FINANCIAL TIMES

Dura advertencia de Financial Times: "Si Argentina no acuerda con el FMI y va al default, será un paria financiero internacional"

A medida que se acerca la fecha límite de marzo para que Argentina reestructure miles de millones de dólares en deuda con el FMI, el país está nuevamente en riesgo de ser cortado por las instituciones financieras internacionales y retirarse al aislamiento mientras el gobierno peronista de izquierda lucha por encontrar apoyo para un nuevo acuerdo.

Martín Guzmán, ministro de Finanzas de Argentina y principal negociador del FMI, dijo a los gobernadores provinciales en Buenos Aires la semana pasada que "aún no hay acuerdo" con el prestamista con sede en Washington, después de 18 meses de conversaciones no concluyentes.

La propuesta de Guzmán presentada a los gobernadores apuntaría a un presupuesto equilibrado para 2027, resistiendo los llamados del FMI para recortes más rápidos al gasto y los subsidios. También propuso seguir utilizando la impresión de dinero del banco central para financiar el déficit durante al menos cinco años más, lo que alimentará la inflación.

Guzmán dijo que el principal punto de desacuerdo con el fondo había sido en el llamado "camino fiscal": qué tan lejos y qué tan rápido recortar el gasto para equilibrar el presupuesto. No proporcionó detalles sobre cómo se equilibraría el presupuesto para 2027.

Se estiran los tiempos con el FMI: ¿puede haber default? Alternativas y costos

The Economist le pega al FMI por el no-acuerdo: "Les importa mantener su reputación después del préstamo riesgoso que dieron"

La presentación "confirma la reticencia de las autoridades argentinas sobre la necesidad de recortar el gasto para reducir el déficit", dijo Fernando Sedano, economista de Morgan Stanley, al tiempo que ilustró la "brecha considerable" que debe cerrarse para "lograr objetivos".

Mientras continúan las conversaciones con el FMI, el Gobierno también debe encontrar una manera de convencer a un nuevo Congreso díscolo para que apruebe su plan de reestructurar unos u$s 40.000 millones adeudados al prestamista internacional, como parte de un rescate récord de u$s 57.000 millones en 2018.

Incluso lograr que políticos influyentes de la oposición se presenten para discutir el tema ha sido difícil . Tres gobernadores provinciales y el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires rechazaron la invitación del Gobierno la semana pasada para hablar sobre el refinanciamiento de la deuda, acusando al presidente Alberto Fernández de convocar la reunión como una oportunidad para tomarse fotos con su ministro de Hacienda.

Argentina debe pagar al FMI 2.800 millones de dólares a fines de marzo, y los analistas no ven otra opción que asegurar un nuevo acuerdo con el prestamista porque el gobierno carece de las reservas internacionales para realizar el pago. Las reservas netas de divisas han caído por debajo de los 6.900 millones de dólares, según Morgan Stanley, de los cuales solo 400 millones de dólares son líquidos.

La mayoría de los economistas están de acuerdo en que caer en mora con el fondo sería desastroso. Cortaría el crédito que Argentina recibe de otros prestamistas multilaterales y asestaría un duro golpe a la reputación del FMI como acreedor responsable.

Dado que los inversores privados ya rechazan a Argentina después de que incumplió brevemente en 2020, cualquier confrontación también dejaría al país, miembro del G20 y principal exportador de granos, y que ha sido rescatado 21 veces en seis décadas, un paria financiero internacional.

Guzmán, quien ha argumentado consistentemente que el acuerdo financió la fuga de capitales y rescató a los acreedores privados, atacó al FMI nuevamente el miércoles, alegando que el fondo estaba más enfocado en restaurar la confianza de los inversores que en arreglar la economía real.

"Por supuesto, estamos trabajando para que haya más confianza en el mercado, pero lo primero sobre todo es mejorar la situación de la economía real", dijo.

Los bonos del gobierno con vencimiento en 2041 cayeron a poco menos de 33 centavos por dólar en su peor caída de una semana desde septiembre después de que la presentación de Guzmán sugirió que un acuerdo para marzo no era inminente. Un día después, el banco central elevó la tasa de interés de referencia por primera vez en un año en dos puntos porcentuales a 40 por ciento, lo que fue ampliamente interpretado como un gesto al fondo.

Incluso si la administración Fernández puede resolver problemas con el fondo, cualquier acuerdo debe ser ratificado por el Congreso, donde la oposición logró grandes avances en las elecciones del año pasado.

Encontrar un consenso ha sido complejo, sobre todo porque los peronistas han atacado repetidamente a la oposición por firmar el acuerdo original con el FMI, y el bloque es reacio a compartir los costos políticos de renegociarlo.

En una muestra de las divisiones entre el gobierno y el Congreso, los legisladores en la cámara baja rechazaron el presupuesto del gobierno para 2022 en diciembre por no presentar objetivos realistas de crecimiento e inflación, luego de un debate de 19 horas.

La administración Fernández también debe lidiar con los partidarios de la línea dura dentro de sus propias filas que se resisten a los recortes propuestos en el gasto y los subsidios gubernamentales. Creen que el acuerdo original con el FMI rompió las reglas del fondo -el FMI lo niega- y que el prestamista debería otorgar a Argentina un trato favorable en cualquier nuevo acuerdo.

Los economistas ven que se acerca un momento de ajuste de cuentas. Para Alberto Ramos, economista jefe para América Latina de Goldman Sachs, ahora hay "una probabilidad significativa" de que Argentina caiga en mora con el fondo.

Las persistentes tensiones dentro de la administración Fernández sobre la postura fiscal apropiada sugieren un "alcance muy limitado" para un ajuste fiscal estructural y reformas que forman la base de un programa creíble del FMI, agregó Ramos.

"El ministro [de Hacienda] no sabe lo que quiere, ¿cuáles son sus objetivos?", dijo Carlos Melconian, exdirector del Banco de la República Argentina. Con "tantas coaliciones" en el Congreso, agregó, la posibilidad de un frente unido y un plan creíble en los próximos dos meses se han agotado.

La presentación del gobierno de este miércoles reflejó más "las limitaciones fijadas por su propio frente interno, que las planteadas por las autoridades del organismo internacional", escribió el columnista y profesor Carlos Pagni en el diario La Nación.

A pesar de que el gobierno y el FMI quieren llegar a un acuerdo, todavía hay "desacuerdos significativos en términos de proyecciones económicas", según Daniel Kerner de Eurasia Group, una consultora de riesgo político. Los funcionarios del FMI habían pedido en diciembre una política monetaria "apropiada", con compromisos para recortar el gasto, reducir el déficit y reducir la inflación, que supera el 50 por ciento anual.

El economista Fernando Marull, con sede en Buenos Aires, señaló pequeñas señales de progreso en diciembre. Argentina pagó 1.900 millones de dólares al fondo el 21 de diciembre, además de los pagos del año pasado. "Sería muy costoso para el gobierno, habiendo cumplido con esos pagos, si su decisión fuera incumplir", dijo.

A medida que el estado de ánimo entre los peronistas y la oposición se agria, la economía está sufriendo.

El balance del banco central se ha deteriorado notablemente. Las reservas netas han caído por debajo de los 7.000 millones de dólares y más de 1.000 millones de dólares han abandonado el sistema bancario privado solo en los últimos dos meses, según muestran los datos oficiales y de mercado.

Al menos el 70 por ciento del déficit en 2021 se financió a través de la impresión de dinero, según estimaciones, que el FMI exige al país reducir. "El gobierno se está quedando sin tiempo y sin reservas", dijo Ignacio Labaqui, analista senior de Medley Global Advisor en Buenos Aires.

Tags relacionados

Comentarios

  • AZ

    Angel Zapata

    Hace 2 días

    Acuerden lo que acuerden , ya estamos fuera del mundo y además el gobierno no cumplirá..

    0
    0
    Responder
  • EV

    Eduardo Viel

    Hace 2 días

    En 60 años en 21 "acuerdos", muy pocas veces la deuda bajo, se hizo eterna. El mercado ?confianza? o un buen negocio, siempre prestaron, sabían que había puerta de salida, para ellos. Nosotros estamos aquí, otra vez la historia se repite, quizás ser un paria, traerá una desgracia impresionante, quizás la ultima, pero esta vez la verdadera.

    1
    0
    Responder