FINANCIAL TIMES

Confirmaron quién será el sucesor del empresario y magnate Warren Buffett

Berkshire Hathaway, el conglomerado de u$s 631.000 millones, finalmente dio a conocer quién sucederá al oráculo de Omaha.

Fue una pausa apenas lo suficientemente larga como para que el astuto inversor de Berkshire Hathaway lo notara. Charlie Munger y Warren Buffett estaban discutiendo sobre si Berkshire -el conglomerado de u$s 631.000 millones bajo su supervisión- podría convertirse en algo demasiado grande para poder administrarlo.

"Greg mantendrá la cultura", dijo Munger, el vicepresidente de 97 años. La observación, que hizo que Buffett perdiera brevemente el pulso, fue interpretada por quienes estaban escuchando como una rara señal sobre quién será su sucesor.

Greg Abel, de 58 años, es el vicepresidente de Berkshire y la CNBC confirmó el hoy que la insinuación de Munger efectivamente era una señal de que Abel es el siguiente en la línea de sucesión. "Los directores están de acuerdo en que si algo me sucediera esta noche, sería Greg quien tomaría el relevo mañana por la mañana", se dice que afirmó Buffett.

Greg Abel, de 58 años, asumió como vicepresidente de Berkshire en 2018

Abel dirige las inversiones de la compañía que no están vinculadas a los seguros, entre ellas Burlington Northern Railroad, compañías manufactureras y empresas de servicios públicos que antes dirigió como CEO. 

Era uno de los dos hombres más mencionados como candidatos para reemplazar a Buffett, junto con su otro alto ejecutivo Ajit Jain.

Ya se sabía que el directorio había elaborado un plan de sucesión, pero el nombre del heredero se había mantenido oculto al resto del mundo. Era un secreto que cautivó a los accionistas de Berkshire durante al menos una década, dadas las edades de Munger y Buffett. Buffett cumplirá 91 años en agosto.

El sábado, los inversores pudieron ver de cerca a Abel y a Jain. En el escenario, ambos se sentaron codo con codo con Buffett y Munger en la asamblea anual, respondieron preguntas y defendieron sus estrategias

Llegó el día: Warren Buffett anunció quién será su sucesor "si algo me ocurre esta noche"

Abel dedicó gran parte de su tiempo a defender las inversiones de Berkshire en energías renovables y a explicar por qué la compañía no necesita adoptar una propuesta presentada por los accionistas que le exigiría informar sobre las medidas que sus empresas están tomando en relación con el cambio climático.

Ed Walczak, administrador de carteras de Vontobel, fue uno de los inversores que se dio cuenta del comentario de Munger, que se produjo al finalizar las tres horas y media de preguntas que hubo ese día

Según él, fue interesante que la respuesta haya surgido sin que a Munger ni Buffett les hubieran preguntado directamente sobre quién tomaría el relevo.

"La buena noticia con Greg fue que tenía las respuestas preparadas. No había ninguna duda o ambigüedad en sus respuestas", dijo. "Esperemos que Charlie tenga razón en que se puede replicar la cultura".

Ajit Jain durante la asamblea de accionistas el sábado.

Abel tuvo un papel más destacado el sábado, después de que el año pasado tuvo una actuación más bien discreta cuando se unió a Buffett en una sombría asamblea anual y desempeñó un papel secundario. En esta oportunidad ofreció su opinión sobre las presiones inflacionarias que afectan a Berkshire, la batalla por la adquisición del operador ferroviario rival Kansas City Southern y cómo son sus días de trabajo.

"Trato de entender qué están haciendo nuestros competidores, cuáles son los riesgos fundamentales que afectan a esas compañías, cómo se van a ver afectados", dijo. "Siempre se trata de saber si estamos asignando nuestro capital correctamente en esos negocios en relación con el riesgo".

James Shanahan, analista de Edward Jones, dijo que Abel se mostró como un ejecutivo "muy capaz" y que la asamblea se benefició de su presencia y de la de Jain. Ambos ofrecieron una visión sobre un área de la que los inversores se quejan de tener poca información: cómo les está yendo a los negocios operativos subyacentes de la compañía.

Warren Buffett vuelca sus inversiones en la bolsa de Tokio y apuesta a cinco empresas japonesas

Teniendo en cuenta que "el manual de Berkshire no tiene una función activa de relaciones con inversores, el hecho de que Greg comparta información y  transparencia fue un cambio bienvenido", aseguró Cathy Seifert, una analista de CFRA Research.

Abel y Jain fueron ascendidos en 2018 a vicepresidentes de la compañía, lo que los fortaleció como favoritos para ocupar el puesto de CEO y los convirtió en los ejecutivos más visibles de Berkshire junto a Todd Combs y Ted Weschler, que ayudan a administrar la cartera de inversiones de Berkshire. Buffett dijo en su momento que los ascensos eran "parte de un movimiento hacia la sucesión".

Pero el plan de sucesión de Buffett recibe críticas por parte de algunos grandes accionistas. BlackRock votó este año en contra de Walter Scott, director del comité de gobernanza del directorio, alegando entre otras cosas "la escasa información sobre la planificación de la sucesión". 

Warren Buffett

El fuerte liderazgo de Buffett en Berkshire hace que el riesgo de sucesión sea aún mayor, según BlackRock.

"Desde la perspectiva de Berkshire, el tema de la sucesión se ha resuelto y, parafraseando... tienen a Greg", dijo Seifert.

Abel enfrentará desafíos cuando herede Berkshire, aunque la compañía no sufra inmediatamente cambios. Buffett planea donar la mayor parte de su patrimonio, compuesto principalmente por acciones de clase A de Berkshire Hathaway. 

A medida que esas acciones se conviertan en clase B y se vendan a nuevos inversores, el grupo podría recibir mayor presión por parte de sus accionistas y, potencialmente, el detallado seguimiento de un activista, dijo Seifert.

La presión ya está aumentando. Este año, los inversores expresan cada vez más su frustración en cuanto a los esfuerzos de Berkshire en el área de cambio climático. 

Una propuesta presentada por los accionistas que exige la divulgación de información sobre el cambio climático obtuvo alrededor del 25% de los votos emitidos, una cifra que contradice el apoyo generalizado de los inversores para que Berkshire adopte las medidas. 

Las acciones de clase A de Buffett tienen 10.000 veces más poder de voto que las acciones ordinarias de clase B, que son las que más posee el público en general.

Warren Buffett deja los bancos y opta por el oro, ¿shock o apuesta segura?

Los grandes tenedores de esas acciones de clase B, entre ellos BlackRock y Norges Bank, votaron a favor de la propuesta.

"El resto de los accionistas que votaron a favor de la resolución enviaron a la compañía un fuerte mensaje sobre la importancia de reconocer el riesgo climático", dijo Dan Bakal, director de Ceres, una red de inversores sustentables.

Shanahan agregó que la participación de Buffett distorsionó el resultado de la votación pero que, con el tiempo, el cambio de la base de accionistas dejará una huella en la compañía. "Creo que lo que hizo fue patear la pelota para más adelante, pero es inevitable que los inversores y otras partes interesadas exijan información sobre los avances".

Buffett pasó parte del sábado defendiendo cómo dirigió la compañía durante la crisis y justificando por qué el directorio de Berkshire aconsejó a los accionistas votar en contra de dos propuestas presentadas por los accionistas. En su estilo característico, también bromeó sobre los dos nonagenarios en la máxima conducción

"La gente habla del envejecimiento del management de Berkshire", dijo. "Siempre asumo que están hablando de Charlie, cuando lo escucho. Pero me gustaría señalar que en tres años más [cuando Munger cumpla 100 años], Charlie estará envejeciendo a un ritmo del 1% anual. Nadie está envejeciendo menos que Charlie".

Traducción: Mariana Oriolo


Tags relacionados

Compartí tus comentarios