Los agoreros de Davos y el peligro de ignorar los riesgos que afronta el mundo en 2022

Los inversores deberían notar un cambio en las preocupaciones que han pasado de los asuntos económicos y políticos a los medioambientales y sociales.

¿Se está oscureciendo el panorama mundial? Si se observan los precios de las acciones, la respuesta podría ser que "no". En Estados Unidos, la tasa de inflación acaba de alcanzar un impactante 7%, y la Reserva Federal (Fed) se está preparando para endurecer la política.

Pero los mercados bursátiles estadounidenses se mantienen al alza, junto con la mayoría de los demás índices mundiales, sin importar las tensiones en torno a Ucrania y a Taiwán ni los elevados precios del petróleo.

Sin embargo, si observas el estado de ánimo entre la llamada élite de Davos -los líderes empresariales que normalmente asisten a la reunión anual del Foro Económico Mundial (FEM) en esa elegante estación de esquí suiza- puedes sentirte más alarmado.

Foro de Davos: fuerte advertencia de Xi Jinping por "consecuencias catastróficas" de las políticas de otras potencias

Davos: los 5 grandes riesgos de Argentina según el Foro Económico Mundial

Cada invierno boreal, el FEM realiza una encuesta entre sus miembros en relación con los riesgos percibidos, y acaba de publicar los resultados de la más reciente, antes de su reunión virtual de esta semana. En ella se ha revelado que sólo el 16% de los 'davosianos' se sienten "positivos" u "optimistas" sobre el panorama mundial; el resto están "preocupados" o "inquietos".

No es de extrañar, pudieras pensar, dadas las tendencias relacionadas con el Covid. Pero lo que es más notable es que apenas una décima parte de los pronosticadores de Davos prevén una acelerada recuperación global, mientras que una proporción similar teme una catástrofe; y cuatro quintas partes anticipan un escenario "consistentemente volátil" o una "trayectoria fracturada". Esto es sorprendentemente sombrío, incluso teniendo en cuenta la advertencia de que esta encuesta suele ser pesimista, ya que se enfoca en el riesgo.

Doblemente sorprendente es el detalle de qué es lo que asusta a la élite de Davos. Hace una década, los temas que les preocupaban tendían a estar relacionados con problemas económicos, tecnológicos o políticos, como los "desequilibrios fiscales", las "alarmantes subas del precio del petróleo", el "colapso financiero", las "amenazas de ciberseguridad" o los "conflictos interestatales" (el término 'cortés' para referirse a la guerra).

Suba de tasas de la Fed: un alto funcionario ve al menos tres alzas y dice que podría empezar en marzo

Estos temas siguen siendo preocupaciones, hasta cierto punto. La "confrontación geoeconómica" (es decir, las guerras comerciales y otros enfrentamientos) actualmente se considera el décimo mayor riesgo global general. Las "crisis de la deuda" ocupan el noveno lugar. Y una encuesta complementaria, y más detallada, realizada entre los líderes mundiales ha mostrado que el 14% de la élite de Davos está preocupada por el "estallido de la burbuja de activos" en los próximos dos años (aunque esto se sitúa como la décima preocupación en una lista de 10).

los riesgos que afronta el mundo

Pero son menos los que se preocupan por una burbuja que los que están inquietos por un "fallo de la ciberseguridad", o por problemas medioambientales o sociales. Y, en las perspectivas generales, cinco de los 10 principales riesgos mundiales están vinculados a cuestiones ecológicas, como el "fracaso de la acción climática", el "clima extremo" y la "pérdida de biodiversidad". El resto son de carácter social e incluyen la "erosión de la cohesión social", las "crisis de los medios de subsistencia" y las "enfermedades infecciosas".

Además, la lista de preocupaciones sociales presenta problemas que nunca antes habían aparecido en esta clasificación. Alrededor del 26% de los encuestados, por ejemplo, actualmente se preocupan por el "deterioro de la salud mental", una proporción mayor que la que expresa preocupación por la deuda y por los riesgos fiscales o cibernéticos. En otras palabras, si la encuesta del FEM es correcta, los miembros de Davos actuales están abrumados por problemas entre humanos y entre los humanos y la naturaleza del tipo que la mayoría de ellos nunca fueron capacitados para analizar.

Ómicron: la OMS advierte que es muy pronto para tratar al Covid como endemia

Entonces, ¿qué deberían concluir los inversores? Una interpretación (cínica) de los resultados es que éstos reflejan simplemente un miedo generalizado, no una evaluación pragmática de los riesgos. Las juntas directivas corporativas, como los proverbiales generales, tienden a pelear la última guerra; o tienden a preocuparse por los problemas que están en las noticias.

El enfoque en las cuestiones medioambientales y sociales en esta encuesta del FEM -de la que se hacen eco encuestas como la que realiza anualmente la aseguradora AXA- está, por lo tanto, probablemente distorsionado por las recientes conversaciones de Glasgow sobre el cambio climático y por la pandemia de Covid-19. Sin embargo, eso no la convierte necesariamente en una buena guía para la clasificación de riesgos futuros.

Por el contrario, si se le da un vistazo a las dos últimas décadas, el consenso de Davos a veces se ha equivocado en sus predicciones del mundo: la encuesta sobre riesgos de 2007, por ejemplo, se centraba en los precios del petróleo y en una desaceleración económica china, no en el colapso financiero; su homóloga de 2020 se preocupaba por el cambio climático, pero apenas mencionaba el riesgo de una pandemia. Existe una razón por la que algunos operadores de fondos de cobertura bromean diciendo que una forma inteligente de operar en los mercados es determinar el estado de ánimo en Davos y luego tomar el rumbo opuesto.

Financial Times: las 10 tendencias económicas que podrían marcar a fuego a 2022

Otra cuestión también pudiera estar distorsionando la encuesta: la desorientación. Los líderes corporativos de hoy en día han pasado su carrera evaluando riesgos económicos tangibles, como el aumento de las tasas o de los precios del petróleo. Si es necesario, en un momento dado, también ponderan los riesgos políticos. Sin embargo, muchos de los nuevos problemas sociales y medioambientales están en terreno desconocido. Esto podría explicar por qué la encuesta ha revelado un nivel tan alto de miedo generalizado; y por qué esto parece no concordar con la experiencia de numerosos líderes de compañías actualmente. Se anticipa que los informes corporativos de la próxima semana en Estados Unidos muestren que las ganancias han aumentado en nueve de los once sectores.

riesgos en el mercado financiero

Sin embargo, existe otra explicación para lo que está sucediendo: que es la élite de Davos la que tiene razón para estar preocupada, y que los mercados de valores son los que están equivocados. Una década de dinero ultraflexible ha generado peligrosos niveles de autocomplacencia en cuanto a los riesgos, ya sean económicos, medioambientales o cibernéticos.

Ésta no es una conclusión que la mayoría de los inversores quieran escuchar. Tampoco significa que los mercados estén a punto de colapsar, al menos no mientras el índice de condiciones financieras de Goldman Sachs esté en niveles récord de acomodación monetaria. Pero yo creo que, en parte, es la correcta. Los inversores serían insensatos si ignoraran el tono de este informe, sea o no imperfecto. Y además, yo sugeriría que los 'davosianos' probablemente también estén equivocados al situar el "estallido de la burbuja de activos" tan abajo en su lista de preocupaciones.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios