Brasil: Bolsonaro pone a prueba su relación con los empresarios

Muchos en el mundo empresarial y financiero que una vez respaldaron al presidente brasileño ahora están perdiendo la fe y empiezan a analizar un escenario con Lula de cara a las elecciones de 2022.

Jair Bolsonaro está poniendo a prueba la paciencia de las grandes empresas de Brasil. Los arrebatos del presidente contra los jueces de la Corte Suprema, contra el sistema de votación y contra las elecciones del próximo año han sacudido a la democracia más poblada de América latina.

Muchos en el mundo empresarial y financiero que alguna vez lo respaldaron ahora están perdiendo la fe en el líder de la economía más grande del continente.

El malestar fue subrayado en una carta abierta por prominentes grupos empresariales pidiendo "armonía" entre los tres poderes constitucionales de Brasil, después de los enfrentamientos de Bolsonaro con los principales jueces por sus acusaciones no probadas de fraude electoral.

Tales intervenciones públicas del sector privado son inusuales en Brasil, dicen los expertos, dado el poderoso papel del Estado como regulador y proveedor de subsidios, exenciones fiscales y contratos. Sin embargo, últimamente ha habido un puñado de "manifiestos" similares que instan a la calma.

La derrota del peronismo "podría provocar un giro hacia políticas más populistas": el duro análisis del Financial Times

La carta abierta no mencionó explícitamente al presidente, pero sugirió que el estado de ánimo se había agriado desde que el excapitán del ejército llegó a la victoria a fines de 2018, comprometiéndose a liberar al país de la corrupción y la burocracia.

En aquel entonces, el populista conocido por su estilo tosco y su admiración por la pasada dictadura militar convenció a la mayoría de la élite empresarial del país de que era una mejor opción que el izquierdista Partido de los Trabajadores, o PT, que presidió una gran recesión en 2015-16.

Bolsonaro le confió la cartera económica a un banquero de inversiones, Paulo Guedes. Ofreció una plataforma de reformas estructurales ortodoxas con promesas de reducir la burocracia, simplificar los impuestos, reducir la interferencia estatal y privatizar las operaciones estatales.

Sin embargo, debido a las malas relaciones entre el gobierno y el Congreso, esa agenda no se ha materializado, y la ventana de oportunidad se está reduciendo. Peor aún, las previsiones de crecimiento del producto bruto interno (PBI) para el próximo año se han rebajado a menos del 2% después de alrededor del 5% en 2021 según una encuesta del banco central. El desempleo sigue siendo elevado, la inflación anual se ha acercado a los dos dígitos y las tasas de interés han aumentado considerablemente.

El Tesoro de los Estados Unidos está al borde del default: 5 claves para entender qué está pasando

Esto ha dejado a muchos empresarios brasileños reflexionando sobre cuál es la peor opción para las elecciones nacionales: Bolsonaro o las políticas de izquierda del expresidente y candidato esperado Luiz Inácio da Silva.

Para Lauro González, profesor del grupo de expertos de la Fundación Getúlio Vargas, la carta abierta es un mensaje para el gobierno sobre los riesgos de la interrupción del comercio: "Bolsonaro es malo para los negocios. Es casi un consenso".

Maílson da Nóbrega, un exministro de Finanzas, agrega: "Es posible que algunos comerciantes jóvenes de Faria Lima [el centro financiero de San Pablo] sigan apoyando a Bolsonaro, pero son una minoría".

Lula, quien se espera que se postule en la boleta electoral de octubre de 2022, lidera las encuestas de opinión. Algunos ejecutivos temen que detendrá las reformas económicas. Aún están frescos los recuerdos del extenso escándalo de corrupción conocido como Lava Jato que tuvo lugar bajo su partido, el PT.

La preocupación para algunos también es que surja un período prolongado de tensión política que resulte en inestabilidad, confirmada por la reciente volatilidad en el tipo de cambio y el mercado de valores. Eso podría terminar afectando los resultados corporativos.

Por supuesto, todavía hay apoyo para Bolsonaro en los negocios por parte de ciertos empresarios prominentes en el comercio minorista, propietarios de pequeñas empresas y el sector agrícola cada vez más rico e influyente.

Y a pesar de todo el daño causado por la pandemia Covid-19, muchas empresas brasileñas que cotizan en bolsa han publicado sólidos resultados financieros en lo que va de 2021, mientras que las ofertas públicas iniciales se han disparado. La sólida demanda mundial ha impulsado a los exportadores de materias primas clave como el mineral de hierro y los productos agrícolas.

Pero dada la posición debilitada de Bolsonaro y los crecientes rumores de juicio político, existe la preocupación de que pueda aplicar medidas populistas que dañen las finanzas públicas, o incluso embarcarse en aventuras antidemocráticas.

Paulo Cesar de Souza e Silva, ex director ejecutivo del fabricante de aviones Embraer, dice que espera un candidato centrista de la llamada "tercera vía". Por ahora, aún no ha surgido una figura unificadora fuerte y la polarización izquierda-derecha sería difícil de superar. El joven gobernador del estado, Eduardo Leite, ya es el tema de conversación de las élites empresariales por su postura liberal pro-mercado. Pero la pregunta es si él, o cualquier otra persona, puede obtener un apoyo suficiente y amplio.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios