan unos 0,04 pp. más alto que los de los bonos a 10 años. La llamada 'inversión de la curva de rendimiento', en la que los rendimientos de los títulos a más corto plazo son más altos que los de sus homólogos a largo plazo, suele considerarse una señal sombría para las perspectivas económicas.

En las últimas cinco décadas, cada inversión de la curva de rendimiento en un plazo de seis meses a dos años ha ido seguida de una recesión en Estados Unidos. La primera inversión de la curva de rendimiento de este año, en marzo, pondría a Estados Unidos en camino de una recesión a más tardar a principios de 2024, una predicción que también se refleja en otras partes del mercado.

"En este momento hay mucha incertidumbre. Los inversores tienen probabilidades muy diferentes sobre si la recesión se producirá en los próximos 12 o 24 meses", dijo John Madziyire, responsable de los bonos del Tesoro de Estados Unidos en Vanguard. "Pero lo que definitivamente ha sucedido es que ha habido un deterioro en el sentimiento de los consumidores y de las empresas".

Una recesión en Estados Unidos y Europa es "cada vez más probable", advierten los economistas

Esta perspectiva más pesimista se refleja también en las expectativas de subas de tasas de la Fed. Las operaciones en el mercado de futuros sugieren que los inversores esperan que la Fed suba su tasa principal hasta un máximo de alrededor del 3,5% en febrero de 2023, pero que luego comience a recortar los tasas hasta situarlos por debajo del 3% en noviembre de ese año.

Un informe de esta semana sobre la inflación en Estados Unidos ayudará a arrojar más luz sobre la trayectoria prevista de las alzas de tasas de la Fed. Los economistas de Wall Street esperan que la tasa anual de aumento de los precios al consumo haya subido al 8,8% en junio, desde el 8,6% de mayo, según una encuesta de FactSet.

"Con el informe de empleo de la semana pasada, que muestra un sólido aumento de las plantillas en medio de un mercado laboral con una rigidez sin precedentes, salvo una decepción significativa esta semana en cuanto a la inflación, la Reserva Federal debería estar bien encaminada para subir otros [0,75 pp.] en su próxima reunión", dijeron los economistas de Deutsche Bank.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios