Crece la tensión en Wall Street: "Alguien va a salir lastimado", alertan los analistas

Las grandes oscilaciones en los mercados de activos aumentan el riesgo de un accidente financiero.

Los inversores y los analistas de Wall Street están alertando sobre un posible "accidente de mercado", ya que los sucesivos episodios de tumulto en las acciones y los bonos de Estados Unidos y la suba del dólar provocan un aumento de los niveles de tensión en el sistema financiero.

Un indicador de la tensión en los mercados estadounidenses -elaborado por la Oficina de Investigación Financiera del Tesoro (OFR, por sus siglas en inglés)- se ha disparado a su nivel más alto desde la pandemia de coronavirus.

Incluso cuando las acciones en Wall Street comienzan el nuevo trimestre con ganancias, el índice de tensión financiera de la OFR está cerca de un máximo de dos años, con un 3,1, donde el cero denota un funcionamiento normal del mercado. Esto se ha sumado a una creciente lista de referencias que sugieren que las condiciones de negociación de la deuda pública, los bonos corporativos y los mercados monetarios de Estados Unidos están cada vez más tensos.

¿Se viene la cuarta? En la Fed ya se proyecta otra suba de tasas de 0,75 puntos 

"La velocidad con la que se rompen las cosas en todo el mundo... es obviamente un 'cisne de neón' que nos dice que estamos claramente en la etapa de accidente de mercado", dijo Charlie McElligott, un estratega de Nomura.

La creciente preocupación se ha visto alimentada por una serie de grandes subas de las tasas de interés por parte de la Reserva Federal para frenar la inflación. El aumento de los costos de los préstamos y el temor a una desaceleración económica han provocado una fuerte venta en los mercados públicos, al tiempo que han fortalecido la divisa estadounidense en detrimento de sus pares mundiales.

Las subas de tasas del Banco Central Europeo y del Banco de Inglaterra -así como los planes fiscales descartados por el gobierno del Reino Unido- también han amplificado las oscilaciones del mercado este año, mientras las autoridades mundiales intentan frenar el aumento de los precios.

"Ellos [la Fed] están decididos a endurecer las condiciones financieras, y [porque] la economía es muy fuerte... tienen que utilizar los mercados de financiación como mecanismo de transmisión. Así que alguien saldrá lastimado", dijo Michael Edwards, subdirector de inversiones del fondo de cobertura Weiss Multi-Strategy Advisers.

McElligott señaló la caída del 20% del yen en lo que va de año, la venta de la deuda soberana británica en las últimas semanas y los préstamos estancados en los balances de los bancos que los prestamistas no pueden descargar a los inversores ni siquiera con grandes descuentos, como señales de las tensiones en los mercados.

Añadió que la fortaleza del dólar estaba "causando tremendas tensiones económicas... y cada vez más, metástasis en los mercados".

Estanflación, la bestia que enfrentan Europa y EE.UU.: cuán grave puede ser 

Las tensiones hacen que los mercados no funcionen como deberían: las empresas no pueden obtener financiación fácilmente, es más difícil comprar y vender valores, los precios son volátiles y los inversores están menos dispuestos a asumir riesgos.

Las condiciones se han ido deteriorando a lo largo del año, pero hasta hace poco se ha notado sobre todo en el mercado de valores, donde las valoraciones han caído precipitadamente al aumentar los costos de los préstamos y reducirse las perspectivas de crecimiento.

Las empresas privadas no han podido cotizar en Bolsa y los bancos han tenido que retirar las financiaciones de deuda previstas para sus clientes después de que los inversores se negaran a abrir sus chequeras.

El dólar sigue subiendo: cuáles son las consecuencias y cómo impacta en el resto del mundo 

El mes pasado, los bancos se vieron obligados a retener en sus propios balances u$s 6500 millones de deuda para financiar la compra del fabricante de software Citrix, al no encontrar compradores dispuestos a pagar la totalidad de la financiación.

"Esta es una historia sobre hervir langostas. Las pones en agua fría y poco a poco vas subiendo el fuego", dijo George Goncalves, jefe de estrategia macroeconómica de Estados Unidos en MUFG. "Eso es lo que está ocurriendo en los mercados. La Fed está subiendo la temperatura. Pero como el mercado aún está lleno de liquidez, aún no está claro dónde está la debilidad".

El economista de JPMorgan Chase, Bruce Kasman, dijo que la relativa salud del sistema bancario y las pequeñas necesidades de financiación de gran parte del mundo corporativo significaban que las vulnerabilidades del sistema financiero seguían siendo bajas. Sin embargo, el banco estadounidense advirtió que el aumento del índice de la OFR es una prueba de la propagación más amplia de la tensión en los mercados financieros -y de la disminución del apetito por el riesgo- provocada por la fortaleza del dólar y la suba de las tasas de interés en Estados Unidos.

La FED sigue subiendo las tasas y crece el malestar global contra el encarecimiento del crédito

"Los riesgos para la estabilidad financiera mundial son una incógnita cada vez más conocida para las perspectivas", dijo Kasman.

El mercado de bonos corporativos también está mostrando signos crecientes de tensión, según Marty Fridson, director de inversiones en Lehmann, Livian, Fridson Advisors.

Fridson señaló que la prima que exigen los inversores para mantener la deuda corporativa de riesgo con calificación basura frente a los bonos del Tesoro ha aumentado significativamente durante el último mes. Según sus cálculos, el mercado de bonos basura refleja ahora una probabilidad de recesión del 22%, frente al 2% de mediados de septiembre.

La "pesadilla" de Wall Street: bancos tienen que pagar más de u$s 1000 millones en multas por usar WhatsApp

Los defaults de las empresas se duplicaron de julio a agosto, según la agencia de calificación Moody's. Los estrategas de Bank of America (BofA) advirtieron que su indicador de estrés en el mercado crediticio estaba en un "nivel crítico" y que "la disfunción del mercado comienza" si sube mucho más.

Por otra parte, un índice de Goldman Sachs que mide los deterioros y dislocaciones del mercado está siendo impulsado al alza por la tensión en los mercados de financiación, así como por la mayor volatilidad en el mercado de deuda pública estadounidense de u$s 24.000 millones.

El rendimiento del Tesoro a 10 años, que es una referencia para los costos de los préstamos en todo el mundo, ha subido este año desde el 1,5% hasta el 3,6%, y la semana pasada superó brevemente el 4% por primera vez en 12 años.

Los economistas creen que la Fed mantendrá las tasas arriba del 4% en 2023, según una encuesta del FT

La volatilidad en ese mercado también ha alcanzado el nivel más alto desde las convulsiones provocadas por el coronavirus en 2020, según el índice Ice BofA Move.

La volatilidad también se aprecia en el día a día: en 2021, el mayor movimiento del bono a 10 años del Tesoro fue una caída de 0,16 puntos porcentuales en noviembre. En lo que va de año ha habido siete días con movimientos superiores.

Aunque la Fed se mantiene firme en la suba de tasas, también están atenta a los posibles peligros de la caída del mercado.

"A medida que la política monetaria se endurece a nivel mundial para combatir la elevada inflación, es importante tener en cuenta cómo los efectos indirectos transfronterizos y las repercusiones podrían interactuar con las vulnerabilidades financieras", dijo Lael Brainard, vicepresidenta de la Fed. "Estamos atentos a las vulnerabilidades financieras que podrían verse exacerbadas por la llegada de shocks adversos adicionales".

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios